Chulos, putas y abogados. La vida según Benjamin Marra

BenMarraTheManBenjamin Marra es un tipo peculiar que entiende la cultura del entretenimiento de una forma particular. Desde hace un tiempo, publica sus cómics en su propio sello llamado Traditional Comics bajo los cánones de exigua calidad que él considera pertinentes. Es decir, sus tebeos están publicados en blanco y negro y en formato comic-book con papel de mala (malísima) calidad más cerca de la cultura del fanzine que del resto de la fauna editorial americana. Marra cree que los cómics deben ser baratos, publicados con materiales baratos, y con contenido de cutre. Esa es la auténtica naturaleza del cómic a su entender. Entretenimiento mugriento que debería reflejarse en su representación física.

5_marradomymonstercolor02Concebidos como entretenimientos de usar y tirar y autoconscientes de su estatus de sub-productos, Marra reivindica la basura a la vez que los carga de una ácida crítica a la sociedad de su país. Con la violencia explícita y el sexo como bandera, sus historias están salpicadas de corrupción, racismo o conflictos bélicos siempre tratados con tal naturalidad que ni ofenden ni escandalizan sino los llevan al terreno de la parodia.

Creador de un universo muy particular y muy rico, sus historias son fragmentos inacabados de longevas series imaginarias que ni existen ni existirán. Relatos sórdidos donde se da rienda suelta a los bajos instintos y predomina la acción de serie b, de clara estética ochentera, como la que vivíamos de chavales con las películas de la Cannon Group, por ejemplo. Un mundo de raperos, chulos, putas, camellos, caza-recompensas y gentes del mal vivir. Argumentos y situaciones de lo más disparatado que a su vez son el atractivo de los mismos. Es por ello que sus cómics son muy entretenidos de leer a la par que divertidos. Y es que estamos ante una de las actitudes más macarras (y conscientes de ellas) del cómic independiente americano.

night-businessEn nuestro país los encargados de darnos a conocer el trabajo del amigo Benjamin son nuestros paisanos de Autsaider Comics. Buena gente que desde nuestra isla, Mallorca, están empecinados en traernos lo más destacado del cómic independiente actual. Hasta el momento han publicado Sangre Americana (un increíble volumen de más de doscientas páginas que recopila las historias Gangsta Rap Posse, Lincoln Washington: Hombre libre, Las increíbles y fantásticas aventuras de Maureen Dowd, Naked Heroes y Night Business) y El azote del terror. C. A. U. (Comando Antiterrorista Unipersonal). Dos ediciones de lo más cuidado y con un diseño espectacular. Y si por si fuera poco también tenemos a nuestra disposición dos especiales. Por un lado Acero y Láser (una aventura de mercenarios espaciales made in Benjamin Marra) y por el otro Intermediary Mund (una recopilación de ilustraciones del autor para un supuesto juego de rol).

Es por ello queridos weirdos que os recomendamos encarecidamente que os adentréis en el mundo de Benjamin Marra y os dejéis llevar por el entretenimiento más directo, basto y chabacano a la vez que original. No os arrepentiréis.

Tenéis más información en la web de la editorial (http://www.autsaidercomics.com/) y en la del propio autor (http://www.benjaminmarra.com/)

Anuncios

T de Turbo Kid

turbo-kid-posterVivir en 1997 es realmente complicado. El mundo se ha ido al garete tras un apocalipsis nuclear. La Tierra es un devastado yermo donde el agua es un bien preciado y la Ley del más Fuerte impera sin piedad. Sólo hay dos tipos de habitantes en este nuevo escenario: depredadores y supervivientes. Kid pertenece a éste último grupo. Montado en su BMX pasea con precaución por los desolados parajes en busca de agua, comida o cualquier cosa de valor que pueda intercambiar por el líquido elemento o alguna pieza con la que poder engrosar su peculiar colección. Y es que si para el superviviente medio es difícil salir adelante, Kid lo tiene aún un poco más difícil. Escondido en su búnker alimenta su espíritu de friki amante de los cómics y la cultura pop de un tiempo ya pasado a la vez que intenta emular a su héroe favorito: Turbo Rider. Un día cruzará su camino con una excéntrica chica llamada Apple, quien con un método no muy políticamente correcto lo obliga a ser su compañero de aventuras.

