Crítica de “Nosotros” (Us, Jordan Peele, 2019)

Us Movie 2019


Título original: Us / Año: 2019 / País: Estados Unidos / Duración: 116 minutos /Director: Jordan Peele / Producción: Jason Blum, Ian Cooper, Sean McKittrick, Jordan Peele / Productora: Blumhouse Productions, Monkeypaw Productions, QC Entertainment / Distribución: Universal Studios / Guion: Jordan Peele / Música: Michael Abels / Fotografía: Mike Gioulakis / Montaje: Nicholas Monsour / Diseño de producción: Ruth De Jong / Reparto: Lupita Nyong’o, Winston Duke, Elisabeth Moss, Tim Heidecker, Shahadi Wright Joseph, Evan Alex, Cali Sheldon, Noelle Sheldon, Alan Frazier / Presupuesto: 20.000.000$


Como cada año en época estival, la familia Wilson se instala en su residencia de veraneo en la soleada localidad californiana de Santa Cruz. Tras una tensa jornada en la playa junto a unos amigos, la familia descubre esa misma noche la silueta de cuatro figuras cogidas de la mano y en pie frente a la entrada de su casa. Para su sorpresa, descubrirán que sus visitantes no sólo tienen hostiles intenciones, sino que son una versión malvada de ellos mismos. 


ATENCIÓN A USUARIOS:

Esta crítica contiene “spoilers”. Si no has visto la película, te recomiendo que no la leas hasta haberlo hecho. El texto escrito a continuación responde a una opinión personal del autor sin ánimo de sentar cátedra.


“Existe una quinta dimensión más allá de las conocidas por el hombre. Una dimensión tan vasta como el espacio y tan eterna como el infinito. Es la zona intermedia entre la luz y la penumbra. Se encuentra entre el abismo de los temores del hombre y la cima de su conocimiento. Se trata de la dimensión de la imaginación. Un espacio que llamamos ‘La dimensión desconocida’” (Rod Serling)

Creada por el genial e inimitable Rod Serling, “The Twilight Zone” (traducida en nuestro país como “La Dimensión desconocida”) es uno de los principales referentes del género fantástico por antonomasia por el cual pasaron grandes de las letras como Richard Matheson o Charles Beaumont y directores de la talla de Richard Donner, Don Siegel o Christian Nyby entre muchísimos más profesionales. Su influencia es tan importante que muchos de los grandes realizadores del género han manifestado en multitud de ocasiones su gratitud a la misma (el grandísimo y mismísimo Steven Spielberg incluido) y que todavía se deja notar hoy día en muchísimos productos de corte fantástico y en el bagaje de sus creadores. Es por ello que me es fácil imaginar a un joven Jordan Peele pegado a la catódica pantalla de su televisor maravillado por la criatura televisiva de Serling. Quien dice Jordan Peele podría decir que a cualquier hijo de vecino debido a que la calidad de la serie es francamente indiscutible vista a día de hoy (cincuenta años después de su estreno). Sin embargo, la razón por la que nombro a Peele viene dada por su implicación en la producción ejecutiva del nuevo revival de la serie (donde hará también las veces de anfitrión narrador) de inminente aparición en la plataforma streamingCBS All Access” (1) y porque el antaño cómico y ganador de un Oscar de la Academia al “Mejor guion original” por “Déjame salir” (Get Out, 2017) ha creado su particular “micro universo” de clara inspiración en dicha serie con la película mencionada y con su último trabajo, “Nosotros” (Us, 2019). Convirtiéndose por ello en uno de los referentes del terror/thriller fantástico/psicológico a tener en cuenta del panorama cinematográfico actual. Muchas voces ya lo han clamado como el “Nuevo Kubrick” o el “Nuevo Hitchcock”. Etiquetas que sean tal vez exageradas o prematuras, pero que podrían llegar a confirmarse en cuanto que el joven realizador afroamericano, con solamente dos filmes en su haber, nos ofrezca más historias y mantenga el listón, en lo que a calidad se refiere, probado hasta el momento.

Proveniente del mundo de la comedia (junto a Keegan-Michael Key en el canal Comedy Central), Peele sorprendió a propios y a extraños con su “Ópera Prima”. Una historia que bien podría haber sido un capítulo de la mencionada serie de Rod Serling. Asociado para la ocasión con el popular productor Jason Blum, “Déjame salir” (Get Out, 2017) nos ponía en la piel de un joven afroamericano que acudía a conocer a sus suegros -blancos y de clase acomodada- durante un fin de semana. Lo que en apariencia parecía lo que muchos de nosotros hemos tenido que “padecer” alguna vez, es decir, conocer a los progenitores de nuestra pareja, aquí acababa inmerso en un total ambiente de pesadilla donde unos “Mad Doctors” realizaban una suerte trasplantes de conciencia, mediante una operación cerebral, a todo aquel o aquella que pudiera permitirse comprar un cuerpo joven y lozano como el del joven protagonista. Un giro en su argumento totalmente inesperado en una cinta que apuntaba más a la comedia con toques de terror o de thriller psicológico en un relato con cierto poso de crítica social y racial. Una cinta que partía de una premisa del tipo de “Adivina quién viene a cenar esta noche” (Guess Who’s Coming to Dinner, Stanley Kramer, 1967) y que acababa asimilando la subyacente “conspiranoia” de la ciencia ficción de los cincuenta, con una cinta tan importante para el género como “La invasión de los ladrones de cuerpos” (Invasion of the Body Snatchers, Don Siegel, 1956) -o de la novela de Robert Heinlein, Amos de títeres– en el punto de mira, por ejemplo. Todo ello con una espectacular puesta en escena, tomando elementos de aquí y de allí de otros importantes referentes tales como “El Resplandor” (The Shinning, Stanley Kubrick, 1980) o recursos técnicos como “widescreen” y el barrido lateral ya utilizados por John Carpenter en “La noche de Halloween” (Halloween, 1978) para generar desasosiego y terror. Muchos vieron también una crítica a la sociedad americana del “Trumpismo” y del racismo vigente en el seno de la sociedad del país de las Barras y Estrellas, algo que tampoco nunca ha desmentido su responsable, mientras que el resto que también apreciamos dicho mensaje descubrimos uno de los mejores títulos de terror de dicha temporada (al menos en la humilde opinión de aquel que suscribe estas palabras). Aupado por la prensa especializada, Jordan Peele se convertía en una de esas figuras a las que no había que perder de vista y es principalmente por ello que su nuevo trabajo, “Nosotros” (Us, 2019) se esperaba con gran expectación por parte de crítica y público.

Nosotros_Us_2019_Jordan_Peele (3)
Toc, toc… Hemos llegado para quedarnos!

Si juntamos, por un lado, la lista de películas que el director puso como deberes a sus actores (2) -entre las que encontramos títulos tan estimulantes como “Los Pájaros” (Alfred Hitchcock’s The Birds, Alfred Hitchcock, 1963), “El Resplandor” (The Shinning, Stanley Kubrick, 1980), “Morir todavía” (Dead again, Kenneth Branagh, 1991), “El Sexto Sentido” (The Sixth Sense, M. Night Shyamalan, 1999), “Funny Games” (Íd, Michael Haneke, 1997), “Dos hermanas” (Janghwa, Hongryeon. A Tale of Two Sisters, Kim Jee-woon, 2003), “Martyrs” (Íd, Pascal Laugier, 2008), “Déjame entrar” (Let the Right One In, Tomas Alfredson, 2008), “Babadook” (Íd, Jennifer Kent, 2014) e “It Follows” (Íd, David Robert Mitchell, 2014)- y, por el otro, su sugerente premisa -una familia de clase media afroamericana que es asediada una noche en su casa de veraneo por una versión malvada de ellos mismos- es fácil dejar volar nuestra imaginación y que nuestras expectativas como espectadores esperen, como mínimo, un ejercicio de tensión implacable donde el suspense y los giros en su guion sean capaces de tenernos pegados a la butaca de la sala comercial de turno en la cual visionemos la película. Ante tales referencias, uno puede esperar que el nuevo trabajo del director de “Déjame salir” (Get Out, 2017) sea una cinta capaz de crear una atmósfera terrorífica enrareciendo incluso el más cotidiano de los entornos. Ya en los sesenta el Maestro Hitchcock, con esa obra maestra del Séptimo arte titulada “Psicosis” (Psycho, 1960), fue capaz de abandonar el antaño imperante “goticismo” sobrenatural de aquellos castillos encantados habitados por fantasmas y vampiros del cine de terror de la época para mostrarnos que el horror podía encontrarse a pie de calle, allí donde menos lo podíamos esperar, es decir, en el interior de nuestros propios vecinos de modales afables. Cualquiera podía albergar el mal y en este caso concreto se manifestaba en la perturbada mente del jovencísimo Norman Bates. Jordan Peele va un paso más allá estableciendo la propia amenaza en nosotros mismos (incluso uno de los protagonistas llega a pronunciarlo) apelando a esa dualidad benigna/malvada inherente en todo ser humano. Un peligro del que no podremos escapar y a lo que bien alude el profetizador versículo “Jeremías 11:11” (3) que aparece en reiteradas ocasiones a lo largo del metraje. Aunque también es cierto que esta es una cinta cargada de simbolismos y ese “Us” del título (que nosotros al traducirlo al castellano perdemos) también puede interpretarse como acrónimo de “United States” a tenor de la respuesta de la líder de los asaltantes con un “We´re americans” cuando se le pregunta quiénes son (¿podría interpretarse como una denuncia a aquellos que votaron a Donald Trump sin manifestarlo abiertamente y que conviven con aquellos que no lo hicieron y sienten total repulsa por su presidente y por lo que representa?). De hecho, a sabiendas de que el director que nos ocupa no esconde sus intenciones de dejar cierto poso crítico en sus obras, su película posee distintas capas y/o lecturas en las que se intenta deliberadamente concienciarnos de la brecha social y de la lucha de clases mostrando sutilmente las diferencias entre aquellos que están arriba disfrutando de ciertos privilegios y los menos favorecidos que están abajo, como sombras, viviendo de los restos, de las migajas, de los anteriores.

