Especial #WeirdSessions: Mad Max 2, el Guerrero de la Carretera

mad max¿Quién le iba a decir a George Miller que dejaría de ejercer como médico para dedicarse a ese loco negocio del séptimo arte? Dice la leyenda que su hermano gemelo, Bill, y su colega Byron Kennedy le metieron en el cuerpo el gusanillo del cine. ¿Y qué sería de éste sin su ópera prima Mad Max, Salvajes de la Autopista (1979)?

Con un escuálido presupuesto de cuatro duros (o dólares australianos) mal contados y echándole imaginación y jeta al asunto (tomas únicas, coches que se repintaban o el pago con cerveza a muchos de los figurantes entre otras lindezas), George Miller construyó una cinta de acción que coqueteaba con el thriller policiaco y el cine de vigilantes que poblaban los cines de barrio y los videoclubs de la época con Charles Bronson y Harry Callahan como máximos exponentes y donde la venganza era el móvil principal de la historia. A todo ello una leve pincelada de ciencia ficción post-apocalíptica donde, sin detenerse demasiado o nada en ello, podíamos notar que la sociedad comenzaba a irse al garete y que la ley de la jungla imperaba siendo las fuerzas de la Ley y el Orden las primeras en aplicar métodos expeditivos para mantener su autoridad. La humanidad vivía en un mundo brutal sin concesión alguna a sentimentalismos.

bMM2_GER_LC02Ese es el mundo en el que vive Max Rockatansky, nuestro protagonista, luchando por salir adelante. Padre de familia e implacable policía, el devenir de las circunstancias lo transformarán en un superviviente en el sentido más estricto de la palabra convirtiéndose en uno de los antihéroes por antonomasia del celuloide. Por otro lado, también supone el descubrimiento de uno de los actores más importantes de las últimas décadas: Mel Gibson. Un Mel Gibson que consiguió su papel casi por casualidad y gracias a su afición por meterse en líos. Se dice que acudió al casting acompañando a su amigo Steve Bisley (quien luego interpretara a su compañero en la película, Jim el Ganso) resacoso y con el aspecto que uno pueda tener después de haber estado zurrando la badana borracho en un bar, es decir, con la nariz inflamada, mandíbula rota y moratones varios. A George Miller le encantaron sus pintas y lo citó para una segunda prueba.

tumblr_my3rxdGxcb1qkcj94o1_1280La buena acogida del debut de las aventuras del Loco Max trajo consigo una secuela. Una segunda parte (pensada en un principio como fin de la saga) que, además de irse por otros derroteros, superaría la cinta original. Cambiando radicalmente de referentes, tres años después llegaba a la gran pantalla El Guerrero de la Carretera, un western post-apocalíptico salpicado del slapstick más violento y con fuertes influencias del cartoon y del cómic.

MM2_scsnk5En esta segunda entrega el mundo ya se ha ido a la mierda, la Ley del más fuerte es la que impera y (parafraseando a Robert E. Howard) “La barbarie es el estado natural de la humanidad”. Tras la muerte de su familia, Max vagabundea por las largas carreteras del yermo sorteando a violentas bandas de carroñeros ávidos por conseguir aquello que en ese mundo consideran más preciado, es decir, combustible. Y ese es el elemento principal de toda la trama: el combustible. Concretamente el que se encuentra en una pequeña refinería defendida por un pequeño (e indefenso) grupo de supervivientes que se ve asediado por una banda de forajidos. Es aquí cuando la llegada de un forastero, Max, es la oportunidad para salvarse de los brutales ataques del grupo rival. ¿Básicamente es la premisa que hemos podido ver en muchos westerns, no?

bl64_MM2_madmax2_jpn_clp2

El Max Rockatansky de ahora poco tiene que ver con el de antaño. Privado de su familia en la primera parte y convertido en un superviviente al que nada importa salvo el beneficio propio, se mueve por el mundo sin interés alguno por relacionarse ni asociarse con nadie. Hombre parco en palabras, valora más la vida de su fiel perro que la del prójimo humano. A su forma de ver ya no hay ni buenos ni malos sino oportunidades de sacar provecho y desaparecer una vez conseguido el objetivo. Un personaje muy similar al personaje sin nombre que hiciera famoso a Clint Eastwood en la Trilogía del Dólar de Sergio Leone.

bMM2_GER_LC03Pero si hay algo a destacar en esta segunda entrega en sin lugar a dudas el magnífico plantel de secundarios y esa estrafalaria estética post-apocalíptica que será imitada de forma descarada por la cantidad de producciones italianas que se multiplicaban como por esporas en las estanterías de los videoclubs. Personajes como Humungus y su fiel mastín Wez se han convertido por méritos propios en auténticos iconos con personalidad propia. Con muy pocos detalles, algunos casi invisibles al ojo del espectador, Miller nos construye a dos de los villanos más originales e influyentes de la primera década de los ochenta. Mención aparte merece el Capitán Gyro, circunstancial partenaire de Max, que con su cuchara de palo y su servilleta anudada al cuello degusta como manjar de dioses las sobras de la lata de comida para perros Dinki-Di que el can de Rockatansky considera oportuno dejarle.

mad-max-2-the-road-warrior-cincodaysUna película donde no abunda el diálogo (Mel Gibson por ejemplo sólo tenía dieciséis líneas en su guión) y sí la acción. Una persecución final de órdago y la violencia más brutal como motor de la acción. Una película de cine mudo punk. En definitiva, un clásico de total culto que hizo (y sigue haciendo) las delicias del espectador. En la humilde opinión de aquel que suscribe estas palabras, es la mejor entrega de la saga y, con el permiso de ciertas brujas de la localidad de Eastwick, lo mejor que este director ha dado al cine. Además abrió las puertas de Hollywood a George Miller. Incluso Steven Spielberg puso sus ojos en la cinta e invitó acto seguido a Miller a participar en su proyecto de The Twilight Zone (the movie) en su mejor y más interesante segmento.

Es por ello y mucho más que enorgullecemos de poder proyectar Mad Max 2, ElScreen shot 2015-03-23 at 12.07.36 PM Guerrero de la Carretera dentro de nuestro ciclo de Weird Sessions. El próximo jueves 25 de febrero a las 21h en el Cine Rívoli, el cine con más historia de nuestra ciudad natal Palma de Mallorca, los mallorquines volveremos a tener la oportunidad  de disfrutar de la batalla por la gasolina en pantalla grande y en versión original. Y todo ello por el módico precio de cinco euros (con las palomitas de regalo). Como siempre se podrán adquirir las localidades en la taquilla del cine y además en los establecimientos asociados al evento:

– Gotham Comics (c\ Sant Miquel, 75)

– El Món d’en Kaito Videojocs (c\ Pere d’Alcántara Penya, 10)

– Neko Neko (c\ Sant Miquel, 62)

Os esperamos!!!

mad max

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s