Turbo Kid rezuma nostalgia por los cuatro costados. Desde el primer momento en el que vemos un logotipo que recuerda al de la Cannon, su banda sonora con sintetizadores a toda mecha, sus carismáticos héroes y villanos sacados de los cómics, los mil y un guiños al Maestro Carpenter, Mad Max y a todas esas películas del género que poblaban las estanterías de los videoclubs con las que flipaba la chavalería que creció en los ochenta nos envuelven en un ambiente retro que nos ataca directamente a la “patata” sin ningún tipo de concesión.

15334-1-1100

Los canadienses François Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Whissell son los encargados de escribir y dirigir esta joya. Lo que comenzó como un cortometraje, T is for Turbo, una pequeña broma gore dentro de esa antología de cortos de terror llamada The ABCs of Death acabó convirtiéndose en un debut cinematográfico por aclamación popular.

Cabe destacar a la pareja protagonista. Unos desconocidos Munro Chambers y Laurence Leboeuf como Kid y Apple muestran una química increíble. Nos divertirán con sus respectivas personalidades y las situaciones (algunas de ellas bastantes peliagudas) en las que acaban metidos. El único rostro conocido de todo el elenco es el del Gran Michael Ironside haciendo de malo de la función. Zeus, un cacique local, es un villano de opereta acostumbrado a que su palabra sea la Ley.

En definitiva, Turbo Kid es una gamberrada, una gran gamberrada, que hará las delicias de todo aquel nostálgico gracias a sus maneras de serie B ochentera. Un ejercicio retro directo al corazón del aficionado. Como toda ópera prima que se precie tiene sus defectos y sus carencias (muchas de ellas debido a su presupuesto) pero que se suplen con gracia, ingenio y la personalidad que destila la cinta. Una recomendación que hacemos a todo aquel weirdo que se precie. Esperamos que os guste tanto como a nosotros.

Especial #WeirdSessions: Mad Max 2, el Guerrero de la Carretera

mad max¿Quién le iba a decir a George Miller que dejaría de ejercer como médico para dedicarse a ese loco negocio del séptimo arte? Dice la leyenda que su hermano gemelo, Bill, y su colega Byron Kennedy le metieron en el cuerpo el gusanillo del cine. ¿Y qué sería de éste sin su ópera prima Mad Max, Salvajes de la Autopista (1979)?

Con un escuálido presupuesto de cuatro duros (o dólares australianos) mal contados y echándole imaginación y jeta al asunto (tomas únicas, coches que se repintaban o el pago con cerveza a muchos de los figurantes entre otras lindezas), George Miller construyó una cinta de acción que coqueteaba con el thriller policiaco y el cine de vigilantes que poblaban los cines de barrio y los videoclubs de la época con Charles Bronson y Harry Callahan como máximos exponentes y donde la venganza era el móvil principal de la historia. A todo ello una leve pincelada de ciencia ficción post-apocalíptica donde, sin detenerse demasiado o nada en ello, podíamos notar que la sociedad comenzaba a irse al garete y que la ley de la jungla imperaba siendo las fuerzas de la Ley y el Orden las primeras en aplicar métodos expeditivos para mantener su autoridad. La humanidad vivía en un mundo brutal sin concesión alguna a sentimentalismos.