La verdad es que el máximo responsable de la cinta no inventa nada nuevo y nos muestra su reinterpretación, a su peculiar manera, de elementos del terror de los setenta y los ochenta con una magnífica puesta en escena e intentando jugar todo el rato al despiste. Trampeando en todo momento para ello al más puro estilo del coetáneo M. Night Shyamalan. Cierto es que muchos de sus giros argumentales, incluido el final, se ven venir de lejos y se puede poner un “gran pero” a ese exceso de información al tratar de explicar al Gran público, de explicarnos con pelos y señales, como encajan todas las piezas de su intrincado rompecabezas. Sin embargo, gracias al ritmo de un montaje totalmente trepidante y en el cual se hila y se balancea perfectamente el horror y la comedia (para aliviar tensiones), Peele consigue mantenernos expectantes a la pantalla. Incluso el diegético uso de un soundtrack, elegido a conciencia, ayuda a que el envoltorio de su película sea un envoltorio cuidado con mucho cariño. El score de Michael Abels, sencillamente espectacular, con piezas totalmente inquietantes incluidas. Por supuesto no todo es bueno ni funciona al 100%, pero tiene mérito que no logre sacarnos de la trama ya que está tan bien hilado en una cinta que comienza como una “home invasión” de manual, que luego sigue por los derroteros de un “modo slasher” de violencia exacerbada sazonada con toques de humor negro y que para finalizar acaba decantándose por una historia de invasiones a mayor escala (al más puro estilo de “La invasión de los ultracuerpos” [The Body Snatchers, Philip Kaufman, 1978] o “The Crazies” [Íd, George A. Romero, 1973]) donde una raza de “dobles intraterrestres” tienen como meta acabar con sus contrapartes de la superficie -entendemos que americana- y revelarse al mundo cogidos de la mano formando una gran cadena de costa a costa de los Estados Unidos para acabar de una vez por todas con nuestro modo de vida que, contradictoriamente, ellos mismos ansían.

Nosotros_Us_2019_Jordan_Peele (4)

Abandonados a su suerte en unas vastas instalaciones subterráneas bajo un parque de atracciones (el mismo que, según propias palabras del director, aparecía en el clásico ochentero “Jóvenes Ocultos” [The Lost boys, Joel Schumacher, 1987]), estos doppelgängers (termino de origen alemán que se utilizar para definir el doble fantasmagórico o sosias malvado de una persona viva) parecen ser el resultado de un fallido experimento realizado quizás por el gobierno estadounidense, siempre en permanente conspiración. En un primer momento nos muestran multitud de conejos blancos en jaulas, preliminares sujetos de dicha experimentación con la clonación, para después mostrarnos a los autodenominados “Ligados”, esos dobles que sólo conocen la maldad inherente en ese ser humano del que ellos son sólo copias vacías, cascarones sin espíritu, y que podríamos ver como una perfecta alegoría de las diferencias entre las clases más ricas y poderosas (los de arriba) y aquellos mucho menos pudientes (los de abajo). Poco se sabe de las razones por las cuales sus responsables lo consideraron un fracaso y los condenaron a vivir como una sombra, como un espejismo de la realidad de la gente de arriba. Pero en un momento dado, la aparentemente doble malvada de Adelaide, la madre de nuestra familia protagonista, menciona la imposibilidad de replicar el alma. Lo cual me lleva a pensar, teniendo en cuenta las declaraciones de Peele al afirmar que sus dos filmes están conectados en su peculiar universo (dimensión desconocida) particular, que puede que estos clones fueran una fase temprana de la experimentación con el trasvase de conciencia que vimos en “Déjame salir” (Get Out, 2017) por parte de la familia Armitage.

Por otra parte, es de agradecer la intención del director afroamericano de crear un nuevo tipo de monstruo en un mundo, tanto el real como el de la ficción, en el que todos los monstruos parecen estar inventados. En una primera instancia podríamos decir que los monstruos son ellos, pero al final (tras la última -y, por qué no decirlo, previsible revelación) no nos queda más remedio que admitir que los monstruos, como reza el título del filme, somos nosotros. Peele quiere hacernos trampa al respecto y provocar que nuestras cabecitas reflexionen sobre ello cuando salgamos de la sala de cine. Ese magistral prólogo en el que se nos relata el primer encuentro de la joven Adelaide con su doble malvado que engañosamente nos intentan colar como una experiencia traumática para la niña, acaba desvelándose como la usurpación de la identidad de la niña por parte de su doppelgänger. Éste, envidioso de la amable existencia de los de arriba, logra mantener a raya su vil naturaleza encontrando el amor en la superficie, mientras que la auténtica Adelaide se ve forzada a coexistir en un mundo de pesadilla con una especie incapaz de apreciar la vida. Solamente cuando su contrapartida logra superar su condición de “ligado” -a través del arte, en este caso el ballet-, la joven cautiva en el mundo subterráneo logra alzar la voz y erigirse en líder de tan peculiar colectivo dando razón de ser al popular dicho que dice que “el tuerto es el rey en el país de los ciegos”. Para la elaboración de su plan toma aquello que conocía de su antiguo hogar y que formaba parte de su usurpada realidad, es decir, la campaña solidaria “Hands across America” -cuya intención era la de crear una macrocadena humana de gente dándose la mano para mostrar la unión de todo el país de costa a costa- que vio de pequeña en la televisión, las tijeras con las que recortó aquellos muñequitos de papel unidos por las extremidades y las peculiares vestimentas rojas y los guantes que…¿Podríamos decir, al ver que la niña era fan de Michael Jackson, intentaban emular a su ídolo que vestía de forma similar color en el videoclip del tema Thriller? En el momento de la confrontación final, además de las ansias de venganza de mueven a la Adelaide de abajo, ambas mujeres ansían lo mismo: la vida en la superficie. Aquella que convivió con los “ligados” desea fervientemente volver a la realidad de la que se le privó y aquella que usurpó su identidad no tiene intención de abandonarla ya que allí pudo disfrutar del libre albedrío y formar una familia. Sin embargo, ¿quién es el monstruo?  ¿Ellos? ¿Nosotros? Difícil respuesta, ¿no?

 

Nosotros_Us_2019_Jordan_Peele (2)

Sin duda, esta dualidad entre las gentes de la superficie y los “ligados” no sería creíble de no ser por el gran trabajo de la mayor parte del reparto, encabezado por una soberbia Lupita Nyong’o que, como el resto de sus compañeros, ha de realizar la doble labor actoral de encarnar a sus antagonistas versiones.  La joven actriz, a la que pudimos ver en títulos como “Black Panther” (Íd, Ryan Coogler, 2018) y fuera oscarizada por su papel en “12 años de esclavitud” (12 Years a Slave, Steve McQueen, 2013), realiza una formidable labor poniendo piel a una protectora madre que lucha por la supervivencia de su familia, por un lado, a la vez que logra que las ansias de venganza de su otro papel consigan estremecernos. Merecedora sin duda alguna de cualquier distinción que premie/recompense su actuación y de todos los elogios puesto que ella sobresale de entre el resto de sus compañeros. Estos le van a la zaga realizando un trabajo igualmente notable tanto como familia Wilson “de la superficie” como su contrapartida subterránea. Wiston Duke, como Gabe Winston, es probable el más cargante de sus componentes ya que se le usa como alivio cómico en la mayor parte de sus intervenciones (incluso su pelea con su doble malvado sigue los tropos de la comedia). Bobalicón, simple y ansioso por mejorar su estatus social, Gabe se pondrá como meta el poder igualarse a su amigo/conocido/compañero de trabajo Josh Tyler (interpretado por el actor Tim Heidecker). Personaje que representa, junto a su familia (retratada con total patetismo), a la “white trash” americana más acomodada. Muchos han querido ver en la familia Tyler un componente de denuncia, pero, en mi humilde opinión, están tan llevados al extremo, tan satirizados, que se me hace difícil tomarlos en serio. Sin embargo, sus contrapartidas malvadas son totalmente escalofriantes. El asalto a su domicilio llegó a recordarme al cómic creado por el escritor irlandés Garth Ennis, para la Editorial Avatar, “Crossed” (una historia donde la humanidad cae a merced de una plaga que convierte a las gentes normales en sanguinarias y depravadas criaturas que dan rienda suelta sus más bajos instintos).

Pero, como he comentado antes, no todo es bueno en la nueva cinta de Jordan Peele. “Nosotros” (Us, 2019) ensalza a su responsable como un gran director y creador de suspense, pero, por otro lado, su faceta como narrador se ve entorpecida por esa insistencia -no sabría decir si voluntaria o no- de querer explicarlo todo para que nosotros como espectadores lo podamos entender. Particularmente, preferiría rellenar los huecos por mí mismo, pero es probable que al “gran público” no. De hecho, y aunque las comparaciones son odiosas, la crítica está dividida entre aquellos que ensalzan este trabajo y aquellos que señalar que no le ha quedado tan redondo como su predecesor. De todas formas, Peele es un gran técnico que cuida hasta el último detalle, pese a demostrar ciertas carencias en las escenas de acción, por ejemplo, donde no sobresale demasiado. Pero es capaz de disimularlo jugando con el fuera de plano o cortando abruptamente muchas de sus secuencias. Yo me posiciono entre aquellos que le consideran un prodigio del suspense y espero con ansia su remake de la popular serie de Rod Serling así como nuevos proyectos y trabajos cinematográficos. Demostrado queda su bagaje y no esconde sus referentes. El metraje está lleno de guiños y/u homenajes (una de mis escenas favoritas es la de la playa, sólo falta ahí del dolly zoom utilizado por Spielberg para hacer aún más evidente el homenaje a “Tiburón” [Jaws, 1975]) que harán las delicias del aficionado al género. Si este es el nivel, si este es el grado de satisfacción, larga vida a Jordan Peele.

