Weird Shots: Palmarés

palmares

El palmarés de la Primera Edición de #WeirdShots queda de la siguiente manera:

Ganador: THEY WILL ALL DIE IN SPACE de JAVIER CHILLÓN (España)

Segundo Clasificado: L’ENCENEDOR QUÀNTIC de PAU ESCRIBANO VALLS (España)

Tercer Clasificado: NADA S.A. de CAYE CASAS & ALBERT PINTÓ (España)

Enhorabuena a los autores. Vuestro trabajo es estupendo.

Estupendos también son el resto de cortos finalistas. Muchas gracias por haber participado a todos en nuestro humilde certamen.

Mil gracias!

Weird Shots: lista de cortos seleccionados

cartel-weirdshotsAnunciamos oficialmente la lista de cortos seleccionados para la Primera Edición de #WeirdShots, el certamen de cortometrajes de Weird Sci-Fi Show.

Primero de todo, queremos dar las gracias a todo aquel que nos ha enviado su cortometraje (casi unos 400 cortos hemos recibido) y que sepan que la selección ha sido dura. También queremos agradecer vuestra paciencia porque este certamen llega con una año de retraso debido a causas ajenas a nuestra voluntad. Muchas gracias de todo corazón.

Los cortos seleccionados que serán proyectados el próximo 2 de febrero en el Cine Rívoli de Palma de Mallorca son:

L’ENCENEDOR QUÀNTIC de PAU ESCRIBANO VALLS (España)

NADA S.A. de CAYE CASAS & ALBERT PINTÓ (España)

THEY WILL ALL DIE IN SPACE de JAVIER CHILLÓN (España)

ALCACHOFAS PIRAÑA DEL ABISMO PREHISTÓRICO de JAVIER LOZANO (España)

INTERIOR. FAMÍLIA. De GERARD QUINTO & DAVID TORRAS (España)

THALION LTD. de DIEGO ARJONA (España)

RESTART de OLGA OSORIO (España)

BENDITO MACHINE V – PULL THE TRIGGER de JOSSIE MALIS (España)

C.T.R.L de MARIANA CONDE (Reino Unido)

THE STOMACH de BEN STEINER (Reino Unido)

GOLCONDA  de MANUEL MARIA ALMEREYDA PERRONE (Francia)

ORIPEAUX de SONIA GERBEAUD & MATHIAS DE PANAFIEU (Francia)

FRANK ET STAN de BALMER FRED (Francia)

THE BLACK BEAR de MÉRYL FORTUNAT-ROSSI & XAVIER SERON (Bélgica/Francia)

cartel

Dentro del Laberinto, la #WeirdSession

“Ojalá vinieran los goblins y se te llevaran ahora mismo!”

15109536_1896815633872696_7994666147657793803_n

Cuesta creer que el legado cinematográfico de Jim Henson, ahora convertido en objeto de culto, fuera en su momento un estrepitoso fracaso comercial y alejara al creador de los Teleñecos y Barrio Sésamo del mundillo del cine agotando también su delicada salud. Tanto Cristal Oscuro (1982) como Dentro del Laberinto (1986) son dos rara avis del panorama mainstream ochentero, pero que el formato doméstico y el siempre fiable dependiente del vídeo club las puso en su lugar y en el corazoncito de sus legiones de fans.

Dentro del Laberinto venía precedida por Cristal Oscuro, una peculiar cinta a la que el paso de los años le ha sentado de maravilla y que tiene una particularidad: todos los personajes son marionetas. Colaborando con Henson estaba su buen amigo Frank Oz (para más señas, la persona tras la voz y la “vida” del Maestro Yoda), quien para el nuevo proyecto se trajo consigo nada más y nada menos que al mismísimo George Lucas que haría las veces de asesor y productor ejecutivo (de “prestigio” me atrevería a añadir).

15326564_1900780963476163_5913439037719691900_n

Dentro del Laberinto pretendía dar un paso más respecto a Cristal Oscuro. Pese a que estaba pensada en un inicio a estar también interpretada por muppets, se quiso que éstos interactuaran con actores de verdad. Para ello contaron con una jovencísima y preciosa Jennifer Connelly (tras desechar a Helena Bohan Carter) y a una importante figura del pop/rock: el mismísimo Duque Blanco, el gran David Bowie.

tumblr_lqtrti6odn1qbe9d4o1_500

La idea de la película partía de una de las ilustraciones del artista conceptual Brian Froud, que también trabajara en Cristal Oscuro. Este dibujo mostraba a un niño, Toby Froud (hijo del ilustrador), rodeado de muchísimos duendes. La cosa no se quedó ahí, sino que Froud realizó un sin fin de diseños que ayudaron al ex-Monty Python Terry Jones a conformar el primer esbozo de guión de la nueva película. Un libreto que, por diversas razones, fue reescrito varias veces sobre todo por la incapacidad de los medios de la época para trasladarlo de forma coherente y digna a la pantalla.

labyrinth_movie_image_jennifer_connelly

La historia de Dentro del Laberinto nos cuenta como Sarah, una pre-adolescente egoísta y  ensimismada con su propio mundo de fantasía, se embarca en la búsqueda de su pequeño hermanastro secuestrado por Jareth, el Rey de los Goblins. Lo que en un principio parece una historia de aventuras se acabará convirtiendo en una suerte de fábula con moraleja final: hacerse mayor implica tomar decisiones y cómo sobrevaloramos nuestras pertenencias materiales cuando lo verdaderamente importante es estar a gusto con nosotros mismos y con nuestros seres queridos. Para mostrárnoslo, Henson no esconde sus influencias. De hecho, en el cuarto de Sarah vemos ejemplares de El Mago de Oz, de Alicia en el País de las Maravillas e incluso uno de Donde Viven los Monstruos de Maurice Sendak, a quien Henson menciona en los agradecimientos finales.

0ce7aa049037d6bc814e1601afedd442

Acompañando a Sarah en su viaje encontraremos a personajes variopintos que con sus carencias y sus virtudes complementaran a la joven. El primer compañero será Hoggle. Huraño, perdedor y cobarde, pero con pequeños destellos de héroe refleja la influencia más clara de El Mago de Oz: Hoggle carece de valor y de auto-estima hasta que su encuentro con Sarah le enseña a valorarse y quererse a sí mismo. Dentro del disfraz de Hoggle había una chica de pequeña estatura y su máscara tenía hasta dieciocho motores que se controlaban por control remoto. Visto actualmente, más de uno se queda boquiabierto ante tal prodigio. Eco del guión original de Terry Jones es sin duda alguna Sir Didymus, un pequeño perro caballero andante, reflejo de la caballería clásica. Galante, refinado y valiente en exceso es incluso un insensato. Siempre acompañado por su fiel corcel Ambrosius. Y cerrando el grupo encontraríamos a Ludo, una especie de Chewbacca bestial pero dulce y tímido a la vez.

labyrinth_04-7d6c49d6f47e

Para interpretar a Jareth, el Rey de los Goblins se pensó en una estrella de la música pop/rock del momento aunque en un principio Jareth iba a ser una marioneta más. Se pensó en Sting y en Michael Jackson, pero finalmente el papel recaería en David Bowie. Un Bowie que está genial en su rol y que se entusiasmó e implicó tanto en el proyecto que, además de componer cinco temas para la banda sonora, incluso costeó dos de los vídeo clips promocionales de la película. Es probable que algunos recuerden sus tacones, sus mallas y su pelazo como una representación del aspecto más hortera de los ochenta, pero es sin duda su estética la que caló hondo en el personaje y siga treinta años después recordado y querido por los fans. Y si hablamos de las canciones, quién no se lanza a bailar en cuanto escucha el Magic Dance?