bMM2_GER_LC02Ese es el mundo en el que vive Max Rockatansky, nuestro protagonista, luchando por salir adelante. Padre de familia e implacable policía, el devenir de las circunstancias lo transformarán en un superviviente en el sentido más estricto de la palabra convirtiéndose en uno de los antihéroes por antonomasia del celuloide. Por otro lado, también supone el descubrimiento de uno de los actores más importantes de las últimas décadas: Mel Gibson. Un Mel Gibson que consiguió su papel casi por casualidad y gracias a su afición por meterse en líos. Se dice que acudió al casting acompañando a su amigo Steve Bisley (quien luego interpretara a su compañero en la película, Jim el Ganso) resacoso y con el aspecto que uno pueda tener después de haber estado zurrando la badana borracho en un bar, es decir, con la nariz inflamada, mandíbula rota y moratones varios. A George Miller le encantaron sus pintas y lo citó para una segunda prueba.

tumblr_my3rxdGxcb1qkcj94o1_1280La buena acogida del debut de las aventuras del Loco Max trajo consigo una secuela. Una segunda parte (pensada en un principio como fin de la saga) que, además de irse por otros derroteros, superaría la cinta original. Cambiando radicalmente de referentes, tres años después llegaba a la gran pantalla El Guerrero de la Carretera, un western post-apocalíptico salpicado del slapstick más violento y con fuertes influencias del cartoon y del cómic.

MM2_scsnk5En esta segunda entrega el mundo ya se ha ido a la mierda, la Ley del más fuerte es la que impera y (parafraseando a Robert E. Howard) “La barbarie es el estado natural de la humanidad”. Tras la muerte de su familia, Max vagabundea por las largas carreteras del yermo sorteando a violentas bandas de carroñeros ávidos por conseguir aquello que en ese mundo consideran más preciado, es decir, combustible. Y ese es el elemento principal de toda la trama: el combustible. Concretamente el que se encuentra en una pequeña refinería defendida por un pequeño (e indefenso) grupo de supervivientes que se ve asediado por una banda de forajidos. Es aquí cuando la llegada de un forastero, Max, es la oportunidad para salvarse de los brutales ataques del grupo rival. ¿Básicamente es la premisa que hemos podido ver en muchos westerns, no?

bl64_MM2_madmax2_jpn_clp2

El Max Rockatansky de ahora poco tiene que ver con el de antaño. Privado de su familia en la primera parte y convertido en un superviviente al que nada importa salvo el beneficio propio, se mueve por el mundo sin interés alguno por relacionarse ni asociarse con nadie. Hombre parco en palabras, valora más la vida de su fiel perro que la del prójimo humano. A su forma de ver ya no hay ni buenos ni malos sino oportunidades de sacar provecho y desaparecer una vez conseguido el objetivo. Un personaje muy similar al personaje sin nombre que hiciera famoso a Clint Eastwood en la Trilogía del Dólar de Sergio Leone.

bMM2_GER_LC03Pero si hay algo a destacar en esta segunda entrega en sin lugar a dudas el magnífico plantel de secundarios y esa estrafalaria estética post-apocalíptica que será imitada de forma descarada por la cantidad de producciones italianas que se multiplicaban como por esporas en las estanterías de los videoclubs. Personajes como Humungus y su fiel mastín Wez se han convertido por méritos propios en auténticos iconos con personalidad propia. Con muy pocos detalles, algunos casi invisibles al ojo del espectador, Miller nos construye a dos de los villanos más originales e influyentes de la primera década de los ochenta. Mención aparte merece el Capitán Gyro, circunstancial partenaire de Max, que con su cuchara de palo y su servilleta anudada al cuello degusta como manjar de dioses las sobras de la lata de comida para perros Dinki-Di que el can de Rockatansky considera oportuno dejarle.

mad-max-2-the-road-warrior-cincodaysUna película donde no abunda el diálogo (Mel Gibson por ejemplo sólo tenía dieciséis líneas en su guión) y sí la acción. Una persecución final de órdago y la violencia más brutal como motor de la acción. Una película de cine mudo punk. En definitiva, un clásico de total culto que hizo (y sigue haciendo) las delicias del espectador. En la humilde opinión de aquel que suscribe estas palabras, es la mejor entrega de la saga y, con el permiso de ciertas brujas de la localidad de Eastwick, lo mejor que este director ha dado al cine. Además abrió las puertas de Hollywood a George Miller. Incluso Steven Spielberg puso sus ojos en la cinta e invitó acto seguido a Miller a participar en su proyecto de The Twilight Zone (the movie) en su mejor y más interesante segmento.