Un momento: durante el asalto a la residencia de los Tyler, el chascarrillo con el tema “Fuck the police” de NWA es, a mi juicio, una gran ocurrencia. Sin duda levantó multitudinarias risas en la sala. Al ver la película en versión original, me asaltó la curiosidad. ¿Cómo resolverían el chiste en la versión doblada? Sin duda, un “Hodor” en toda regla.

Una pregunta: Cómo interpretáis la mirada cómplice de madre e hijo del final? Si te apetece compartir tu teoría, puede dejarla en los comentarios.

 

  1. Fecha de estreno anunciada para el 11 de abril de 2019.
  2. La actriz protagonista, Lupita Nyong’o, confirmó la nutrida (y recomendable) lista  a “Entertainment Weekley”. Más detalles aquí.
  3. “Por tanto, así dijo el SEÑOR: He aquí, yo traigo sobre ellos mal del cual no podrán salir; y clamarán a mí, y no los oiré”. (Jeremías 11:11)
Anuncios

No hay dos sin tres. Weird Shots Tercera Edición

POSTER

Weird Shots, el certamen de cortometrajes de Weird Sci-Fi Show, vuelve!

Este año 2019 queremos celebrar la Tercera Edición de nuestro certamen y por ello os invitamos a participar. Os dejamos las bases aquí mismo para ello. ¿Tienes un corto? Anímate!

Esperamos vuestras obras!

BASES

1. Pueden participar personas de cualquier nacionalidad y de cualquier parte del mundo que sean mayores de 18 años.

2. Cada autor puede presentar el número de cortos que desee.

3. La temática del festival es concisa: ciencia ficción, TERROR Y FANTÁSTICO… si el corto tiene aspecto de blockbuster o de película de serie B, eso lo decides tú, pudiendo ser de imagen real o animación. Lo único que pedimos es que se pueda clasificar dentro de uno de los géneros antes mencionado.

4. La recepción de obras comenzará el 19 de enero de 2019 a las 00:01 horas y finalizará el 30 de julio del 2019 a las 23:59, quedando fuera de admisión los cortos entregados fuera de este plazo.

5. Los cortos pueden inscribirse a través de la plataformas Festhome (www.Festhome.com), Clic For Festivals (www.clickforfestivals.com) o enviándolo (enlace Vimeo/Youtube o WeTransfer) a la siguiente dirección de correo: weirdscifishow@gmail.com


Click for Festivals - Connecting Films and Festivals

6. En caso de ser seleccionado finalista, el formato del corto deberá ser MPEG-4 (MP4) o MOV codificado en H264 y audio en AAC con una resolución máxima de 1280 x 720 píxeles.

Los idiomas de exhibición serán tanto el castellano como el catalán. Si el corto está en otro idioma, deberá traer incrustados los subtítulos cualquiera de los dos idiomas permitidos.

7. El cortometraje deberá tener una duración mínima de 1 (un) minutos y un máximo de 15 (quince) minutos, títulos de crédito incluidos. Fuera de estas duraciones no podrán ser aceptadas dentro del festival.

8. Los cortos admitidos a concurso serán seleccionados por un jurado especial, y los finalistas exhibidos en la ciudad de Palma de Mallorca en noviembre de 2019

9. Las categoría a competir es: Mejor Cortometraje. Los premios no constan de dotación económica sino de mención con galardón acreditativo. El jurado se reserva la posibilidad de conceder tantas menciones especiales como vea conveniente sin dotación económica ni trofeo físico.

ASUNTOS LEGALES

10. Cada concursante garantiza a la organización del festival que posee TODOS los derechos sobre la obra presentada (De todo o de la música, imágenes y sonidos de otros autores). De no ser así, deberá poseer POR ESCRITO la autorización expresa del autor de los derechos preexistentes; el festival no se hace responsable de las reclamaciones que pudieran surgir a partir de la infracción de este artículo, siendo el que presenta el corto el ÚNICO responsable de ofrecer las explicaciones oportunas a quien así lo requiera.

11. Los responsables de las obras enviadas ceden a la organización del festival (weird sci fi show) ciertos derechos mientras dure éste (fechas de recepción incluidos):

a- Los datos de carácter personal facilitados a efectos de participar en el festival (con la garantía ABSOLUTA de que no serán divulgados bajo ningún concepto)

b- Los derechos de cesión, exhibición y emisión gratuitamente de las obras a concurso, con el fin de poder no sólo emitirlos el día del festival en caso de resultar finalistas, sino con el objetivo de poder promocionar tanto el festival como las obras presentadas en los medios de comunicación que la organización del festival considere necesarios (radio, tv, redes sociales…) dando nuestra GARANTÍA absoluta de que en NINGÚN CASO se hará con fines de lucro y SOLO utilizándose un fragmento como parte de la publicidad, no exhibiéndose en NINGÚN CASO ningún cortometraje de forma íntegra fuera del ámbito del festival, y mucho menos fuera del día de exhibición de las obras finalistas, ni siendo una de estas ni no siéndolo.

c- Cualquier uso comercial o explotación de alguna de las obras presentadas a concurso antes, durante o posterior al festival deberá tratarse con el autor de los derechos de la obra.

d- Todos los derechos quedan cesados una vez el festival queda concluido.

12. La organización decidirá sobre cualquier
caso imprevisto que no se recojan en estas bases, siendo su veredicto inapelable.

13. Participar en el festival implica la aceptación de estas bases.


Click for Festivals - Connecting Films and Festivals

Donde viven los Monstruos (Where the wild things are, Spike Jonz, 2009)

 

“Where the wild things are” de Maurice Sendak es quizá uno de los más populares e importantes cuentos procedentes de los EEUU. En 2009 Spike Jonz lo adaptó a la pantalla grande en una de, para mí, sus películas más bonitas. Ese paso de la niñez a la adolescencia, tanto con su cara más amable como con su lado más oscuro, por el que hemos pasado todos (y más de uno sufrido una regresión) perfectamente mostrado en pantalla. Una fábula tan real como la vida misma. Tierna, emotiva, inteligente, sincera,… Definitivamente humana. Una puesta en escena espectacular con un diseño de las criaturas que pueblan el imaginario mundo del pequeño Max a cargo del Jim Henson’s Creature Shop magnífico. Su banda sonora a cargo de Karen O (la vocalista de Yeah Yeah Yeahs) está en consonancia con la calidad de la peli. Sin duda, una de las mejores películas de su año. Sin embargo, pese a las buenas críticas, no obtuvo respaldo en taquilla recaudando poco más de lo que costó. Algo incomprensible para mí, aunque hay que tener en cuenta factores varios como lo mal que se vendió al intentar colarla como un producto infantil (cuando está muy lejos de serlo) y que ese año fue el del esteno de la infantiloide Avatar. Otra de esas pelis injustamente denostadas por el público de masas que, quien sabe, tal vez podamos recuperar en nuestro ciclo de WeirdSessions.

Déjame Entrar (nueva campaña Youfeelm en marcha)

20476318_1168619829905808_8672139393709006142_n

Suecia, 1982.

Oskar arrastra sus pies. Está solo. Pasea por el patio del bloque donde vive. Hace frío. La noche se cierne en los suburbios de Estocolmo. Se oyen sus pisadas en la nieve, su respiración preocupada, sus miedos y pensamientos de niño atormentado.

De repente, a su lado, su nueva vecina, una niña de sangre fría y colmillo afilado que le acompañará en sus miedos.

Ellos, Eli y Oskar, revolucionan el género de terror con tantas dosis de poesía como de terror.

Delicada, tierna, gélida y asombrosa, ‘Déjame entrar’ es elegancia pura.

 

Proyección de ‘Déjame entrar’ el próximo jueves 24 de agosto a as 21:50h, pero solamente si llegamos al 100% de la campaña en Youfeelm En caso contrario, no podremos realizarla. 

No paséis calor en casa y venid a disfrutar de esta historia tan especial.

Tenéis hasta el 15 de agosto para comprar la entrada en Youfeelm (en el caso de no llegar a cubrir el cupo mínimo, no temáis porque no se hará ningún cargo en vuestras tarjetas de crédito).

http://www.youfeelm.com/titulo/dejame-entrar-cineciutat-palma-de-mallorca

 

Weird Shots: Palmarés

palmares

El palmarés de la Primera Edición de #WeirdShots queda de la siguiente manera:

Ganador: THEY WILL ALL DIE IN SPACE de JAVIER CHILLÓN (España)

Segundo Clasificado: L’ENCENEDOR QUÀNTIC de PAU ESCRIBANO VALLS (España)

Tercer Clasificado: NADA S.A. de CAYE CASAS & ALBERT PINTÓ (España)

Enhorabuena a los autores. Vuestro trabajo es estupendo.

Estupendos también son el resto de cortos finalistas. Muchas gracias por haber participado a todos en nuestro humilde certamen.

Mil gracias!

Dentro del Laberinto, la #WeirdSession

“Ojalá vinieran los goblins y se te llevaran ahora mismo!”

15109536_1896815633872696_7994666147657793803_n

Cuesta creer que el legado cinematográfico de Jim Henson, ahora convertido en objeto de culto, fuera en su momento un estrepitoso fracaso comercial y alejara al creador de los Teleñecos y Barrio Sésamo del mundillo del cine agotando también su delicada salud. Tanto Cristal Oscuro (1982) como Dentro del Laberinto (1986) son dos rara avis del panorama mainstream ochentero, pero que el formato doméstico y el siempre fiable dependiente del vídeo club las puso en su lugar y en el corazoncito de sus legiones de fans.