Hablamos de un film de 1986 y en aquel momento lo que ahora conocemos como CGI estaba dando sus primeros pasitos. Un año después del primer efecto realizado enteramente por ordenador, es decir, el caballero de la vidriera de (un también clásico incomprendido e infravalorado en su momento) El Secreto de la Pirámide (1985), veríamos en los títulos de crédito de Dentro del Laberinto una lechuza hecha por ordenador. El resto de los efectos de la peli son totalmente artesanales. De hecho, esta cinta es una de las cimas en lo que se refiere al uso de muppets, disfraces y animatrónica. Un ejemplo de ellos es una de las escenas más representativas del film: la escena del Magic Dance. Una escena pensada en inicio para veinte marionetistas (entre los cuales se encontraba Brian Henson, hijo de Jim Henson) y que acabaría con cincuenta profesionales realizando un verdadero prodigio visual. En muchos sentidos, es un producto muy cuidado y ese aire de cuento de hadas le confiere un toque de atemporalidad que la hace disfrutable 100% hoy día.

Es por ello que nos llena de orgullo poder incorporar este clásico título a nuestro ciclo de Weird Sessions. El próximo 29 de diciembre a las 20:30h podremos revivir las aventuras de Sarah, Hoggle, Didymus, Ludo y todos los goblins en el cine con más solera de Palma de Mallorca, es decir, en el Cine Rívoli. Volvemos a colaborar con la buena gente de Youfeelm para poder ofreceros otro gran clásico de esa mágica década de los Ochenta. Y esperamos llenar la sala como de costumbre para que el evento sea toda una fiesta. O no es así como se disfruta más de una película?

Dentro del Laberinto el próximo jueves 29 de diciembre a las 20:30h en el Cine Rívoli. Y por sólo cinco euros! Podéis adquirir vuestras localidades en la web de Youfeelm, es decir, aquí.

#WeirdSession de La Princesa Prometida a la vista!!!

brideNo estamos seguros de si se fueron alguna vez, pero los ochenta han vuelto y vienen para quedarse. La música, la moda o la televisión con productos como la magnífica serie Stranger Things (la sensación de este verano) certifican tal afirmación. Hace ya un tiempo que Nacho Cerdà y su Phenomena Experience (tanto con sus puntuales eventos en Madrid y Barcelona o con su maravilloso Templo del Séptimo Arte que se encuentra en la Ciudad Condal) resucitaron en nuestro país este revival ochentero con sus grandes pases dobles y triples de blockbusters que llenaron las estanterías de los videoclubes. En nuestra pequeña ciudad, Palma de Mallorca, y a un nivel mucho más humilde, los chicos de Weird Sci-Fi Show (esa comunidad de fans del cine fantástico, terror y serie b que mamaron en su infancia y adolescencia, es decir, nosotros) nos han ofrecido agradables veladas nostálgicas en el (también maravilloso) Cine Rívoli. Películas como Regreso al Futuro, la Cosa de John Carpeter, los Goonies o La Historia Interminable han pasado recientemente por la increíble (y recién renovada) Sala Uno de ese pedacito de nuestra historia local que es dicho cine.

776311b7-30e7-4be7-9f7e-5034e330447d

El próximo jueves 20 de octubre Weird Sci-Fi Show (en colaboración con la plataforma de cine bajo demanda Youfeelm) vuelve a la carga y nos trae al Rívoli una de esas cintas que forman parte de la memoria colectiva de todo aquel o aquella que creciera en la mágica década de los ochenta. Nos referimos a La Princesa Prometida de Rob Reiner (realizador de otros títulos enormes, interesantes y muy recomendables como la emotiva Cuenta Conmigo o Cuando Harry encontró a Sally).

princess-bride-prepare-to-die-poster-t-shirt-lFracaso de taquilla en su momento, el paso del tiempo y el formato doméstico han convertido la historia de amor entre Buttercup (la bellísima Robin Wright) y Westley (Cary Elwes) en una película de culto muy querida por sus fans. No en vano, frases como ese “me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir” pronunciadas por (el ahora televisivo) Mandy Patinkin siguen provocando sonrisas, protagonizando memes o estampando camisetas.

Película que combina el cine de aventuras tradicional con la fantasía más enternecedora es una cinta ideal para el público de todas las edades. Amor, piratas y magníficos duelos de espadachines coreografiados por Bob Anderson, responsable también de los combates en El Señor de los Anillos y Star Wars. Banda sonora firmada por Mark Knopfler (su tema Storybook Love estuvo nominado en 1988 en la categoría de Mejor Canción Original en los Oscar). Un plantel de actores estupendo donde podemos encontrar, además de a los citados anteriormente, a Chris Sarandon, Peter Falk, Fred Savage, Billy Cristal o al (ya fallecido) famoso luchador de wrestling André, el gigante. Muchas razones hay para revisitar este clásico en pantalla grande.

118

Solamente habrá un único pase. No dejéis escapar la oportunidad de disfrutar de esta gran historia en la renovada Sala Uno del Cine Rívoli con esas butacas de última generación, tan bonitas como cómodas, el próximo jueves 20 de octubre a las 20:30h. Las entradas están a disposición de todo aquel que esté interesado en la web de la plataforma Youfeelm por sólo CINCO EUROS

http://www.youfeelm.com/titulo/la-princesa-prometida-cines-rivoli-palma-mallorca

Recordad además que con vuestra entrada tenéis tres horas gratis de parking y que previamente a la proyección haremos el sorteo de varios premios!!!

briee

Charlas Palma 80’s Café: Gremlins (1984) de Joe Dante

14291656_1856438791243714_516599105642650439_n

Cuando un servidor se para a pensar en Gremlins de Joe Dante la primera palabra que le viene a la cabeza es (¿cómo no?) nostalgia. Nostalgia por la fiesta que suponía ir al cine un sábado por la tarde acompañados mi hermano y yo por mi padre. La magia que nos envolvía en la sala sentados frente a una gran pantalla (posiblemente existían televisores de más 50 pulgadas, pero no los teníamos en el salón de casa) con una película de la que, con suerte, sabíamos poco.

Decir que Gremlins es un referente del cine comercial de los ochenta es quedarse corto a mi parecer. Gremlins es un icono, es cultura pop. Está tan enraizada en nuestra memoria colectiva que incluso actualmente se siguen haciendo promos o anuncios con estos bichejos (o su contrapartida benigna) como protagonistas.

