Adaptaciones de “El Señor de los Anillos” más allá de Peter Jackson

«Tres Anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo.
Siete para los Señores Enanos en palacios de piedra.
Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir.
Uno para el Señor Oscuro, sobre el trono oscuro
en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas
en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras».

¡Hola Weird@s! En uno de nuestros programas de radio Hora Weird, no hace mucho hablamos de todas aquellas adaptaciones de Frodo y Compañía que se hicieron antes y después de que el realizador neozelandés Peter Jackson los hiciera (aún mas) mundialmente famosas. Siempre nos quedó el gusanillo de publicar el informe que hicimos para aquel programa, y hoy es ya una realidad: Querid@s amig@s, disfrutad la lectura.

Fechas de publicación de los libros

La Comunidad del Anillo el 29 de julio de 1954, Las dos torres el 11 de noviembre del mismo año, y El retorno del Rey casi un año después, el 20 de octubre de 1955.Lord of the Rings Ace Books

Empezamos

tolkien-LOTR-cover-2La primera adaptación de El Señor de los Anillos se produce en la BBC radio en un serial de doce episodios dividido en dos partes que se emitió los seis primeros en noviembre y diciembre de 1955 y los seis restantes en 1956.
En los seis primeros episodios, correspondientes a La Comunidad del Anillo, los diálogos originales se mantuvieron en gran parte, salvo el Concilio de Elrond, que fue severamente recortado; sin embargo, en los otros seis episodios se comprimió el doble de material, por lo que debieron resumirse en gran medida para disgusto de Tolkien.
Si bien este primer intento sirvió para difundir la obra, el autor la recibió de manera tremendamente negativa; en cartas a su hijo Christopher, dice que las interpretaciones le parecieron “espantosas y exageradas.”
Durante 1956 Tolkien recibe la primera propuesta “seriaFAMOUS-MONSTERS-OF-FILMLAND-58-1969” de llevar su obra a la gran pantalla como una película de dibujos animados. Forrest Ackerman, conocido por ser el creador de la mítica revista Famous Monsters of Filmland y del personaje de Vampirella entre muchas otras cosas, escribe junto a Al Brodax y Morton Grady Zimmerman un guión que le hacen llegar al profesor británico. Si bien al principio Tolkien estaba de acuerdo con esta adaptación, pronto mostró su desacuerdo: “ les pediría que hicieran un esfuerzo –escribió– de imaginación lo bastante intenso como para comprender la irritación (y en ocasiones el enfado) de un autor que se encuentra, de modo creciente a medida que avanza, con que su obra ha sido tratada en general con descuido, con imprudencia a veces y en ningún momento con signos de respeto…
IMG_20131018_0013Ni que decir tiene que el autor rechazó tal adaptación. A principios de la década del 60, se realizó otra adaptación breve de “El Señor…” en una pequeña radio de Nueva York, que no contó con la aprobación de Tolkien y fue suprimida por infracción de copyright.
A mediados de la década, la recepción de los libros continuaba siendo un éxito, pero el tema de las adaptaciones se tornaba como algo lejano, por lo que comprar los derechos no era caro.

En 1965 un productor norteamericano llamado William l. Snyder compra los del “Hobbit” con la intención de rodar una película que, sin embargo, guarda en un cajón hasta casi un año después, cuando le queda un mes para que expiren y se da cuenta de que tiene un filón entre manos. Resulta que como poseedor de los derechos del “Hobbit”, si hacía una película de dicha obra tenía prioridad para hacerse con los derechos del “Señor de los Anillos” (de cuya existencia no tenía ni idea) y encarga a un artista que trabajaba para la MGM llamado Gene Deitch la confección de una pieza audiovisual del mínimo exigido para la retención de los derechos (12 minutos, un carrete de 35 mm) y al menos una exhibición en un cine.
En palabras de Deitch: “Tuve que hacer la obra de arte, grabar voz y música, editar, y conseguir una sala de proyección en Nueva York a más tardar el 30 de junio de 1966. Tendría que haberle dicho que se lo meta por… pero era básicamente su esclavo a la vez. De repente se convirtió en un desafío loco. Y así Snyder se quedó con los derechos y las ganancias por mucho tiempo”.