Dentro del Laberinto venía precedida por Cristal Oscuro, una peculiar cinta a la que el paso de los años le ha sentado de maravilla y que tiene una particularidad: todos los personajes son marionetas. Colaborando con Henson estaba su buen amigo Frank Oz (para más señas, la persona tras la voz y la “vida” del Maestro Yoda), quien para el nuevo proyecto se trajo consigo nada más y nada menos que al mismísimo George Lucas que haría las veces de asesor y productor ejecutivo (de “prestigio” me atrevería a añadir).

15326564_1900780963476163_5913439037719691900_n

Dentro del Laberinto pretendía dar un paso más respecto a Cristal Oscuro. Pese a que estaba pensada en un inicio a estar también interpretada por muppets, se quiso que éstos interactuaran con actores de verdad. Para ello contaron con una jovencísima y preciosa Jennifer Connelly (tras desechar a Helena Bohan Carter) y a una importante figura del pop/rock: el mismísimo Duque Blanco, el gran David Bowie.

tumblr_lqtrti6odn1qbe9d4o1_500

La idea de la película partía de una de las ilustraciones del artista conceptual Brian Froud, que también trabajara en Cristal Oscuro. Este dibujo mostraba a un niño, Toby Froud (hijo del ilustrador), rodeado de muchísimos duendes. La cosa no se quedó ahí, sino que Froud realizó un sin fin de diseños que ayudaron al ex-Monty Python Terry Jones a conformar el primer esbozo de guión de la nueva película. Un libreto que, por diversas razones, fue reescrito varias veces sobre todo por la incapacidad de los medios de la época para trasladarlo de forma coherente y digna a la pantalla.

labyrinth_movie_image_jennifer_connelly

La historia de Dentro del Laberinto nos cuenta como Sarah, una pre-adolescente egoísta y  ensimismada con su propio mundo de fantasía, se embarca en la búsqueda de su pequeño hermanastro secuestrado por Jareth, el Rey de los Goblins. Lo que en un principio parece una historia de aventuras se acabará convirtiendo en una suerte de fábula con moraleja final: hacerse mayor implica tomar decisiones y cómo sobrevaloramos nuestras pertenencias materiales cuando lo verdaderamente importante es estar a gusto con nosotros mismos y con nuestros seres queridos. Para mostrárnoslo, Henson no esconde sus influencias. De hecho, en el cuarto de Sarah vemos ejemplares de El Mago de Oz, de Alicia en el País de las Maravillas e incluso uno de Donde Viven los Monstruos de Maurice Sendak, a quien Henson menciona en los agradecimientos finales.

0ce7aa049037d6bc814e1601afedd442

Acompañando a Sarah en su viaje encontraremos a personajes variopintos que con sus carencias y sus virtudes complementaran a la joven. El primer compañero será Hoggle. Huraño, perdedor y cobarde, pero con pequeños destellos de héroe refleja la influencia más clara de El Mago de Oz: Hoggle carece de valor y de auto-estima hasta que su encuentro con Sarah le enseña a valorarse y quererse a sí mismo. Dentro del disfraz de Hoggle había una chica de pequeña estatura y su máscara tenía hasta dieciocho motores que se controlaban por control remoto. Visto actualmente, más de uno se queda boquiabierto ante tal prodigio. Eco del guión original de Terry Jones es sin duda alguna Sir Didymus, un pequeño perro caballero andante, reflejo de la caballería clásica. Galante, refinado y valiente en exceso es incluso un insensato. Siempre acompañado por su fiel corcel Ambrosius. Y cerrando el grupo encontraríamos a Ludo, una especie de Chewbacca bestial pero dulce y tímido a la vez.

labyrinth_04-7d6c49d6f47e

Para interpretar a Jareth, el Rey de los Goblins se pensó en una estrella de la música pop/rock del momento aunque en un principio Jareth iba a ser una marioneta más. Se pensó en Sting y en Michael Jackson, pero finalmente el papel recaería en David Bowie. Un Bowie que está genial en su rol y que se entusiasmó e implicó tanto en el proyecto que, además de componer cinco temas para la banda sonora, incluso costeó dos de los vídeo clips promocionales de la película. Es probable que algunos recuerden sus tacones, sus mallas y su pelazo como una representación del aspecto más hortera de los ochenta, pero es sin duda su estética la que caló hondo en el personaje y siga treinta años después recordado y querido por los fans. Y si hablamos de las canciones, quién no se lanza a bailar en cuanto escucha el Magic Dance?

Hablamos de un film de 1986 y en aquel momento lo que ahora conocemos como CGI estaba dando sus primeros pasitos. Un año después del primer efecto realizado enteramente por ordenador, es decir, el caballero de la vidriera de (un también clásico incomprendido e infravalorado en su momento) El Secreto de la Pirámide (1985), veríamos en los títulos de crédito de Dentro del Laberinto una lechuza hecha por ordenador. El resto de los efectos de la peli son totalmente artesanales. De hecho, esta cinta es una de las cimas en lo que se refiere al uso de muppets, disfraces y animatrónica. Un ejemplo de ellos es una de las escenas más representativas del film: la escena del Magic Dance. Una escena pensada en inicio para veinte marionetistas (entre los cuales se encontraba Brian Henson, hijo de Jim Henson) y que acabaría con cincuenta profesionales realizando un verdadero prodigio visual. En muchos sentidos, es un producto muy cuidado y ese aire de cuento de hadas le confiere un toque de atemporalidad que la hace disfrutable 100% hoy día.

Es por ello que nos llena de orgullo poder incorporar este clásico título a nuestro ciclo de Weird Sessions. El próximo 29 de diciembre a las 20:30h podremos revivir las aventuras de Sarah, Hoggle, Didymus, Ludo y todos los goblins en el cine con más solera de Palma de Mallorca, es decir, en el Cine Rívoli. Volvemos a colaborar con la buena gente de Youfeelm para poder ofreceros otro gran clásico de esa mágica década de los Ochenta. Y esperamos llenar la sala como de costumbre para que el evento sea toda una fiesta. O no es así como se disfruta más de una película?

Dentro del Laberinto el próximo jueves 29 de diciembre a las 20:30h en el Cine Rívoli. Y por sólo cinco euros! Podéis adquirir vuestras localidades en la web de Youfeelm, es decir, aquí.

Charlas Palma 80’s Café: Gremlins (1984) de Joe Dante

14291656_1856438791243714_516599105642650439_n

Cuando un servidor se para a pensar en Gremlins de Joe Dante la primera palabra que le viene a la cabeza es (¿cómo no?) nostalgia. Nostalgia por la fiesta que suponía ir al cine un sábado por la tarde acompañados mi hermano y yo por mi padre. La magia que nos envolvía en la sala sentados frente a una gran pantalla (posiblemente existían televisores de más 50 pulgadas, pero no los teníamos en el salón de casa) con una película de la que, con suerte, sabíamos poco.

Decir que Gremlins es un referente del cine comercial de los ochenta es quedarse corto a mi parecer. Gremlins es un icono, es cultura pop. Está tan enraizada en nuestra memoria colectiva que incluso actualmente se siguen haciendo promos o anuncios con estos bichejos (o su contrapartida benigna) como protagonistas.

14264802_1851499025071024_3136530773916413181_nAdemás de blockbuster de cabecera, la película del director de Piraña o Aullidos (tan buenas como recomendables, como siempre desde el punto de vista de aquel que suscribe estas palabras) es una de las cintas más representativas de la productora Amblin o, lo que es lo mismo, de la faceta como productor del Rey Midas del cine comercial: Steven Spielberg. Éste siempre acompañado por otras dos grandes figuras del showbiz como son Frank Marshall y Kathleen Kennedy.

Y por otro lado, Gremlins es una película inclasificable donde las haya, ¿cierto? ¿Es una comedia? ¿Es una película de aventuras? ¿Es un film de terror? ¿Es para niños? Es muy probable que el encanto que tiene la cinta se deba a ello y a su toque de atemporal fábula macabra, como aquellos cuentos tradicionales que nos llegaron con formas más suaves pero que en origen eran mucho más heavys.

14100467_1845019169052343_8050223856905564803_n

Pero como todo en este mundo, la entrañable y, a la vez, truculenta historia de cómo la pequeña localidad de Kingston Falls se ve asediada por el envite de una horda de pequeños y, por qué no decirlo, cabroncetes bichejos tiene un origen. Ahí se encuentra un tal Chris Columbus que para las fechas no era más que un aspirante muy lejos de la fama que alcanzaría posteriormente. Gremlins es un guión, un libreto de prueba cuya inspiración se encontraba en el ruidito que los roedores que cohabitaban con Columbus en su casa producían por las noches, que iba dejando de despacho en despacho hasta que éste lo encontró Spielberg buscando ideas para hacer un peli serie B con invasión extraterrestre incluida.

Aunque sus responsables lo desmentieran alguna vez, éstos Gremlins vienen de mucho más atrás. Al menos, hay otros Gremlins que aparecieron mucho antes que los de Dante y me refiero a aquellos que los pilotos de la Royal AirForce veían en las alas de sus cazas de combate durante la Guerra Mundial y a los que achacaban todos los fallos de sus aparatos. Algo así comenta el Sr. Futterman (ese inolvidable y carismático Dick Miller) en una de las escenas de la película, ¿no? El joven aviador y escritor llamado Roald Dahl (autor de, entre otras muchas y recomendables cosas, Matilda o Charlie y la fábrica de chocolate) recibió por aquel entonces el encargo de escribir un libro (para su posterior adaptación cinematográfica por parte de Disney) sobre estas criaturas. Proyecto que desestimó el estudio del ratón más famoso de la historia (con el permiso del Ratoncito Pérez) y que acabó en forma de cortos de animación de la Warner. Pero eso es otra historia para otro rato.