14264802_1851499025071024_3136530773916413181_nAdemás de blockbuster de cabecera, la película del director de Piraña o Aullidos (tan buenas como recomendables, como siempre desde el punto de vista de aquel que suscribe estas palabras) es una de las cintas más representativas de la productora Amblin o, lo que es lo mismo, de la faceta como productor del Rey Midas del cine comercial: Steven Spielberg. Éste siempre acompañado por otras dos grandes figuras del showbiz como son Frank Marshall y Kathleen Kennedy.

Y por otro lado, Gremlins es una película inclasificable donde las haya, ¿cierto? ¿Es una comedia? ¿Es una película de aventuras? ¿Es un film de terror? ¿Es para niños? Es muy probable que el encanto que tiene la cinta se deba a ello y a su toque de atemporal fábula macabra, como aquellos cuentos tradicionales que nos llegaron con formas más suaves pero que en origen eran mucho más heavys.

14100467_1845019169052343_8050223856905564803_n

Pero como todo en este mundo, la entrañable y, a la vez, truculenta historia de cómo la pequeña localidad de Kingston Falls se ve asediada por el envite de una horda de pequeños y, por qué no decirlo, cabroncetes bichejos tiene un origen. Ahí se encuentra un tal Chris Columbus que para las fechas no era más que un aspirante muy lejos de la fama que alcanzaría posteriormente. Gremlins es un guión, un libreto de prueba cuya inspiración se encontraba en el ruidito que los roedores que cohabitaban con Columbus en su casa producían por las noches, que iba dejando de despacho en despacho hasta que éste lo encontró Spielberg buscando ideas para hacer un peli serie B con invasión extraterrestre incluida.

Aunque sus responsables lo desmentieran alguna vez, éstos Gremlins vienen de mucho más atrás. Al menos, hay otros Gremlins que aparecieron mucho antes que los de Dante y me refiero a aquellos que los pilotos de la Royal AirForce veían en las alas de sus cazas de combate durante la Guerra Mundial y a los que achacaban todos los fallos de sus aparatos. Algo así comenta el Sr. Futterman (ese inolvidable y carismático Dick Miller) en una de las escenas de la película, ¿no? El joven aviador y escritor llamado Roald Dahl (autor de, entre otras muchas y recomendables cosas, Matilda o Charlie y la fábrica de chocolate) recibió por aquel entonces el encargo de escribir un libro (para su posterior adaptación cinematográfica por parte de Disney) sobre estas criaturas. Proyecto que desestimó el estudio del ratón más famoso de la historia (con el permiso del Ratoncito Pérez) y que acabó en forma de cortos de animación de la Warner. Pero eso es otra historia para otro rato.

Lo que sí podemos añadir para acabar este inciso es que esta historia de criaturas de que sabotean aviones en pleno vuelo fue fuente de inspiración para Richard Matheson a la hora de escribir uno de los mejores episodios de la serie Twilight Zone de Rod Serling titulado Pesadilla a 20.000 pies dirigido por Richard Donner y protagonizado por William Shatner. Episodio del que se rodó una nueva versión en el homenaje que (también) Spielberg y John Landis realizaron en la primera mitad de los ochenta con esa película (ahora considerada como maldita) llamada aquí En los Límites de la Realidad (The Twilight Zone, the movie). Una película que recopilaba cuatro historias, tres adaptaciones de capítulos de la serie original más el inédito de Landis, y que cerraba la nueva versión de Pesadilla a 20.000 pies dirigida por George Miller (Mad Max) y protagonizada por un excelente John Lithgow. En ese proyecto también participó el que sería director de la peli que nos ocupa, Joe Dante, con It’s a Good Life. Segmento en el que vemos muchas de las características propias de este genial y particular director.

14067430_1845019162385677_4322209758260579512_n

Joe Dante, director formado y curtido en la factoría de Roger Corman. No sólo un técnico sino un auténtico cinéfilo, forma parte de esa generación de directores criados frente a un televisor en la década de los cincuenta. La caja tonta, fuente de toda la serie b del momento, de los cortos de animación de la Warner, de historias de alienígenas, de invasiones de insectos gigantes,… De todo aquello que nos enrolla y que al pequeño Joe también y que ha sabido reflejar perfectamente en toda su filmografía.

A Dante hoy le llamaríamos amigablemente “friki” porque en sus pelis podemos ver muchísimas referencias y guiños a toda esa cultura popular con la que creció y que ya hemos comentado. Como cinéfilo que es, vemos en muchas ocasiones a sus personajes disfrutando de la experiencia del cine ya sea en una tele o en una sala (de hecho, gran parte de su Matiné transcurre en un cine). Incluso alguna vez sus personajes o la trama rompen la cuarta pared y se interpelan miradas hacia el espectador, es decir, hacia nosotros. A pesar de ser muy versátil, encuentra en el fantástico un género que le va como un guante y plasma todo ese gusto que tiene por el cartoon, el humor negro y el slapstick. Pero si hay una constante en el cine de Dante, algo que podemos ver en todas y cada una de sus películas, es la participación de Dick Miller y, en menor medida, Robert Picardo. Dos de sus actores fetiche.

Aunque se dice que la primera opción para sentarse en la silla de director fue un jovencísimo Tim Burton, Spielberg pensó que el director (hasta el momento) del interesante corto Vincent estaba todavía muy verde y se decantó por Dante. De hecho, éste pensó que se trataba de una broma cuando le llegó el guión. No sólo eso, sino que se sintió en un apuro cuando tuvo que entrevistarse con el director de E.T. porque su primera peli era un exploit descarado de Tiburón. Spielberg no sólo le dijo que era fan de su Piraña y de su Aullidos (cartas de presentación del joven Dante) sino que eran magníficas películas.

14141667_1845019275718999_4585690011117181807_n

La pre-producción de Gremlins se alargó, lo que propició a Dante poder participar junto a su amigo John Landis en el proyecto de En los límites de la Realidad. Y lo que, en un principio, era una película serie B homenaje a todas aquellas películas de invasiones alienígenas de los años cincuenta se fue disparando de presupuesto. Razón por la cual se fue suavizando hasta convertirse en lo que todos vimos en cines. Cuanta más gente entre al cine a verla, más dinero se recuperará del proyecto, debió pensar ese joven Spielberg metido en la piel de un productor. Pese a la edulcoración del guión, la cinta lo pasó mal con la calificación para espectadores sacándose de la manga el director de Tiburón una nueva, la PG13, debido a que su Indiana Jones y el Templo Maldito adolecía de los mismo síntomas, es decir, era demasiado heavy para ser amable y demasiado amable para ser heavy. Ambas cintas inauguraron dicha calificación ese verano de 1984.