Es por ello y mucho más que enorgullecemos de poder proyectar Mad Max 2, ElScreen shot 2015-03-23 at 12.07.36 PM Guerrero de la Carretera dentro de nuestro ciclo de Weird Sessions. El próximo jueves 25 de febrero a las 21h en el Cine Rívoli, el cine con más historia de nuestra ciudad natal Palma de Mallorca, los mallorquines volveremos a tener la oportunidad  de disfrutar de la batalla por la gasolina en pantalla grande y en versión original. Y todo ello por el módico precio de cinco euros (con las palomitas de regalo). Como siempre se podrán adquirir las localidades en la taquilla del cine y además en los establecimientos asociados al evento:

– Gotham Comics (c\ Sant Miquel, 75)

– El Món d’en Kaito Videojocs (c\ Pere d’Alcántara Penya, 10)

– Neko Neko (c\ Sant Miquel, 62)

Os esperamos!!!

mad max

Experiencia Phenomena

2

¡Hola weirdos! Supongamos que Ustedes, como nosotros, crecieron durante aquellos gloriosos finales tardíos 70s, toooodos los 80s y ya a pleno rendimiento los 90s. Estaremos de acuerdo en que mucho del mejor cine de la historia se creó durante esos años. Hubo un derroche de creatividad e imaginación desbordante, y tuvimos como resultado películas entrañables, que no nos cansamos de ver y de las cuales muchas nos sabemos hasta los diálogos de memoria.

Muchos de ustedes, como nosotros, somos hijos del videoclub y el vhs. Sí, alguna película hemos visto en el cine (quien esto escribe vió -es un decir- Cazafantasmas con tres años, Karate Kid con cinco o seis, Roger Rabbit con siete u ocho…) pero la gran mayoría vió todo gracias a esas cintas de vídeo que se iban rayando con el paso de los años y que hoy son sólo una curiosidad vintage antes que otra cosa.

Habéis deseado -estoy seguro de ello- muchas veces ver alguna de esas pelis que están guardadas en nuestra “patata” en pantalla grande. Como debe ser. Sintiendo y respirando cine.

Pues desde hace unos años tenemos un cine que, los que nos dedicamos a esto, tenemos como ejemplo y aspiración a seguir por cuanto nos da la posibilidad de disfrutar de verdaderos mega clásicos en una pantalla grande, enorme, con sonido dts y en muchas ocasiones calidad de imagen 4k.

Hablamos, como no, del cine Phenomena.

La experiencia

20160122_163359No hablaremos de su historia, ni de quién está detrás. De hecho, sinceramente no importa. Lo único en lo que debemos centrar nuestras sensaciones, una vez hemos decidido ir -elección acertadísima, dicho sea de paso- es en el ambiente que se respira allí una vez pones un pie en el hall de entrada. En el caso de quien esto escribe, fue a la exhibición de la versión roadshow de la última de Tarantino -o como el prefiere decirlo, su “octava película”-, “Los Odiosos ocho”, y una vez más, el Phenomena deja el listón altísimo, casi inalcanzable: es la única sala de España que proyecta la película en el formato original en el que el Director la filmó: esto es, los ya famosos 70 mm, el doble del estándar actual -aunque ya ni eso con la llegada del digital- que eran los 35 mm.