Lo que sí podemos añadir para acabar este inciso es que esta historia de criaturas de que sabotean aviones en pleno vuelo fue fuente de inspiración para Richard Matheson a la hora de escribir uno de los mejores episodios de la serie Twilight Zone de Rod Serling titulado Pesadilla a 20.000 pies dirigido por Richard Donner y protagonizado por William Shatner. Episodio del que se rodó una nueva versión en el homenaje que (también) Spielberg y John Landis realizaron en la primera mitad de los ochenta con esa película (ahora considerada como maldita) llamada aquí En los Límites de la Realidad (The Twilight Zone, the movie). Una película que recopilaba cuatro historias, tres adaptaciones de capítulos de la serie original más el inédito de Landis, y que cerraba la nueva versión de Pesadilla a 20.000 pies dirigida por George Miller (Mad Max) y protagonizada por un excelente John Lithgow. En ese proyecto también participó el que sería director de la peli que nos ocupa, Joe Dante, con It’s a Good Life. Segmento en el que vemos muchas de las características propias de este genial y particular director.

14067430_1845019162385677_4322209758260579512_n

Joe Dante, director formado y curtido en la factoría de Roger Corman. No sólo un técnico sino un auténtico cinéfilo, forma parte de esa generación de directores criados frente a un televisor en la década de los cincuenta. La caja tonta, fuente de toda la serie b del momento, de los cortos de animación de la Warner, de historias de alienígenas, de invasiones de insectos gigantes,… De todo aquello que nos enrolla y que al pequeño Joe también y que ha sabido reflejar perfectamente en toda su filmografía.

A Dante hoy le llamaríamos amigablemente “friki” porque en sus pelis podemos ver muchísimas referencias y guiños a toda esa cultura popular con la que creció y que ya hemos comentado. Como cinéfilo que es, vemos en muchas ocasiones a sus personajes disfrutando de la experiencia del cine ya sea en una tele o en una sala (de hecho, gran parte de su Matiné transcurre en un cine). Incluso alguna vez sus personajes o la trama rompen la cuarta pared y se interpelan miradas hacia el espectador, es decir, hacia nosotros. A pesar de ser muy versátil, encuentra en el fantástico un género que le va como un guante y plasma todo ese gusto que tiene por el cartoon, el humor negro y el slapstick. Pero si hay una constante en el cine de Dante, algo que podemos ver en todas y cada una de sus películas, es la participación de Dick Miller y, en menor medida, Robert Picardo. Dos de sus actores fetiche.

Aunque se dice que la primera opción para sentarse en la silla de director fue un jovencísimo Tim Burton, Spielberg pensó que el director (hasta el momento) del interesante corto Vincent estaba todavía muy verde y se decantó por Dante. De hecho, éste pensó que se trataba de una broma cuando le llegó el guión. No sólo eso, sino que se sintió en un apuro cuando tuvo que entrevistarse con el director de E.T. porque su primera peli era un exploit descarado de Tiburón. Spielberg no sólo le dijo que era fan de su Piraña y de su Aullidos (cartas de presentación del joven Dante) sino que eran magníficas películas.

14141667_1845019275718999_4585690011117181807_n

La pre-producción de Gremlins se alargó, lo que propició a Dante poder participar junto a su amigo John Landis en el proyecto de En los límites de la Realidad. Y lo que, en un principio, era una película serie B homenaje a todas aquellas películas de invasiones alienígenas de los años cincuenta se fue disparando de presupuesto. Razón por la cual se fue suavizando hasta convertirse en lo que todos vimos en cines. Cuanta más gente entre al cine a verla, más dinero se recuperará del proyecto, debió pensar ese joven Spielberg metido en la piel de un productor. Pese a la edulcoración del guión, la cinta lo pasó mal con la calificación para espectadores sacándose de la manga el director de Tiburón una nueva, la PG13, debido a que su Indiana Jones y el Templo Maldito adolecía de los mismo síntomas, es decir, era demasiado heavy para ser amable y demasiado amable para ser heavy. Ambas cintas inauguraron dicha calificación ese verano de 1984.

Pese a que la fama y el protagonismo se lo llevaron las criatura creadas por un grande de los efectos especiales llamado Chris Wallas, existe un casting. Un reparto del que hoy casi nadie se acuerda porque tanto los Mogwais como los Gremlins se lo comieron todo. Tampoco las carreras de Zach Galligan o Phoebe Cates pudieron levantar el vuelo muy lejos de estas criaturas. Lo cierto es que desde un principio se optó por un casting desconocido. Galligan interpretaría a Billy Peltzer, un joven responsable y anónimo de una pequeña comunidad americana (el típico “pringao”) cuya existencia la trastoca la irrupción de algo fantástico. ¿Cuántas veces hemos visto algo así en películas no sólo de la Amblin sino de la década de los ochenta? Dicen que se disputó el papel con Emilio Estévez y Judd Nelson, pero que la química que desprendía con su partenair, Phoebe Cates, hizo que tanto Spielberg como el estudio se decantaran por la elección de ambos. Aunque hay que decir que la elección de Cates (que por otro lado está adorable en todo el metraje) fue más polémica por la participación de ésta en comedias subidas de tono tipo Porky’s, famosas por esos inocentes e inocuos desnudos.

14364829_1856172891270304_3364672321880178022_n

Otra cara, más conocida, que podemos ver en Gremlins es la de Corey Feldman, el futuro Bocazas de los Goonies y todo un icono de los ochenta, en un pequeño y entrañable papel. Hoyt Axton como Randall Peltzer, inventor amateur cuyos inventos rara vez funcionaban bien. Sufriendo y testeando todo el catálogo de productos Peltzer tenemos a Frances Lee McCain como Lynn Peltzer que sólo un año después la volveríamos a ver como abuela de Marty McFly en Regreso al Futuro. Pero sin duda, siempre que pienso en Gremlins me acuerdo del Sr. Wing (no nombrado en toda la peli por su nombre) interpretado por Keye Luke (el Maestro del Pequeño Saltamontes más famoso de la tele y de su templo Shao Ling) y, por supuesto, del Sr. Futterman interpretado por el carismático Dick Miller y que convierte a su personaje en uno de los más queridos y divertidos de la peli.

Hemos mencionado antes a Chris Wallas (Humanoides del Abismo, En busca del Arca Perdida o La Mosca, por los cuales ganó un Óscar de la Academia) como responsable de los efectos especiales, del diseño de los Mogwais y Gremlins y responsable de que todos esos muppets y animatronics sean capaces de transmitir una sensación de realidad que no ha envejecido nada mal y que coloca a Gremlins como una de las cimas de los efectos artesanales (al menos en la opinión del que esto suscribe). Sin embargo, la idea primigenia de Spielberg era la de utilizar monos, monos tití, maquillados. Por supuesto, la práctica de la idea se fue al traste. A servidor le hace gracia que el Steven productor cayera (supongo que llevado por la idea de ahorro en el presupuesto de un proyecto que se disparaba de precio) en el mismo error en el que cayeron Zanuck y Brown cuando quisieron que el escualo protagonista de esa Obra Maestra llamada Tiburón (Jaws) fuera un tiburón amaestrado y no un tiburón mecánico.  El hombre es el único animal capaz de tropezar dos o tres veces con la misma piedra o incluso morir en el intento.

14068031_1845019285718998_1266312176819918930_n

¿Y qué decir de la música? Lo que fue una imposición en En los límites de la Realidad acabó siendo una de las más fructíferas relaciones profesionales y es que Jerry Goldsmith ha trabajado con Dante en muchos de sus filmes posteriores. Para la ocasión tiene un tema principal muy potente, su Gremlins Rag, pero también hay cabida para melodías más entrañables y emotivas como las que Gizmo tararea o el score final, por ejemplo.

Con motivo del treinta aniversario de la película, la revista Empire reunió a parte del equipo para una entrevista y otros medios plantaron su atención ante este clásico que cumplía una respetable edad. Tengo entendido que Columbus hizo una entrevista en la que hablaba de la nueva entrega/reboot/remake de Gremlins y se quejó de cómo su guión fue transformado. El guión original (que un servidor sepa) no ha salido nunca a la luz, pero sí una séptima reescritura del mismo que posee todavía esa mala leche y características de película de terror que tanto la Warner, Dante y Spielberg suavizaron para que la cinta llegara a más público que el aficionado al horror.

Uno de los cambios más significativos que sufrió el guión fue el de separar a Gizmo y a Stripe en dos personajes diferentes puesto que, en origen, eran el mismo. La idea era que el público se encariñara con Gizmo para que luego se transformara en Stripe traumatizando a más de un espectador. Se dice que Spielberg se negó en rotundo. Como también se negó a la muerte de este Gizmo/Stripe convirtiéndose en mariposa. ¿Qué narices debía tener, con todos mis respetos, Chris Columbus en la cabeza cuando pensó algo así? Otros cambios significativos tienen que ver con el tono y con la muerte de personajes. Por ejemplo, el Profesor Hanson (interpretado por Glynn Turman, a quien pudimos ver también en Super 8 de J. J. Abrams) moría con agujas clavadas en los ojos por el Gremlin al que pinchó antes para sacarle sangre. Los Futterman, a diferencia de la versión final, morían aplastados lentamente por la excavadora (esa Kentucky Harvester que nunca falla). Un grupo de Gremlins aparecería en un McDonnalds (aunque podemos ver un Burger King en la bucólica localidad de Kingston Falls) y se comerían a los clientes. Barney, el perro de Billy, también moría (¿pero Chris, no sabes que en las pelis de Spielberg los animales no mueren?). Y lo más fuerte está por llegar, Lynn Peltzer (esa aguerrida ama de casa que se cepilla a tres bichos en la cocina de su casa) moría decapitada y su cabeza se la lanzaban a Billy nada más llegar a casa. Estoy convencido que más de uno o una pagaría por ver una versión así.