Pese a que la fama y el protagonismo se lo llevaron las criatura creadas por un grande de los efectos especiales llamado Chris Wallas, existe un casting. Un reparto del que hoy casi nadie se acuerda porque tanto los Mogwais como los Gremlins se lo comieron todo. Tampoco las carreras de Zach Galligan o Phoebe Cates pudieron levantar el vuelo muy lejos de estas criaturas. Lo cierto es que desde un principio se optó por un casting desconocido. Galligan interpretaría a Billy Peltzer, un joven responsable y anónimo de una pequeña comunidad americana (el típico “pringao”) cuya existencia la trastoca la irrupción de algo fantástico. ¿Cuántas veces hemos visto algo así en películas no sólo de la Amblin sino de la década de los ochenta? Dicen que se disputó el papel con Emilio Estévez y Judd Nelson, pero que la química que desprendía con su partenair, Phoebe Cates, hizo que tanto Spielberg como el estudio se decantaran por la elección de ambos. Aunque hay que decir que la elección de Cates (que por otro lado está adorable en todo el metraje) fue más polémica por la participación de ésta en comedias subidas de tono tipo Porky’s, famosas por esos inocentes e inocuos desnudos.

14364829_1856172891270304_3364672321880178022_n

Otra cara, más conocida, que podemos ver en Gremlins es la de Corey Feldman, el futuro Bocazas de los Goonies y todo un icono de los ochenta, en un pequeño y entrañable papel. Hoyt Axton como Randall Peltzer, inventor amateur cuyos inventos rara vez funcionaban bien. Sufriendo y testeando todo el catálogo de productos Peltzer tenemos a Frances Lee McCain como Lynn Peltzer que sólo un año después la volveríamos a ver como abuela de Marty McFly en Regreso al Futuro. Pero sin duda, siempre que pienso en Gremlins me acuerdo del Sr. Wing (no nombrado en toda la peli por su nombre) interpretado por Keye Luke (el Maestro del Pequeño Saltamontes más famoso de la tele y de su templo Shao Ling) y, por supuesto, del Sr. Futterman interpretado por el carismático Dick Miller y que convierte a su personaje en uno de los más queridos y divertidos de la peli.

Hemos mencionado antes a Chris Wallas (Humanoides del Abismo, En busca del Arca Perdida o La Mosca, por los cuales ganó un Óscar de la Academia) como responsable de los efectos especiales, del diseño de los Mogwais y Gremlins y responsable de que todos esos muppets y animatronics sean capaces de transmitir una sensación de realidad que no ha envejecido nada mal y que coloca a Gremlins como una de las cimas de los efectos artesanales (al menos en la opinión del que esto suscribe). Sin embargo, la idea primigenia de Spielberg era la de utilizar monos, monos tití, maquillados. Por supuesto, la práctica de la idea se fue al traste. A servidor le hace gracia que el Steven productor cayera (supongo que llevado por la idea de ahorro en el presupuesto de un proyecto que se disparaba de precio) en el mismo error en el que cayeron Zanuck y Brown cuando quisieron que el escualo protagonista de esa Obra Maestra llamada Tiburón (Jaws) fuera un tiburón amaestrado y no un tiburón mecánico.  El hombre es el único animal capaz de tropezar dos o tres veces con la misma piedra o incluso morir en el intento.

14068031_1845019285718998_1266312176819918930_n

¿Y qué decir de la música? Lo que fue una imposición en En los límites de la Realidad acabó siendo una de las más fructíferas relaciones profesionales y es que Jerry Goldsmith ha trabajado con Dante en muchos de sus filmes posteriores. Para la ocasión tiene un tema principal muy potente, su Gremlins Rag, pero también hay cabida para melodías más entrañables y emotivas como las que Gizmo tararea o el score final, por ejemplo.

Con motivo del treinta aniversario de la película, la revista Empire reunió a parte del equipo para una entrevista y otros medios plantaron su atención ante este clásico que cumplía una respetable edad. Tengo entendido que Columbus hizo una entrevista en la que hablaba de la nueva entrega/reboot/remake de Gremlins y se quejó de cómo su guión fue transformado. El guión original (que un servidor sepa) no ha salido nunca a la luz, pero sí una séptima reescritura del mismo que posee todavía esa mala leche y características de película de terror que tanto la Warner, Dante y Spielberg suavizaron para que la cinta llegara a más público que el aficionado al horror.

Uno de los cambios más significativos que sufrió el guión fue el de separar a Gizmo y a Stripe en dos personajes diferentes puesto que, en origen, eran el mismo. La idea era que el público se encariñara con Gizmo para que luego se transformara en Stripe traumatizando a más de un espectador. Se dice que Spielberg se negó en rotundo. Como también se negó a la muerte de este Gizmo/Stripe convirtiéndose en mariposa. ¿Qué narices debía tener, con todos mis respetos, Chris Columbus en la cabeza cuando pensó algo así? Otros cambios significativos tienen que ver con el tono y con la muerte de personajes. Por ejemplo, el Profesor Hanson (interpretado por Glynn Turman, a quien pudimos ver también en Super 8 de J. J. Abrams) moría con agujas clavadas en los ojos por el Gremlin al que pinchó antes para sacarle sangre. Los Futterman, a diferencia de la versión final, morían aplastados lentamente por la excavadora (esa Kentucky Harvester que nunca falla). Un grupo de Gremlins aparecería en un McDonnalds (aunque podemos ver un Burger King en la bucólica localidad de Kingston Falls) y se comerían a los clientes. Barney, el perro de Billy, también moría (¿pero Chris, no sabes que en las pelis de Spielberg los animales no mueren?). Y lo más fuerte está por llegar, Lynn Peltzer (esa aguerrida ama de casa que se cepilla a tres bichos en la cocina de su casa) moría decapitada y su cabeza se la lanzaban a Billy nada más llegar a casa. Estoy convencido que más de uno o una pagaría por ver una versión así.

14063867_1845019225719004_5744096386849924260_n

Otros cambios en la película los podemos ver en toda esa subtrama homenaje a la figura de Frank Capra que, aunque no aporta mucho a la historia, contribuye a hacer un poco más creíble el pueblo y sus gentes. A imagen y semejanza que en Qué bello es vivir (que aparece en un pequeño televisor de la cocina de los Peltzer), en Gremlins hay una pequeña historia de especulación inmobiliaria por parte del banco local y de la Sra. Deagle (que nos podría recordar al malvado Sr. Potter que tanto le hizo la vida imposible a George Bailey de la cinta de Capra). El nombre de Kingston Falls ya nos evoca al Bedford Falls de Capra. Tomaría un poco más protagonismo el personaje de Gerald, interpretado por otra cara conocida de los 80 como es Judge Reinhold (el detective Rosewood de la también famosa SúperDetective en Hollywood), que sería la voz de ese macabro relato que finalmente protagonizó Phoebe Cates acerca de lo peor que le pasó en su vida y que ocurrió en Navidad: la muerte de su padre. Por cierto, el estudio no quería esta escena pero Dante, con la ayuda de Spielberg, logró meterla en el montaje final. Otros homenajes un poco más rebuscados a Capra que podemos encontrar son la proyección de Hemo, the magnifient (1957) en el colegio o el retrato de Edward Arnold en la mesa de la Sra. Deagle.

