El Rey Araña (Joss Vann, Simone D’Armini)

El Rey Araña Joss Vann Simone D’Armini (1)

Titulo original: The Spider King / Guión: Joss Vann / Dibujo: Simone D’Armini / Portada: Simone D’Armini / Formato: Rústica / Páginas: 112 pags. / Editorial: Grafito Editorial / Precio: 16 € / ISBN: 978-84-947670-2-9


Año 956 D.C. Cuando el rey del clan Laxdalo del Norte fallece, su hijo y heredero, el joven Hrolf, se ve obligado a asumir el liderazgo de su clan en una cruenta guerra contra su tío Aarek El Lobo, aspirante y usurpador del Trono, por el control del territorio. Años más tarde, cuando Aarek está cercano a la victoria, su sangriento conflicto es interrumpido por una invasión alienígena.


Si por algo se caracteriza la editorial de cómics patria “Grafito Editorial” es por su clara apuesta por el arte secuencial de calidad, teniendo como leitmotiv su prioridad por la producción nacional -en su catálogo encontramos conocidos autores de la talla de Sergio Bleda o Nacho Fernández- Pero, en ocasiones no ha escatimado a la hora de traernos propuestas de empaque del panorama internacional. Ese es el caso de la obra a tratar hoy, “El Rey Araña”, un cómic tan curioso como atrayente que nos llega desde uno de los puntos más alejados de nuestro país del globo terráqueo, es decir, Australia. Escrito por el australiano Joss Vann y dibujado por el italiano Simone D’Armini, su cómic es el resultado de un exitoso “Crowdfunding” con el que los autores intentaban dar luz su proyecto lejos de los cauces editoriales habituales. Además, el trabajo de ambos autores viene precedido por ser el finalista y ganador del “Bronze Ledger” de 2017, el premio del certamen más importante y prestigioso que se otorga en el país que vio nacer a la banda de rock ACDC.

Lo que principalmente puede llamar nuestra atención una vez tenemos en nuestras manos este bonito tomo publicado por “Grafito” es -dejando a un lado su bonita portada/homenaje al importante ilustrador ruso Ivan Yákovlevich Bilibin- el curioso “Mashup” entre la épica vikinga y la “Scifi” de invasiones alienígenas más aterradora. “El Rey Araña” cuenta la historia de dos clanes del Norte en una lucha fratricida por el control del territorio. La muerte en combate del líder del clan Laxdalo, el Rey Hallvard, deja la responsabilidad de defender el Trono a su hijo Hrolf. Éste se verá obligado a continuar la lucha y a repeler los envites de su tío Aarek El Lobo, el usurpador y aspirante al poder. Cuando éste, en el fragor de la batalla, está cercano a la victoria -y la vida de su sobrino se encuentra prácticamente en sus manos en su cruento duelo final-, la contienda se ve interrumpida por una extraña lluvia de brillantes cuerpos celestes. Realmente, y para asombro de las gentes del año 956 D.C., de entre las nubes desciende la avanzadilla de una invasión alienígena. La raza invasora, los D’givani, se caracteriza por ser una suerte de forma de vida parasitaria que necesita de un huésped anfitrión. Su líder, Slarpax, acabará poseyendo el cuerpo de Aarek para poder desatar su sed de sangre y destrucción. A menos que alguien pueda oponerse a ello.

En el plano argumental, Joss Vann nos plantea una historia tan simple como intensa. Nada de lo que leamos es nuevo, pero la manera en la cual el autor es capaz de mover a sus personajes y desarrollar la trama, con ese giro extremo hacia el terror y la ciencia ficción incluido, es tan natural, tan orgánica, que hace que el relato posea un cierto aroma a “Pulp” totalmente desinhibido. Con dos leves pinceladas, el guionista hace capaz el buen desarrollo -y “Background”- de un conjunto de personajes que se caracterizan por sus estereotipados roles. En la rotundidad de su presentación, encontraremos al héroe a su pesar que confunde imprudencia con valentía, al viejo mentor sabio, a la princesa guerrera que se opone al papel que unilateralmente ha impuesto a la mujer o al malo-malísimo. Y es que el villano de la función es una de las bazas de la historia. Un ser perverso, sin contemplaciones ni piedad, cuyas ansias por destruirlo todo sólo pueden compararse a su carisma. Junto al resto de sujetos, protagonistas de un relato que avanza de forma directa -sin prisa, pero sin pausa-, ágil y sin estancarse en elementos superfluos ni puntos muertos. Una sencillez en la que se mezclan sin pudor alguno los géneros antes mencionados, todo ello salpicado de un cierto humor negro que no sólo hace que “El Rey Araña” sea entretenido sino también divertido.