14063867_1845019225719004_5744096386849924260_n

Otros cambios en la película los podemos ver en toda esa subtrama homenaje a la figura de Frank Capra que, aunque no aporta mucho a la historia, contribuye a hacer un poco más creíble el pueblo y sus gentes. A imagen y semejanza que en Qué bello es vivir (que aparece en un pequeño televisor de la cocina de los Peltzer), en Gremlins hay una pequeña historia de especulación inmobiliaria por parte del banco local y de la Sra. Deagle (que nos podría recordar al malvado Sr. Potter que tanto le hizo la vida imposible a George Bailey de la cinta de Capra). El nombre de Kingston Falls ya nos evoca al Bedford Falls de Capra. Tomaría un poco más protagonismo el personaje de Gerald, interpretado por otra cara conocida de los 80 como es Judge Reinhold (el detective Rosewood de la también famosa SúperDetective en Hollywood), que sería la voz de ese macabro relato que finalmente protagonizó Phoebe Cates acerca de lo peor que le pasó en su vida y que ocurrió en Navidad: la muerte de su padre. Por cierto, el estudio no quería esta escena pero Dante, con la ayuda de Spielberg, logró meterla en el montaje final. Otros homenajes un poco más rebuscados a Capra que podemos encontrar son la proyección de Hemo, the magnifient (1957) en el colegio o el retrato de Edward Arnold en la mesa de la Sra. Deagle.

Y si hablamos de homenajes y guiños, hay muchos más. Nada más empezar la película vemos el logo antiguo de la Warner que Dante pidió expresamente. Y cuando vemos por primera vez Kingston Falls hay un cartel enorme publicitando al programa de radio más popular del pueblo, el de Rock’n Ricky Rialto con la tipografía y caricaturizado como Indiana Jones. Otros easter eggs relacionados con el mundo Amblin son las referencias a E.T., un peluche y un “teléfono, mi casa” aparecen por ahí. Incluso Spielberg no pudo resistirse a hacer un cameo en la convención de inventores (aparece en una especie de bicicleta). Esa convención tiene miga porque también aparecen Jerry Goldsmith, Robbie el Robot de Planeta Prohibido y la máquina del tiempo de El tiempo en sus manos que, además, desaparece para el asombro de los allí presentes. Cameos como los de Chuck Jones y Kenneth Tobey y otras referencias mucho más directas como la película Indianapolis, La invasión de los ladrones de cuerpos (con las vainas abriéndose justo antes de ver lo mismo con los capullos donde los mogwais sufren su metamorfosis en gremlins), la inclusión del primer film de animación Blancanieves o esa motosierra amarilla con la que Stripe ataca a Billy.  Además, en el cuarto de Billy vemos cómics y pósters de películas y serie como (¿otra vez?) The Twilight Zone. Como curiosidad, aunque parezca un pueblo de verdad Kingston Falls es un set de los estudios Universal llamado CourtHouse Square donde se rodó el episodio piloto de la ya mencionada Twilight Zone y Regreso al Futuro, es decir, Kingston Falls es Hill Valley. Lamentablemente se quemó en 2008 y sólo queda el edificio del ayuntamiento.

14117762_1847863735434553_8790025720976761906_n

Es evidente que, si estamos escribiendo de la película más de treinta años después de su estreno, Gremlins fue todo un éxito de taquilla. No sólo eso sino que muchos de nosotros nos quedamos estupefactos con ella. ¿Quién no quiso tener a un Mogwai como mascota? De sus once millones de dólares de presupuesto se generaron unos ciento cincuenta millones llegando a ser la cuarta película más taquillera del 84. Un año muy prolífico en lo que a grandes pelis se refiere porque fue el año de Cazafantasmas (ambas se estrenaron el mismo fin de semana de junio de 1984), Súper Detective en Hollywood, Foot Loose, Karate Kid, Indiana Jones y el Templo Maldito, Terminator, La historia interminable,… Lo dicho, una buena cosecha.

El pasado viernes 16 de septiembre y dentro de nuestro ciclo de charlas nostálgicas de pelis en la cafetería más retro de Palma de Mallorca, Palma 80’s Café, dedicamos más de hora y media para charlar de esta cinta que todavía nos fascina. Como todas las charlas que venimos haciendo desde 2014 en el Ochentas, éstas son charlas de fan a fan. Dirigida y conducida por José Manuel Sarabia (creador, director y administrador de Weird Sci-Fi Show y autor de estas palabras), se comentaron detalles, curiosidades, anécdotas y escenas de la peli además del tradicional concurso de preguntas y sorteos de premios cedidos para la ocasión por El Món d’en Kaito Videojocs y Oyachu Creations. Os dejamos un video extracto de la charla:

14291746_1855474328006827_8051650247019151835_n14329292_857558927707940_1608885304_o

Os esperamos en próximas citas!!!

14322365_1856439211243672_4160014190138017687_n

Marshal Law: Miedo y Asco

“Marshal Law todavía es mi cómic favorito de todos los tiempos”

(Mark Millar)

marshal LawActualmente es normal encontrar en el mercado obras irreverentes, atrevidas y provocadoras que hacen uso de la exageración como vehículo conductor de sus historias y cuyos máximos exponentes son autores como Mark Millar o Garth Ennis entre muchos otros (además de sus imitadores). Éstos son cómics donde se hace mofa de cualquier género (principalmente del de los tipos superpoderosos en pijama)  en un intento de reinventar (o darle otra vuelta de tuerca a) la fórmula y conseguir un súper-ventas. Hace treinta años era difícil encontrarnos en dicha tesitura y es en ese marco donde nació Marshal Law.

Marshal Law fue creado por el guionista Pat Mills y el dibujante Kevin O’Neill en 1.987 y publicado bajo el sello Epic de Marvel. De esta forma se permitía a los autores mantener los derechos de los personajes. Pat Mills (Slaine) es un veterano guionista de origen británico curtido en el mundo del cómic en el seno de la revista 2000 AD, una publicación que él mismo crearía. Bajo el manto de la mismísima 2000 AD, el dibujante Kevin O’Neill (The League of Extraordinary Gentlemen) sorprendería al fandom con su peculiar, grotesco y delirante grafismo.

Interior_marshal_law_miedo_y_asco_4En un futuro no muy lejano, la gran urbe californiana de San Futuro (anteriormente San Francisco), metrópoli  que nació de las cenizas del siempre temido gran terremoto de la falla de San Andrés, acoge la vuelta de los llamados súper-héroes tras finalizar el conflicto bélico en el Canal de Panamá, un lugar llamado La Zona donde hombres genéticamente alterados en laboratorios clandestinos lucharon en nombre de los Estados Unidos de América. Estos metahumanos, carentes de todo sentido del honor y la justicia,  escupen en el respeto por la vida del prójimo. Son demasiados perros rabiosos que se organizan y se dedican a matar, a robar y a violar a todo aquel que consideren indigno de aparecer en su campo visual. Sin embargo, no todos los veteranos de la Zona son del mismo palo, Marshal Law combatió en el frente y es ahora un híper-violento cazador de súper-humanos que patrulla las ruinas de la gran ciudad y que no duda un ápice en hacer uso de los métodos más expeditivos para acabar con lo que él considera una enfermedad.

Marshall_Law_numerocero580x285Paralelamente, la aparición de un asesino en serie al que llaman El Durmiente y que se dedica a violar a jóvenes disfrazadas como Celeste, una de las metahumanas más célebres de la ciudad, convierte, a ojos de Marshal, al Coronel Caine, más conocido como Espíritu Público, en su principal sospechoso. De cara a la galería, Caine representa a la perfección el máximo exponente del Bien, la Justicia y el Sueño Americano escondiendo en la trastienda de su psique a un enfermo adicto a las drogas y con un insaciable apetito sexual. Como podéis ver, todo un “angelito”.

marshal-law-2Marshal Law es la mejor manera de hacer un cómic de súper héroes utilizando la complicidad del aficionado para desmontarlo, destrozarlo y ridiculizarlo. Su guionista Pat Mills odia a los súper-héroes y aprovecha a su personaje para ponerlos en ridículo.  El estilo de Kevin O’Neill destila la perversidad necesaria para que la máquina funcione perfectamente. A lo largo de su carrera, Marshal Law ha ido destrozando a los grandes mitos (iconos) del género como Superman, Batman o el Capitán América mostrando siempre un odio y una mala baba poco corrientes en el cómic americano de la época. El mundo de Marshal Law está repleto de enfermos, sádicos, violadores y variopintos elementos con patologías homicidas que convierten lo anormal en norma y se burlan descaradamente de los tópicos y clichés del género. La exageración y el exceso funcionan de tal manera que nos encontramos ante una obra divertida e ingeniosa que se convierte en un perfecto manifiesto anti-súper-héroes y anti-maimstream de lo más delirante. Sobra decir que no debemos tomarnos en serio esta arma de provocación y exacerbación de la violencia (tanto verbal como física y moral).

Esta primera aventura de Marshal Law la podemos encontrar en el primer volumen (de tres) que ECC Ediciones publicó no hace mucho y es el fruto de la disección por parte de la editorial patria del Marshal Law The Deluxe Edition que publicó DC Comis algo antes. Un increíble tomo cartoné de mayor tamaño que el comic-book tradicional que es una auténtica joya y que podéis encontrar por cuatro duros en tiendas online. Es una pena que la editorial de nuestro país haya realizado tal experimento con el bueno de Marshal (como si no le hubieran bastado los experimentos genéticos en los laboratorios clandestinos que lo llevaron a librar batallas por su gobierno).

arex47_04Sin embargo, no es la primera vez que Marshal Law aterriza en nuestro país. En 1.991 Cómics Fórum lanzó una colección llamada Epic Presents en la cual se publicaron los seis números de la miniserie que recopila el tomo del que hablamos.

Ésta es una buena oportunidad para conocer un cómic que podría considerarse como precursor, como el germen, de grandes clásicos súper-ventas posteriores como The Authority o The Boys. Si nunca has visitado San Futuro, ésta es una buena época del año para acercarte: buen clima, buena comida basura y cientos de metahumanos dispuestos a arrancarte la cabeza por el contenido de tu cartera.