Pues bien, es una jugada -y un negocio- redondo. La función comenzaba a las 17:15 horas de un viernes, y una hora y algo antes (!) la cola ya llega a la esquina. Quien esto escribe no sale de su asombro, y resignado, se mete rápidamente en la cola, que a este paso cuando faltan minutos para las cinco ya hay fácilmente trescientas o cuatrocientas personas invadiendo la acera esperando para entrar.

20160122_163425Otro apartado a resaltar es la organización. Las entradas no eran numeradas, pero hay dispuestos  dos o tres hombres entre las filas de butacas “distribuyendo” a los que van entrando para que nadie se quede parado buscando con la vista alguna butaca libre. En un rato estuvimos todos sentados sin ningún problema.

Y salió el gran Nacho Cerdá (la cabeza visible y principal promotor del proyecto) a hacer algunos apuntes sobre “Los Odiosos Ocho”, como el hecho de que los Hermanos Weinstein (los que le ponen la pasta a Tarantino y le conceden todos los caprichos) tuvieron que mandar a fabricar uns ópticas para poder exhibir la película en 70 mm, porque hacía años ya que no se fabricaban, y que Phenomena (al que dijeron que fue la propia distribuidora la que les ofreció la posibilidad de estrenar la película en ese formato) tuvo que pedírselas prestadas, al tiempo que armaban un plan B y salían a recorrer España en busca de esas ópticas por sitios de lo mas variopintos, desde mercadillos hasta cines abandonados.

20160122_170026.jpgFinalmente localizaron las dichosas ópticas casi al tiempo que llegaban las de Estados Unidos, pero que no terminaron de funcionar. Felicitándose por haber contado con el plan B, el siguiente paso fue agrandar la pantalla para poder ver los 70 mm como Dios manda, poniendo una mas grande sobre la original. Arreglados los detalles finales (como el hecho de que el audio va por separado y hay que sincronizarlos manualmente con la imagen), “Los Odiosos Ocho” estuvo lista para ser presentada al gran público.

¿Y?

20160122_170742La calidad de imagen -así como su sonido- es brutal. No hay pérdida de detalles, y la película te entra directamente al cerebro. ¿Hacía falta para “Los Odiosos Ocho”? Pues en opinión de quien esto escribe no, máxime cuando ha supuesto un verdad20160122_170003ero dolor de cabeza en más de un sentido tanto para los técnicos que trabajaron en el rodaje como para los exhibidores que les tocó proyectarla. Pero bueno, Tarantino es quizás el único o uno de los pocos que se pueden dar el lujo de hacer cosas como ésta y que salgan bien.

Tres horas y pico después, la película termina y las luces se encienden. Sales por ese vestíbulo repleto de fotos y pósters de esas películas que amas -está desde Spielberg sentado sobre las fauces del Tiburón hasta Ridley Scott con una hermosísima Sigourney Weaver enfundada en traje de astronauta detrás- y te das cuenta de lo bien que salen las cosas cuando le pones pasión. Phenomena es buena muestra de ello, y nosotros encantados; baste decir que la función siguiente a la nuestra era un programa doble con “Operación Dragón” e “Invasión USA”, y ¡había la misma cola de a saber cuántas personas!

Lo dicho, weird@s del mundo. Id al Phenomena aunque sea una vez, y comprobad por vosotros mismos lo que es vivir la “experiencia”. Os encantará. ¡Hasta la próxima!

20160122_204843

PD: Lo más parecido que encontraréis en nuestra querida isla son, sin duda, las “weirdsessions” de Weird Sci Fi Show. Retomando ese mismo espíritu, ofrecemos una cita mensual con alguna peli entrañable en el cine Rívoli (este mes toca “Mad Max 2”), además de nuestra charla también mensual en el Bar-Restaurante Palma 80s (donde este mes toca “En busca del Arca Perdida”). Os esperamos en todos y cada uno de nuestros encuentros. Sin vosotros no somos nada… y aquí también podemos disfrutar de nuestra “Experiencia” particular.

12621971_1752825144938413_6946287673537074047_o