A finales de los sesenta con la fiebre Tolkien en lo más alto debido sobre todo a los círculos universitarios y con los derechos por las nubes, Snyder los vende por una suma astronómica a United Artists, la legendaria productora fundada entre otros por Charles Chaplin.
A partir de aquí hay dos versiones diferentes sobre lo que sucedió a continuación, pero en ambas están relacionadas los mismos personajes: Stanley Kubrick y Los Beatles.
En una versión Los Beatles, en pleno furor mediático se interesan por la obra de Tolkien y contactan a Kubrick para llevar adelante el proyecto; en otra es la United Artists la que contrata al director para que se encargue de la adaptación, y éste propone al cuarteto británico como protagonistas. Según la leyenda urbana había decidido hasta qué papel darle a cada uno:
lotrGeorge Harrison en el papel del mago Gandalf, Paul McCartney y Ringo Starr en el de los hobbits Frodo y Sam, y John Lennon como la criatura Gollum“.
Sea como fuere, lo cierto es que hubo problemas con la escritura del guión (Kubrick diría después que era una obra “directamente inabarcable”) y todo quedó en nada.
Tras una adaptación radiofónica del Hobbit en 1968 (fiel al relato original, además de incluir por primera vez referencias a el Señor de los Anillos) emitida por la BBC Radio 4, hay que esperar hasta 1977 para ver a Tolkien de vuelta en un medio audiovisual.
Pero en 1970, y tras aquel primer fracaso en llevar las aventuras de Frodo y Cía. a la pantalla, United Artists recibe una propuesta de un joven director de cine llamado John Boorman que ya había rodado un par de películas que habían sido éxitos comerciales (“A quemarropa” e “Infierno en el Pacífico”) sobre realizar una película sobre la figura de Merlín, el mago de los mitos artúricos. La productora en cambio le ofrece la oportunidad de llevar a buen puerto la obra de Tolkien, sin duda sin saber cómo sacar adelante unjohn-boorman-06 proyecto que no terminaban de tener claro.
Boorman ve la oportunidad de sacar adelante sus ideas “artúricas” y de enfrentarse a un reto que se consideraba imposible.
Durante los seis meses siguientes preparó el guión de la película junto a su habitual co-guionista Rospo Pallenberg, finalizando la tarea con un manuscrito de 176 páginas y unas tres horas de metraje. Hay que decir sobre dicho guión que parece bastante desproporcionado: más de la mitad de sus páginas se las dedica a La Comunidad del Anillo mientras que las “que quedan” son para Las Dos Torres y el Retorno del Rey.
Hija de su época, se toma bastantes libertades con respecto a la obra de Tolkien: la más llamativa, las referencias sexuales que inserta, como la seducción de la reina Elfa Galadriel a Frodo para terminar en unión sexual, o el hecho de que Aragorn se case con Éowyn en vez de con la elfa Arwen.
Por desgracia durante ese tiempo la United Artists sufre varios fracasos de taquilla y la persona responsable de haber encargado la addb846dd6fdf79a76475d34fcd2e0e103aptación, entre otros, es despedida.
La nueva administración no entiende nada de lo que está haciendo Boorman (ni siquiera saben de la existencia del libro) y rápidamente se desentienden de su trabajo.
El director trató de vender su guión a otros estudios sin éxito. Finalmente, casi diez años después filmaría la película que lo encumbró y convirtió en director de culto: Excalibur.
Unos años después, en 1977 (y ya fallecido Tolkien) la cadena de TV NBC encargó al estudio Rankin/Bass (responsables de la mayoría de dibujos animados míticos de los 80) un telefilme sobre el Hobbit, que sería el más caro de la historia hasta ese momento al costar unos tres millones de dólares en su realización.
El guión, nominado a los premios Hugo (que perdería contra Star Wars), no deja indiferente a nadie: o lo aman o lo odian. Entre los que lo aman destacan sobre todo su fidelidad a la obra original (a pesar de algunas licencias) y entre los que lo odian, pues también lo mismo, al señalar que es un filme confuso, difícil de entender si no se conoce previamente su argumento, además de su calidad artística, de calidad regular.