El plano artístico puede llevar a engaño, ya que detrás de ese magnífico buen hacer del romano Simone D’Armini de aire tan -podemos decir- infantil encontramos imágenes de gran impacto visual debido a su contenido explícito y violento. Detrás de ese estilo cartoon y diseño algo feísta de personajes encontramos un dibujo altamente detallista -abigarrado y barroco en ocasiones- y un muy destacado uso de la narrativa visual que nada tiene que envidiar de los grandes del sector comiquero. Sus lápices pueden recordar a los de prestigiosos patrios como nuestros David Rubín o Max o, ya en plano más internacional, a los de Mike Mignola o Duncan Fegredo. A un servidor, las páginas en las que Slarpax abduce a Aarek El Lobo han recordado a ciertos pasajes-y esto es totalmente una apreciación personal- del trabajo de Richard Case para la  “La Patrulla Condenada” (Doom Patrol) de Grant Morrison -salvando las distancias, claro está-. Todo lo comentado, al unirlo a la impactante paleta de colores de Adrian Bloch, hace que parezca sumamente fácil esa creación de atmósferas tan logradas hacen de este cómic un producto sumamente especial muy cuidado y muy recomendable.

Por el contrario -y sin que sea algo negativo-, lo cierto es que -a pesar esa primera llamada de atención antes mencionada-, y si escarbamos un poco dentro de la ficción, el mezclar la tradición o la mitología nórdica con la ciencia ficción no es algo inédito. Y el cómic no es excepción. A la cabeza me vienen obras como la imprescindible “Thorgal” de Van Hamme y Rosinki -un cómic a caballo entre la fantasía heroica y la “Scifi” en el que se nos narran la vida y aventuras de Thorgal, un hombre de otro mundo que lucha por ser aceptado por aquellos que lo consideran un extranjero- o, dentro de la producción más “Mainstream” de la “Marvel Comics”, el trabajo de Stan Lee y Jack Kirby con “El Poderoso Thor” -mitología nórdica, “Ciencia Ficción” y “Superhéroes”-, “Dios del Trueno” de Asgard. Algo que hemos podido comprobar que incluso su versión cinematográfica ha adoptado en su última entrega “Thor: Ragnarok” (íd, Taika Waititi, 2017). Sin alejarnos del “Séptimo Arte”, similar propuesta podemos encontrarla en el olvidado, pero recomendable, Film “Outlander” (íd, Howard McCain, 2008) en el que se metían en la batidora películas como “Alien: El Octavo Pasajero” (Alien, Ridley Scott, 1979), “Depredador” (Predator, John McTiernan, 1987) o “Pathfinder, el guía del desfiladero” (Veiviseren, Nils Gaup, 1987) y se nos presentaban a dos seres venidos de otro mundo que convertían nuestro mundo, en la Noruega del año 709 D.C. y con sus atónitos vikingos convertidos en carne de cañón, en su particular campo de batalla. Una aventura de alto voltaje que pasó con más pena que gloria, pero cuyo visionado no puede ser más entretenido -a lo que añadir la presencia de los grandes John Hurt y Ron Perlman-.

En conclusión, “El Rey Araña” es una propuesta altamente recomendable para aquellos que tengan necesidad de leer algo sencillo, pero directo. Joss Vann y Simone D’Armini -sin olvidar la importancia del color de Adrian Bloch- nos ofrecen un producto muy entretenido, muy ágil y con un aspecto visual más que atractivo. Una lectura muy disfrutable la que nos trae “Grafito Editorial” en su afán por acercar al público -es decir, a nosotros- propuestas de calidad y alejadas de los estándares y tendencias más comerciales de nuestro mercado. Sin duda, un título a tener en cuenta. tener en cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s