Y si hablamos de homenajes y guiños, hay muchos más. Nada más empezar la película vemos el logo antiguo de la Warner que Dante pidió expresamente. Y cuando vemos por primera vez Kingston Falls hay un cartel enorme publicitando al programa de radio más popular del pueblo, el de Rock’n Ricky Rialto con la tipografía y caricaturizado como Indiana Jones. Otros easter eggs relacionados con el mundo Amblin son las referencias a E.T., un peluche y un “teléfono, mi casa” aparecen por ahí. Incluso Spielberg no pudo resistirse a hacer un cameo en la convención de inventores (aparece en una especie de bicicleta). Esa convención tiene miga porque también aparecen Jerry Goldsmith, Robbie el Robot de Planeta Prohibido y la máquina del tiempo de El tiempo en sus manos que, además, desaparece para el asombro de los allí presentes. Cameos como los de Chuck Jones y Kenneth Tobey y otras referencias mucho más directas como la película Indianapolis, La invasión de los ladrones de cuerpos (con las vainas abriéndose justo antes de ver lo mismo con los capullos donde los mogwais sufren su metamorfosis en gremlins), la inclusión del primer film de animación Blancanieves o esa motosierra amarilla con la que Stripe ataca a Billy.  Además, en el cuarto de Billy vemos cómics y pósters de películas y serie como (¿otra vez?) The Twilight Zone. Como curiosidad, aunque parezca un pueblo de verdad Kingston Falls es un set de los estudios Universal llamado CourtHouse Square donde se rodó el episodio piloto de la ya mencionada Twilight Zone y Regreso al Futuro, es decir, Kingston Falls es Hill Valley. Lamentablemente se quemó en 2008 y sólo queda el edificio del ayuntamiento.

14117762_1847863735434553_8790025720976761906_n

Es evidente que, si estamos escribiendo de la película más de treinta años después de su estreno, Gremlins fue todo un éxito de taquilla. No sólo eso sino que muchos de nosotros nos quedamos estupefactos con ella. ¿Quién no quiso tener a un Mogwai como mascota? De sus once millones de dólares de presupuesto se generaron unos ciento cincuenta millones llegando a ser la cuarta película más taquillera del 84. Un año muy prolífico en lo que a grandes pelis se refiere porque fue el año de Cazafantasmas (ambas se estrenaron el mismo fin de semana de junio de 1984), Súper Detective en Hollywood, Foot Loose, Karate Kid, Indiana Jones y el Templo Maldito, Terminator, La historia interminable,… Lo dicho, una buena cosecha.

El pasado viernes 16 de septiembre y dentro de nuestro ciclo de charlas nostálgicas de pelis en la cafetería más retro de Palma de Mallorca, Palma 80’s Café, dedicamos más de hora y media para charlar de esta cinta que todavía nos fascina. Como todas las charlas que venimos haciendo desde 2014 en el Ochentas, éstas son charlas de fan a fan. Dirigida y conducida por José Manuel Sarabia (creador, director y administrador de Weird Sci-Fi Show y autor de estas palabras), se comentaron detalles, curiosidades, anécdotas y escenas de la peli además del tradicional concurso de preguntas y sorteos de premios cedidos para la ocasión por El Món d’en Kaito Videojocs y Oyachu Creations. Os dejamos un video extracto de la charla:

14291746_1855474328006827_8051650247019151835_n14329292_857558927707940_1608885304_o

Os esperamos en próximas citas!!!

14322365_1856439211243672_4160014190138017687_n

Marshal Law: Miedo y Asco

“Marshal Law todavía es mi cómic favorito de todos los tiempos”

(Mark Millar)

marshal LawActualmente es normal encontrar en el mercado obras irreverentes, atrevidas y provocadoras que hacen uso de la exageración como vehículo conductor de sus historias y cuyos máximos exponentes son autores como Mark Millar o Garth Ennis entre muchos otros (además de sus imitadores). Éstos son cómics donde se hace mofa de cualquier género (principalmente del de los tipos superpoderosos en pijama)  en un intento de reinventar (o darle otra vuelta de tuerca a) la fórmula y conseguir un súper-ventas. Hace treinta años era difícil encontrarnos en dicha tesitura y es en ese marco donde nació Marshal Law.

Marshal Law fue creado por el guionista Pat Mills y el dibujante Kevin O’Neill en 1.987 y publicado bajo el sello Epic de Marvel. De esta forma se permitía a los autores mantener los derechos de los personajes. Pat Mills (Slaine) es un veterano guionista de origen británico curtido en el mundo del cómic en el seno de la revista 2000 AD, una publicación que él mismo crearía. Bajo el manto de la mismísima 2000 AD, el dibujante Kevin O’Neill (The League of Extraordinary Gentlemen) sorprendería al fandom con su peculiar, grotesco y delirante grafismo.

Interior_marshal_law_miedo_y_asco_4En un futuro no muy lejano, la gran urbe californiana de San Futuro (anteriormente San Francisco), metrópoli  que nació de las cenizas del siempre temido gran terremoto de la falla de San Andrés, acoge la vuelta de los llamados súper-héroes tras finalizar el conflicto bélico en el Canal de Panamá, un lugar llamado La Zona donde hombres genéticamente alterados en laboratorios clandestinos lucharon en nombre de los Estados Unidos de América. Estos metahumanos, carentes de todo sentido del honor y la justicia,  escupen en el respeto por la vida del prójimo. Son demasiados perros rabiosos que se organizan y se dedican a matar, a robar y a violar a todo aquel que consideren indigno de aparecer en su campo visual. Sin embargo, no todos los veteranos de la Zona son del mismo palo, Marshal Law combatió en el frente y es ahora un híper-violento cazador de súper-humanos que patrulla las ruinas de la gran ciudad y que no duda un ápice en hacer uso de los métodos más expeditivos para acabar con lo que él considera una enfermedad.

Marshall_Law_numerocero580x285Paralelamente, la aparición de un asesino en serie al que llaman El Durmiente y que se dedica a violar a jóvenes disfrazadas como Celeste, una de las metahumanas más célebres de la ciudad, convierte, a ojos de Marshal, al Coronel Caine, más conocido como Espíritu Público, en su principal sospechoso. De cara a la galería, Caine representa a la perfección el máximo exponente del Bien, la Justicia y el Sueño Americano escondiendo en la trastienda de su psique a un enfermo adicto a las drogas y con un insaciable apetito sexual. Como podéis ver, todo un “angelito”.

marshal-law-2Marshal Law es la mejor manera de hacer un cómic de súper héroes utilizando la complicidad del aficionado para desmontarlo, destrozarlo y ridiculizarlo. Su guionista Pat Mills odia a los súper-héroes y aprovecha a su personaje para ponerlos en ridículo.  El estilo de Kevin O’Neill destila la perversidad necesaria para que la máquina funcione perfectamente. A lo largo de su carrera, Marshal Law ha ido destrozando a los grandes mitos (iconos) del género como Superman, Batman o el Capitán América mostrando siempre un odio y una mala baba poco corrientes en el cómic americano de la época. El mundo de Marshal Law está repleto de enfermos, sádicos, violadores y variopintos elementos con patologías homicidas que convierten lo anormal en norma y se burlan descaradamente de los tópicos y clichés del género. La exageración y el exceso funcionan de tal manera que nos encontramos ante una obra divertida e ingeniosa que se convierte en un perfecto manifiesto anti-súper-héroes y anti-maimstream de lo más delirante. Sobra decir que no debemos tomarnos en serio esta arma de provocación y exacerbación de la violencia (tanto verbal como física y moral).