Freakland Fanzine… Mucho más que un referente!

howardHoward Un nuevo héroe (1986) tiene el honor de ser la primera adaptación a la pantalla grande de un personaje de la Marvel Comics. No sólo eso, sino que el gran George Lucas y la Universal invirtieron tiempo, dinero y esperanzas en un producto que, en su momento, resultó fallido. Digo en su momento porque, siempre con la perspectiva y la nostalgia de por medio, la cinta dirigida por Willard Huyck ha alcanzado actualmente el status de película de culto. Creado por un grande entre grandes, Steve Gerber, Howard el Pato comenzó siendo un secundario de la serie Adventure into Fear normalmente protagonizada por otro personaje secundario (al que siempre se le ha tachado de mero exploit de La Cosa del Pantano de DC) llamado Man-Thing (cuya mejor etapa escribió Gerber). Howard era la voz crítica de Gerber y normalmente ponía el dedo sobre la llaga en aquellos temas de índole social que el autor denunciaba desde las viñetas. Sobra decir que su adaptación cinematográfica aparcaba todo ese rollo de denuncia social para acabar siendo una entretenida cinta de aventuras, con un poquito de sci-fi de por medio, en la que nuestro protagonista, residente en una dimensión paralela muy parecida a la nuestra donde los palmípedos acabaron siendo la especie predominante, llega a nuestro mundo a partir de un experimento fallido con un láser.

Considerada por algunos como un pestiño, he de confesar que siempre he sentido fascinación por Howard Un nuevo héroe. Una de las razones principales es que está protagonizada por uno de mis amores de juventud: la siempre sexy y guapa Lea Thompson (la madre de Marty McFly, Lorraine, en Regreso al Futuro). Mi afición por las historias inter-dimensionales con realidades paralelas es otro motivo. Pero quizá la razón de peso es Howard. El diseño del protagonista patuno es tan realista y está tan bien realizado que siempre me ha gustado mucho. En definitiva, es una película que ya me agradó en su momento y que cada cierto tiempo revisito. Además, la peli me descubrió al personaje de cómic ( lo poco que hay está muy mal editado en España y el grueso de sus aventuras sigue inédito).

freakland cover01
He aquí la prueba del delito!

Esta fascinación por Howard me metió en un lío embarazoso (otro más dirán algunos). Allá por marzo de 2014 Weird Sci-Fi Show era otro rollo. Ni siquiera se llamaba como ahora y no existían ni las charlas en Palma 80’s ni las #WeirdSessions. WSFS era una pequeña página (aún lo es) en el feudo de Mark Fuckerberg que intentaba hacerse hueco en el sórdido y duro mundillo de las FanPages y las redes sociales. Eran tiempos en los que un servidor le echaba horas y horas a arañar likes y hacía fotomontajes cutres para la imagen de portada de la página de FB. Éstos consistían en pegar el antiguo logo (creado por un servidor con los escasos recursos de los que disponía) sobre una imagen chula (a mi parecer, claro). Una de esas imágenes era la del póster de la peli del amigo Howard. Una vez localizada la imagen era cuestión de echarle diez minutos de PhotoShop y andando que es gerundio. La fortuna es impredecible y lo que en un primer momento parecía estar del lado negativo acabó posicionándose en el lado bueno. Resulta que la imagen que tomé prestada para mis experimentos era la imagen de alguien que ya tuvo la misma idea que yo mucho antes. La imagen que un servidor perpetró (de la manera más burda) era la portada del primer número de Freakland Fanzine. Por supuesto, la imagen duró menos que un pastelito en la puerta de un colegio y la retiré (con sus debidas disculpas). Toda esta historia introductoria me llevó a conocer (de momento desde la distancia pero es algo a lo que quiero poner remedio) a alguien a quien admiro y aprecio: Robert Ramos Cata.

02Robert es profeta en su tierra, Lloret de Mar (Girona), y es el creador de Freakland Fanzine, una publicación aperiódica (que él llama fanzine pero que os aseguro que tiene una calidad más que profesional) hecha por y para amantes y nostálgicos del cine de los ochenta donde la pasión por el séptimo arte y el género fantástico te llega a emocionar y embriagar mientras vas pasando cada una de sus páginas. En su interior encontramos artículos de gran calidad y entrevistas a grandes (muy grandes) como Caroline Munro o a Ruggero Deodato entre otras. Freakland Fanzine es una reunión de amigos con intereses comunes y con la única ambición de compartir su afición y pasar un rato agradable. Una auténtica gozada, vamos.

critterPero Freakland no es sólo su “fanzine”. Freakland es mucho más. Freakland tiene toda una gama de productos increíbles como sus props y esculturas de personajes míticos de la dorada década de los ochenta. Todos hemos visto y babeado frente al monitor de nuestro ordenador (o la pantalla de nuestro Smartphone) ante sus Critters. Como absoluto fan de esos cabroncetes con espinas, tengo en un lugar de honor de mi Sancta Sanctorum a un par de ellos. Pero no sólo de Critters vive Freakland. Otras figuras como su Ghoulie, su busto/homenaje a John Carpenter, su Bad Taste o una de las protas de Demons (así como la máscara) son impresionantes. Pero para impresionar (pero de verdad) están su descomunal graboide de la peli Temblores o su homenaje a H.G. Giger que son para quitarse el sombrero.

fest2011No se vayan todavía porque aún hay más!!! FreakLand, con Robert como co-creador y director, llevó a su tierra Festerror, el Festival de Terror y Cine Fantástico de Lloret de Mar, celebrando varias ediciones que a más de uno (incluido un servidor) ponen la piel de gallina. En su edición de 2014 se trajeron del brazo a la encantadora y bellísima Caroline Munro y a Salvador Sainz, atrecista de ese film de culto llamado La Grieta de Juan Piquer Simón. Pero es que en su edición de 2011 juntaron a tres grandes: Lamberto Bava, Sergio Stivaletti y Bobby Rhodes! Lo dicho, la piel de gallina… Freakland también ha colaborado también en las dos últimas ediciones de la CutreCon en Madrid con sendas exposiciones. La última de ellas dedicada a la Cannon Films llamada Cineastas por accidente para la cual crearon dos extraordinarias piezas a propósito: el He-Man de la película Masters de Universo y el increíble marciano creado por Stan Winston para Invaders form Mars de Tobe Hooper.

Recién salidos del taller los Weird Rockets que se llevarán los ganadores de las principales categorías del Weird Shots!
Recién salidos del taller los Weird Rockets que se llevarán los ganadores de las principales categorías del Weird Shots!

En definitiva, Freakland no es que mole mucho, mola muchísimo. Siempre que anuncian nuevo proyecto, a un servidor le asalta la envidia sana. Y no sólo eso, sino que Robert es un tipo muy majo, muy cercano, al que (tengo que poner remedio eso de no conocerle en persona) admiro, respeto y aprecio. Un brother, como él diría. Hace unos meses, cuando le comenté y me asesoró acerca de nuestro festival de cortos, le pedí si Freakland podría hacernos los trofeos para las principales categorías. Pues dicho y hecho!  Aquí a la derecha podéis ver los Weird Rockets que Freakland nos ha realizado y que los ganadores de las principales categorías de Weird Shots podrán lucir en sus casitas. Es un trabajo increíble. Lucen magníficamente como no podría ser de otra forma estando Freakland y Robert metidos por medio.

La verdad es que de mayor yo quiero ser como Robert! Un fuerte abrazo, bro y a seguir luchando!!!

Podéis encontrar más info sobre Freakland en su web http://www.freaklandshop.com y en su perfil de Facebook .

slugs critter_eggs Ghoulie giger badtaste 01

Especial Indiana Jones: Hacia “En busca del Arca Perdida” o cómo se crea un mito (Segunda parte)

tumblr_mnjfyxYE1j1rom810o3_1280

1.

Ya desde el Génesis de nuestra historia (es decir, desde aquél histórico día en que un joven Steven Spielberg fue “a ver de qué iba aquello de las películas de estudiantes” al amplio salón del Royce Hall), nuestros héroes supieron -más o menos- de la existencia del otro. “Creo que es posible que le viera -dice George Lucas al referirse a aquél día de su amigo Steven – pero después había mucha gente por allí, así que si nos encontramos fue para saludarnos y ya está.”

Lucas And Spielberg With Best Director Nomination Placques

No sería hasta algún tiempo después, cuando ya se conocieron formalmente y charlaron almuerzo mediante. “Creo que Steven había visto publicidad en Variety anunciando THX [mi debut como director] -dice Lucas- y entonces se decidió a llamar a Francis [Cóppola]. Dijo que era un joven director que trabajaba en Universal, que acababa de hacer sus primeras series de televisión y que le encantaría reunirse con nosotros. Así que vino a Warner Bros. y almorzó con nosotros. Esa fue la primera vez que hablé con él. Era el director más joven de Universal, y yo el de Warner Bros., y admiraba a Francis, porque este encarnaba una gran historia de éxito. Pero yo ya estaba impresionado: tenía 22 años y ya dirigía series de televisión. Yo todavía no había dirigido nada, así que pensé: Oh dios mío, se me ha adelantado. Le consideraba un contemporáneo con un futuro brillante por delante“. Mientras sus carreras seguían adelante, en 1972 sus caminos volvieron a cruzarse. “Unos amigos suyos, Mathew Robbins y Hal Barwood, me presentaron a George -cuenta Spielberg –Me estaban escribiendo un guión, que luego resultaría ser mi primer película, Loca evasión“.

american_graffitiYo me encontraba haciendo el casting para American Graffiti, que me llevó unos cinco o seis meses -cuenta Lucas –así que cada semana bajaba de San Francisco a Los Ángeles y me quedaba en la casa de Matt Robbins en Benedict Canyon; como no tenía dinero, acababa durmiendo en su sofá. Resulta que Matt estaba trabajando con Steven e loca evasión, así que me los encontraba sentados a la mesa de la cocina comentando el guión, por lo que todos comíamos, charlábamos y pasábamos el rato juntos. Ahí fue donde empezamos a conocernos. Yo ya admiraba su trabajo, y ambos sentíamos un gran respeto mutuo“.