Esta primera aventura de Marshal Law la podemos encontrar en el primer volumen (de tres) que ECC Ediciones publicó no hace mucho y es el fruto de la disección por parte de la editorial patria del Marshal Law The Deluxe Edition que publicó DC Comis algo antes. Un increíble tomo cartoné de mayor tamaño que el comic-book tradicional que es una auténtica joya y que podéis encontrar por cuatro duros en tiendas online. Es una pena que la editorial de nuestro país haya realizado tal experimento con el bueno de Marshal (como si no le hubieran bastado los experimentos genéticos en los laboratorios clandestinos que lo llevaron a librar batallas por su gobierno).

arex47_04Sin embargo, no es la primera vez que Marshal Law aterriza en nuestro país. En 1.991 Cómics Fórum lanzó una colección llamada Epic Presents en la cual se publicaron los seis números de la miniserie que recopila el tomo del que hablamos.

Ésta es una buena oportunidad para conocer un cómic que podría considerarse como precursor, como el germen, de grandes clásicos súper-ventas posteriores como The Authority o The Boys. Si nunca has visitado San Futuro, ésta es una buena época del año para acercarte: buen clima, buena comida basura y cientos de metahumanos dispuestos a arrancarte la cabeza por el contenido de tu cartera.

Freakland Fanzine… Mucho más que un referente!

howardHoward Un nuevo héroe (1986) tiene el honor de ser la primera adaptación a la pantalla grande de un personaje de la Marvel Comics. No sólo eso, sino que el gran George Lucas y la Universal invirtieron tiempo, dinero y esperanzas en un producto que, en su momento, resultó fallido. Digo en su momento porque, siempre con la perspectiva y la nostalgia de por medio, la cinta dirigida por Willard Huyck ha alcanzado actualmente el status de película de culto. Creado por un grande entre grandes, Steve Gerber, Howard el Pato comenzó siendo un secundario de la serie Adventure into Fear normalmente protagonizada por otro personaje secundario (al que siempre se le ha tachado de mero exploit de La Cosa del Pantano de DC) llamado Man-Thing (cuya mejor etapa escribió Gerber). Howard era la voz crítica de Gerber y normalmente ponía el dedo sobre la llaga en aquellos temas de índole social que el autor denunciaba desde las viñetas. Sobra decir que su adaptación cinematográfica aparcaba todo ese rollo de denuncia social para acabar siendo una entretenida cinta de aventuras, con un poquito de sci-fi de por medio, en la que nuestro protagonista, residente en una dimensión paralela muy parecida a la nuestra donde los palmípedos acabaron siendo la especie predominante, llega a nuestro mundo a partir de un experimento fallido con un láser.

Considerada por algunos como un pestiño, he de confesar que siempre he sentido fascinación por Howard Un nuevo héroe. Una de las razones principales es que está protagonizada por uno de mis amores de juventud: la siempre sexy y guapa Lea Thompson (la madre de Marty McFly, Lorraine, en Regreso al Futuro). Mi afición por las historias inter-dimensionales con realidades paralelas es otro motivo. Pero quizá la razón de peso es Howard. El diseño del protagonista patuno es tan realista y está tan bien realizado que siempre me ha gustado mucho. En definitiva, es una película que ya me agradó en su momento y que cada cierto tiempo revisito. Además, la peli me descubrió al personaje de cómic ( lo poco que hay está muy mal editado en España y el grueso de sus aventuras sigue inédito).

freakland cover01
He aquí la prueba del delito!

Esta fascinación por Howard me metió en un lío embarazoso (otro más dirán algunos). Allá por marzo de 2014 Weird Sci-Fi Show era otro rollo. Ni siquiera se llamaba como ahora y no existían ni las charlas en Palma 80’s ni las #WeirdSessions. WSFS era una pequeña página (aún lo es) en el feudo de Mark Fuckerberg que intentaba hacerse hueco en el sórdido y duro mundillo de las FanPages y las redes sociales. Eran tiempos en los que un servidor le echaba horas y horas a arañar likes y hacía fotomontajes cutres para la imagen de portada de la página de FB. Éstos consistían en pegar el antiguo logo (creado por un servidor con los escasos recursos de los que disponía) sobre una imagen chula (a mi parecer, claro). Una de esas imágenes era la del póster de la peli del amigo Howard. Una vez localizada la imagen era cuestión de echarle diez minutos de PhotoShop y andando que es gerundio. La fortuna es impredecible y lo que en un primer momento parecía estar del lado negativo acabó posicionándose en el lado bueno. Resulta que la imagen que tomé prestada para mis experimentos era la imagen de alguien que ya tuvo la misma idea que yo mucho antes. La imagen que un servidor perpetró (de la manera más burda) era la portada del primer número de Freakland Fanzine. Por supuesto, la imagen duró menos que un pastelito en la puerta de un colegio y la retiré (con sus debidas disculpas). Toda esta historia introductoria me llevó a conocer (de momento desde la distancia pero es algo a lo que quiero poner remedio) a alguien a quien admiro y aprecio: Robert Ramos Cata.

02Robert es profeta en su tierra, Lloret de Mar (Girona), y es el creador de Freakland Fanzine, una publicación aperiódica (que él llama fanzine pero que os aseguro que tiene una calidad más que profesional) hecha por y para amantes y nostálgicos del cine de los ochenta donde la pasión por el séptimo arte y el género fantástico te llega a emocionar y embriagar mientras vas pasando cada una de sus páginas. En su interior encontramos artículos de gran calidad y entrevistas a grandes (muy grandes) como Caroline Munro o a Ruggero Deodato entre otras. Freakland Fanzine es una reunión de amigos con intereses comunes y con la única ambición de compartir su afición y pasar un rato agradable. Una auténtica gozada, vamos.

critterPero Freakland no es sólo su “fanzine”. Freakland es mucho más. Freakland tiene toda una gama de productos increíbles como sus props y esculturas de personajes míticos de la dorada década de los ochenta. Todos hemos visto y babeado frente al monitor de nuestro ordenador (o la pantalla de nuestro Smartphone) ante sus Critters. Como absoluto fan de esos cabroncetes con espinas, tengo en un lugar de honor de mi Sancta Sanctorum a un par de ellos. Pero no sólo de Critters vive Freakland. Otras figuras como su Ghoulie, su busto/homenaje a John Carpenter, su Bad Taste o una de las protas de Demons (así como la máscara) son impresionantes. Pero para impresionar (pero de verdad) están su descomunal graboide de la peli Temblores o su homenaje a H.G. Giger que son para quitarse el sombrero.