Éramos de la misma época -cuenta Spielberg –Éramos los mocosos cineastas que se juntaron hace mucho tiempo y decidieron hablar de lo difícil que era rodar películas. No dejábamos de quejarnos, y nos encantaba oír como el otro se quejaba“.

2.

jaws-behind-the-scenes-photos-1Los años fueron pasando, y ambos cinestas fueron cimentando sólidamente sus carreras. Para 1977 podía decirse que ya tenían un bagaje importante a cuestas, ya que mientras uno había reventado taquillas con Tiburón, el otro había hecho mas o menos lo mismo con American Graffiti y esperaba hacer lo mismo con Star Wars. En Mayo de ese año decidieron tomarse un descanso en el hotel Mauna Kea de Hawai, Lucas a la espera de los resultados de taquilla de su space ópera, y Spielberg del rodaje de Encuentros en la Tercera Fase y mientras se organizaba lo que sería la postproducción de dicha película. Al joven Lucas Star Wars le resultó un proceso sumamente agotador, al punto de poner en riesgo seriamente su salud. “Cuando acabó en Elstree, Gran Bretaña, vino directamente a Mobile, donde yo rodaba Encuentros…, y estaba muy deprimido -cuenta Spielberg –Trajo un montón de fotogramas del “sandcrawler” y los “jawas”, y yo me quedé asombrado, pero George estaba realmente deprimido y disgustado“.

De hecho, Lucas estaba decidido a dejar de dirigir cine y retirarse definitivamente.

3.

'Star Wars' behind the scenes (14)Una noche, durante la cena, cuando George se enteró que Star Wars era todo un éxito, de repente volvió a reír y me dijo que quería hacer una serie de películas sobre saqueadores -cuenta Spielberg –Así que le pregunté de que se trataba, y él me explicó que la primera se titulaba En busca del Arca perdida. Aún no tenía título para las otras dos, pero todas las películas se llamarían En busca de tal o de cual“.

La conversación continuó al día siguiente. “Estábamos en la playa del Hotel Mauna Kea haciendo castillos de arena tras enterarnos de que todas las entradas para la sesión de las 9.30 de todo el país estaban agotadas -dice Spielberg –así que nos pusimos a hablar sobre otras películas, ideas y posibilidades, y George me preguntó que quería hacer a continuación, a lo que respondí: ¿Sabes?, siempre he querido dirigir una de Bond con Sean Connery“.

Fantaseamos sobre las películas que siempre habíamos querido hacerGeorge tenía planeado rodar nueve filmes de Star Wars y me explicó algunos de los argumentosasí que le conté que siempre había querido rodar una de James Bond, pero mas parecida a Doctor No que a las posteriores y mas tecnológicas“.

George dijo que tenía algo que me gustaría tanto como Bond, y mietras seguíamos con el castillo de arena me contó todo el argumento de En busca del Arca perdida“.

how-steven-spielberg-made-millions-off-star-wars-after-a-1977-bet-with-george-lucasGeorge dijo: Mira, es una película de serie B. Me explicó que […] era parte de una saga que narraba las hazañas de un aventurero/arqueólogo no muy diferente de los seriales de la década de los cincuenta. Dijo que la ambientaríamos en los años treinta, pero que la actualizaríamos para modernizarla, y que aún así siguiera siendo antigua. Era genial“.

Steven me dijo que le encantaría hacerlo -dice Lucas –Y así fue como empezó todo“.

George dijo que se había retirado de la dirección, por lo que el proyecto era todo mío -cuenta Spielberg –Ese día nos dimos un apretón de manos y comenzamos a desarrollar En busca del Arca perdida“.

4.

MBDILOV EC005Tras acabar sus vacaciones, Spielberg regresó a terminar Encuentros en la tercera fase mientras Lucas hacía lo propio con la secuela de Star Wars, El imperio contraataca. Pasado un tiempo, se hizo necesario un escritor que convirtiera las ideas argumentales de En busca del Arca perdida en un guión completo. “Descubrí a Lawrence Kasdan cuando leí un guión suyo, Continental Divide, que hice que Universal me comprara -dice Spielberg –Entonces le presenté a George, proponiéndole que Kasdan fuese el guionista de En busca del Arca perdida“. Lo que les atrajo del joven guionista fue su capacidad para elaborar guiones canalizando una cierta sensibilidad de los años treinta y cuarenta, muy al estilo de Howard Hawks. Al mismo tiempo Spielberg se puso a la búsqueda de un productor, proponiendo a Lucas a Frank Marshall, quien había trabajado como productor asociado a las órdenes de Peter Bogdanovich.

Tras una primera reunión de presentación quedaron satisfechos los unos con los otros y el paso siguiente fue comenzar a esbozar la historia de la película. En busca del Arca perdida comenzaba a tomar forma.

5.t-lawrence-kasdan-star-wars-george-lucas-empire-strikes-back

Kasdan, Lucas y Spìelberg se reunieron para poner conceptos en común durante la última semana de enero de 1978. “George, Steven y yo nos reunimos en una pequeña casa durante una semana -dice Kasdan –y grabamos todas las conversaciones, aunque George ya tenía los elementos iniciales“.

A Spielberg se le ocurrieron varias ideas, incluyendo una piedra rodante, la fobia a las serpientes y las trampas de la secuencia inicial. Como era de esperarse, el trío concibió muchas mas ideas de las que podían incluir en una sola película. Tras las intensas sesiones, Kasdan se dispuso a perfilar la historia, los nombres y las situaciones para un primer borrador de guión.

En una anécdota ahora muy conocida, cuando Kasdan entregó en mano su primer manuscrito, Lucas le hizo una oferta para que escribiera el tercer borrador de El imperio contraataca. Por desgracia, Brackett (el guionista original) había muerto de cáncer después de terminar su primer borrador, por lo que Lucas había escrito el segundo, y pensaba que necesitaba que lo pulieran aún más. Kasdan, inseguro, replicó que mejor leyese el guión de En busca del Arca perdida entes de confirmarle la oferta. lucas así lo hizo y quedó encantado. Sin embargo Spielberg tuvo una reacción muy distinta. “Lo leí y me puse a llorar. Me pareció demasiado trabajo“.

Como todo guión que no era definitivo, tenía demasiados elementos en su historia que podían fácilmente ser recortados. Indiana estaba acompañado de dos arqueólogos más, Sallah tenía un hijo llamado Abu, había demasiados escenarios y las persecuciones eran complejas y caras…

Mientras tanto Lucas iba encargándose de los aspectos legales de la película, y creó una subsidiaria de Lucas Film llamada The Raiders of the Lost Ark Company. “Me encontré implicándome mucho más en temas de negocios -dice Lucas – El gran salto fue decidirme a crear una empresa para tener la libertad que deseaba. Lo único que diferencia a Lucasfilm es que las empresas hacen películas para ganar dinero, en cambio la nuestra busca dinero para hacer películas“.

De hecho, tras los megahits American Graffiti, Star Wars, Tiburón y Encuentros en la Tercera Fase, Spielberg y Lucas se encontraban en disposición de lograr un acuerdo nunca antes alcanzado en la industria.

Enviaron el guión (que ya había alcanzado el borrador final) a varios estudios, incluyendo Paramount y Warner. “Acudimos con nuestra oferta a todas partes, y casi todo el mundo la rechazó porque las condiciones eran muy duras -cuenta Lucas –Dijimos que el presupuesto era de unos X millones, y ellos replicaron que con Spielberg eso sería imposible“.

Le dije que si quería hacerla por 17 millones de dólares -cuenta Spielberg –le daría una película de 17 millones, y que si quería una de 20, le daría una de 20“.

Los temores de los estudios no eran infundados: 1941, su última película, se había pasado exageradamente de tiempo y presupuesto.

Uno de los estudios nos dijo que la aceptarían sin Steven, a lo que yo me negué –continúa Lucas –Él sería el director, y rodaría la película sin retrasarse ni pasarse del presupuesto. En el fondo, yo creía que Steven podía hacerlo, sabía que era capaz de ello; ya lo había hecho en televisión“.

6.

ff-27-pg-50Entre tanto, y como ya había hecho con Ralph McQuarrie para Star Wars, Lucas buscó a un dibujante para que le diera un look visual a la película. El elegido fue Jim Steranko, quien, ateniéndose a las indicaciones de Lucas, entregó cuatro ilustraciones conceptuales en agosto de 1979.

En la nota que entregaba adjunta, Steranko escribía: “Me he hecho a la idea de que el héroe es una especie de mezcla entre Doc Savage y Bogart en la aventura pulp definitiva. Acabaré diciendo que me alegro mucho de trabajar contigo en este proyecto, y que espero que pueda contribuir, aunque solo sea un poco, a su resultado final“.

7.

raiders2Tras meses de duras negociaciones, (y en el que la major con la que estaban las negociaciones mas avanzadas, Warner Bros., se terminó cayendo) finalmente fue Paramount quien se llevó el gato al agua.

Warner exclamó que iban a destruir la industria del cine porque nos daban todo lo que pedíamos” cuenta Lucas.

Tras formalizar una distribución de ingresos en un 60 – 40 una vez que Paramount recuperara su inversión, para pasar a un 50 – 50 una vez pasados los 35 millones de recaudación, llegaron las firmas de contrato de Spielberg y el resto del equipo.

En busca del Arca Perdida ya era una realidad.

En una próxima entrada empezaremos con el casting y el rodaje. ¡Gracias por leernos weird@s y esperamos que os haya gustado!

indy_looking_at_sunset_silhouette_wallpaper_1_by_jones6192-d9iebs4.jpg