fest2011No se vayan todavía porque aún hay más!!! FreakLand, con Robert como co-creador y director, llevó a su tierra Festerror, el Festival de Terror y Cine Fantástico de Lloret de Mar, celebrando varias ediciones que a más de uno (incluido un servidor) ponen la piel de gallina. En su edición de 2014 se trajeron del brazo a la encantadora y bellísima Caroline Munro y a Salvador Sainz, atrecista de ese film de culto llamado La Grieta de Juan Piquer Simón. Pero es que en su edición de 2011 juntaron a tres grandes: Lamberto Bava, Sergio Stivaletti y Bobby Rhodes! Lo dicho, la piel de gallina… Freakland también ha colaborado también en las dos últimas ediciones de la CutreCon en Madrid con sendas exposiciones. La última de ellas dedicada a la Cannon Films llamada Cineastas por accidente para la cual crearon dos extraordinarias piezas a propósito: el He-Man de la película Masters de Universo y el increíble marciano creado por Stan Winston para Invaders form Mars de Tobe Hooper.

Recién salidos del taller los Weird Rockets que se llevarán los ganadores de las principales categorías del Weird Shots!
Recién salidos del taller los Weird Rockets que se llevarán los ganadores de las principales categorías del Weird Shots!

En definitiva, Freakland no es que mole mucho, mola muchísimo. Siempre que anuncian nuevo proyecto, a un servidor le asalta la envidia sana. Y no sólo eso, sino que Robert es un tipo muy majo, muy cercano, al que (tengo que poner remedio eso de no conocerle en persona) admiro, respeto y aprecio. Un brother, como él diría. Hace unos meses, cuando le comenté y me asesoró acerca de nuestro festival de cortos, le pedí si Freakland podría hacernos los trofeos para las principales categorías. Pues dicho y hecho!  Aquí a la derecha podéis ver los Weird Rockets que Freakland nos ha realizado y que los ganadores de las principales categorías de Weird Shots podrán lucir en sus casitas. Es un trabajo increíble. Lucen magníficamente como no podría ser de otra forma estando Freakland y Robert metidos por medio.

La verdad es que de mayor yo quiero ser como Robert! Un fuerte abrazo, bro y a seguir luchando!!!

Podéis encontrar más info sobre Freakland en su web http://www.freaklandshop.com y en su perfil de Facebook .

slugs critter_eggs Ghoulie giger badtaste 01

#WeirdSession de Los Goonies en Cine Rívoli

01 Goonies

Decir que Los Goonies (1985) es un clásico de los ochenta o una película mítica de nuestra infancia es quedarse corto. La cinta dirigida por Richard Donner es una de esos filmes que marcaron a toda una generación. Si creciste en la mágica década del blockbuster es más que seguro que disfrutaste con las aventuras de la joven pandilla de los muelles de Goon. No sólo nos encontramos con uno de esos grandes trabajos del showbiz sino que el factor nostalgia, muy vigente en los tiempos en los que vivimos, ha propiciado su mitificación e, incluso, deificación. Una película muy cuidada en muchos aspectos y que ha envejecido espléndidamente.

Uno de los mejores aciertos y sin duda alguna el punto fuerte de Los Goonies es la construcción de sus personajes, una panda de chavales que durante un fin de semana lluvioso viven la mayor aventura de sus vidas. Es fácil identificarse con cualquiera de ellos porque cada uno es fiel reflejo de las cualidades, virtudes y valores arquetípicos de cualquier persona. Tenemos por una parte a un líder, a un hermano fuerte y protector o a un chico cobarde pero de buen corazón entre cada uno de los protagonistas y es fácil verse reflejado en cualquiera de ellos. Un reparto coral donde encontramos caras conocidas como las de Sean Austin (el posterior Sam de El Señor de los Anillos), Corey Feldman (un mítico del cine ochentero que veríamos en Gremlins, Jóvenes Ocultos o Cuenta conmigo entre otras muchas) o al oscarizado Josh Brolin (No es país para viejos) pero sin dejar de lado a Jonathan Ke Quan (Data en los Goonies y Tapón en el Templo Maldito), Joe Pantoliano (Matrix), Robert Davi (007 Licencia para matar), Jeff Cohen, Kerri Green, Martha Plimpton o Anne Ramsey (la mamma Fratelli que abofeteaba de verdad a sus “pequeños”). Mención aparte merece el personaje de Slot, aquel grandullón desfigurado que se ganó el cariño de todos los fans y que fue magistralmente interpretado por el fallecido John Matuszak.

Partiendo de una idea original del gran mago de mainstream ochentero, Steven Spielberg (con la ayuda de un joven Chris Columbus con quien ya había colaborado en Gremlins), en el plano técnico tenemos a un eficiente y perfeccionista Richard Donner. Un realizador que tiene en su haber grandes clásicos como La Profecía, Superman o toda la saga de Arma letal. Un gran técnico, un artesano cinematográfico, que otorga un aire de atemporalidad a todos sus proyectos. Una elección ideal por parte del director de Tiburón para llevar a cabo esta especie de aventura a lo Indiana Jones pero para niños. Más que probable que de haberse encontrado en otro momento artístico de su vida, Spielberg se hubiera puesto tras la cámara (aunque está documentado que estuvo supervisando el rodaje muy de cerca y que dirigió dos escenas como mínimo – la escena de las tuberías y la escena del pozo de los deseos). Y es que el sello Spielberg o Amblin está muy marcado en esta película.

youfeelm-logo-color-rgb-color-bien

Es por ello que nos congratulamos en anunciar que hemos podido incorporar este título en nuestro ciclo de Weird Sessions que venimos realizando en ese Templo del Cine llamado Cine Rívoli en Palma de Mallorca. A diferencia de otras sesiones que hemos hecho, en esta hemos unido fuerzas con las buenas gentes de YouFeelm, una innovadora plataforma de proyección de cine bajo demanda en salas a nivel nacional. Es por ello que esta vez necesitamos del compromiso de todos aquellos interesados en volver a revivir Los Goonies en pantalla grande y las entradas se deben pre-reservar en su web. Es imprescindible cubrir un quorum mínimo para poder llevar a cabo la proyección.

Podéis pre-reservar vuestras entradas en el siguiente enlace:

YouFeelm/#WeirdSessionGoonies

No dejéis escapar esta nueva oportunidad de revivir vuestras infancias en pantalla grande.

Os esperamos!

Verano Rojo – Campaña Crowdfunding

10421642_840291046100475_5424905761880655665_nVERANO ROJO es el largometraje low cost de Terror del subgénero “Slasher” de nuestro amigo Charly Jofre. Con esta película rinde homenaje a un subgénero por el que el colega siente pasión.

VERANO ROJO es una realidad, la película ya está rodada, ahora mismo se encuentra en pleno proceso de postproducción.

El Teaser Trailer de VERANO ROJO fue presentado en el Nocturna Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid en 2015 y también en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges en 2015.

Ahora puedes ayudar a conseguir que podamos verla en los cines. Hazte mecenas de Verano Rojo y llévate fantásticas recompensas (DVD, camiseta, gorra, BSO…). Con las aportaciones se podrán completar los procesos vitales como la postproducción, en donde se podrán añadir los efectos especiales y sonoros para que tenga el mejor acabado con la máxima calidad.

Más info aquí.

Síguelos también en Facebook.

El día que Peter Parker conoció a los Go-Go Boys: el Spider-Man de la Cannon

Spider-Man

Conocíamos ayer el aspecto del nuevo Spider-Man en Civil War, la tercera entrega de las aventuras del Capitán América. Puede gustarnos más o menos pero la buena noticia podría ser que por fin se incorpora al Hombre Araña al nuevo Universo Marvel cinematográfico después del reboot del personaje y sus catastróficos resultados. Sin embargo, nuestro trepamuros favorito ha tenido más de un desencuentro con el Séptimo Arte (incluso con su prima la pantalla pequeña). Uno de los episodios más curiosos es el que sufrió en los ochenta.

spider-man-cannon-IEl éxito de Superman de Richard Donner desató un boom por el cine de superhéroes que acabó con una pila de proyectos cinematográficos que nunca se realizaron por diversas razones, siempre estando a la cabeza las limitaciones en el presupuesto y los efectos especiales. Sin embargo, tras la buena acogida por parte de crítica y público de esa obra maestra hecha cine de las aventuras del Hombre de Acero, la Marvel Cómics no tardó en intentar repetir la jugada. Su personaje estrella, Spider-Man, que ya se había estrellado en la tele con esa (simpática) serie protagonizada por Nicholas Hammond (en Japón tuvo también otra serie con diferente suerte), pasó por manos como las de Roger Corman. En 1985 los derechos adquiridos por el Rey Midas de la Serie B expiraban y entraron en juego dos nuevos jugadores. Menahem Golan y Yoram Globus, dueños y señores de la Cannon Films (otra grande de la caspa ochentera), se hicieron con el personaje por 225.000 dólares en el 85 con la intención de llevar al cine sus aventuras. Por supuesto, no tenían ni la más remota idea de lo que compraban. Ellos pensaban que Spiderman era una suerte de hombre lobo pero sustituyendo al lobo por una araña. Sin embargo, con esta película los Go-Go Boys pretendían pegar un pelotazo (descontando el porcentaje que ganaría la Marvel) de proporciones cósmicas. Y por su parte la Marvel quería desquitarse del fiasco que supuso la adaptación de Howard, el pato.

cannon-spiderman-the-movieEn un primer momento, el proyecto recayó en las manos del afamado director de ese gran clásico llamado La Matanza de Texas, es decir, Tobe Hooper. Para horror de Stan “The Man” Lee, la película se parecía más al concepto de La Cosa del Pantano (recientemente adaptada por Wes Craven en aquel momento) que al del Trepamuros de toda la vida que todos conocemos. Peter Parker, un fotógrafo regulero que se gana las habichuelas como puede, ya  no recibe el mordisco de una araña sino que es víctima de una radiación creada por el villano de turno, un “mad doctor” llamado Zork. Peter acabará convirtiéndose en una araña gigante que tendrá que luchar contra las hordas de mutantes que creará el malo para la ocasión. Muy flipante, no?

262-_Trade-Secret_El bueno de Stan rechazó de plano lo que querían hacer con su criaturica (nunca mejor dicho), Hooper se fue para realizar su remake de Invasores de Marte y el proyecto de Spidey se le pasa a otro director de la casa, Joseph Zito (Desaparecido en combate, Invasión USA). En esa ocasión se plantea una historia de corte más tradicional con Bob Hoskins como Doctor Octopus y Lauren Bacall interpretando a la tía May. Un joven gimnasta llamado Scott Leva que trabajaba en cine y televisión como especialista y ocasionalmente también de actor fue el elegido para encarnar al Hombre Araña. Leva incluso posó para varias fotos y carteles promocionales, apareciendo también en la portada de Amazing Spider-Man 262. Zito y su colega Barney Cohen intentaron acercarse al concepto dual del personaje pero Golam, que veía a Spidey como un Superman con careta, metió mano en el guion añadiendo perlitas más propias de Charles Bronson que de Peter Parker. Para cuando se dieron cuenta, la Cannon se había gastado millón y medio de dólares en pre-producción y el (escueto) presupuesto inicial de 20 millones se redujo a poco más de una cuarta parte debido a los problemas financieros provocados por los fracasos de taquilla de otras “súper producciones” de la casa. Joseph Zito consideró que con esos irrisorios recursos sería imposible adaptar dignamente a Spider-Man y se apeó del proyecto. Sin director, sin proyecto definido y sin apenas dinero, la Cannon centró sus esfuerzos en lo que consideraban una apuesta segura: Superman IV En Busca de la Paz.

scott-leva-cannon-spider-man-photosA un año de que expirasen los derechos, en 1989 se retomaba el proyecto de nuevo. Golam y Globus (con la ayuda del dinero de Giancarlo Parretti, fugaz gerifalte de la productora en aquel momento) consiguieron incluso prorrogarlos un año más (lo cual propició la realización de otra cinta con un personaje Marvel en la carátula, es decir, la película del Capitán América). La intención era la de llevar de una vez por todas las aventuras del Trepamuros al cine pero a la Cannon Style, es decir, lo más económicamente posible. Para ello reclutaron a Albert Pyun (quien llevase después al Capi a la pantalla grande como hemos comentado antes y que se convertiría en el principal enemigo de Steve Rogers por delante de Cráneo Rojo o el Barón Zemo) que se comprometió a rodar simultáneamente ésta película de Spiderman con la secuela de Masters del Universo. Ambas producciones compartirían sets (se rodarían en Wilmington, Carolina del Norte) y reparto y se irían alternando. La idea tenía lindezas como que el actor elegido para interpretar a Peter Parker se sometería a un régimen de 8 semanas de entrenamiento para desarrollar su masa muscular. Tras el rodaje de Masters del Universo 2,  se reanudaría el rodaje de Spider-Man, con un Peter Parker muscularmente más desarrollado.

Pero pronto se hizo evidente que la Cannon no podía llevar adelante varios proyectos millonarios al mismo tiempo, sobre todo con pérdidas, y empezaron las dificultades económicas y los recortes de presupuesto. Poco después Mattel (a quienes debían el dinero de los derechos) y Marvel decidirían rescindir sus contratos con los israelíes y, de todo ello, Pyun acabaría reciclando conceptos y materiales para perpetrar ese clásico de videoclub llamado Cyborg con Jean Claude Van Damme luciendo palmito y con un presupuesto de 500.000 dólares (salario del belga incluido).

Golan y Globus siguieron en su empeño pero sin éxito y ya a principios de los noventa los derechos del personaje los adquirió la Carolco y James Cameron puso en marcha su propia adaptación. Pero eso es otra historia…