Mientras tanto, un joven director de cine llamado Ralph Bakshi que había filmado una película de animación para adultos llamado El Gato Fritz que había sido un éxito y fanático de Tolkien se había enterado del fracaso de John Boorman en llevar a la pantalla grande el universo de la Tierra Media, fritz_the_cat_xlgy se acercó a United Artists con una propuesta más fiel a la historia original y dividida en tres películas de animación.
En la productora “ni habían leído el libro ni tenían tiempo de hacerlo”, según sus propias palabras, por lo que dieron completa libertad artística a Bakshi para hacer lo que quisiera, pero en dos películas en vez de las tres inicialmente previstas.
Tras sumar al equipo al productor Saúl Zaentz y comprar el guión original a Boorman, decidieron reescribirlo, primero por Chris Conkling y luego por Peter S. Beagle, estrenándose en 1978 y recaudando algo más de treinta millones de dólares.
El resultado final es extraño: hace uso intensivo de la técnica delMIGHTY-MOUSE-121 rotoscopio, que consiste en dibujar sobre las siluetas de actores previamente filmados, además  de tener una ambientación tétrica y tenebrosa convirtiéndola más en una película para adultos antes que para todos los públicos amén de otras libertades con respecto a la historia.


Su relativo éxito y las críticas mayormente negativas impidieron la realización de la segunda parte planeada, quedando como una obra inconclusa, pero que generó el suficiente interés para que la productora Rankin/Bass, creadora del telefilme de “El Hobbit”, volviese con una secuela de ésta (y seguramente sabiendo que la película de Bakshi quedaría inconclusa,) llamada El Retorno del Rey.
De calidad deficiente y similar a la del primer telefilme, hoy en día sólo es recordada por ser vendida en un pack por Warner Brothers junto al primer telefilme y la obra de Bakshi.


Tras una nueva adaptación radiofónica hecha por la Natonal Public Radio norteamericana en 1979 (y recordada por ser la única a día de hoy que no elimina a Tom Bombadil) y otra realizada en 1981 nuevamente por la BBC (y en la que el actor Ian Holm ya tuvo su primer acercamiento al universo de Tolkien al haber interpretado la voz de Frodo), hay que esperar hasta 1985 para ver otra “adaptación”, esta vez de mano de los rusos.
Y comienza lo surrealista.
En el marco de un programa infantil de la televisión rusa llamado Cuento a Cuento se realiza sin ningún tipo de permiso una adaptación de El Hobbit que decir que va por libre es poco.
Pésimas actuaciones, decorados de saldo, marionetas cutres así como pasajes enteros del libro eliminados pasan delante de los ojos del estupefacto espectador en una obra de una hora de duración.


Ya en los noventas, y finalizando las adaptaciones pre-Peter Jackson nos encontramos con otra rareza, esta vez finlandesa, que mezclaba tanto elementos de “El Hobbit” como de “El Señor de los Anillos” y llevaba por título “ Los Hobbits (Hobbitit)”.
Hecha con un presupuesto casi nulo, la historia está contada desde el punto de vista de un Sam anciano, recurso aprovechado para no mostrar muchas de las secuencias más espectaculares de los libros y repleta de cromas de pésima calidad y actuaciones aún peores. Sólo se salva y a medias el que hace de Gollum. Duró nueve capítulos.


El Señor de los AnillosTras un par de cómics (una adaptación de la película de Bakshi hecha por Luis Bermejo editada entre 1979 y 1981 y otra del libro el Hobbit hecha por Chuck Dixon, Sean Demming e ilustrada por David Wenzel), llega la última adaptación de este informe:
El Señor de los Anillos: el Musical” que se estrenó en 2006 siendo uno de loLord-of-the-Rings-musical-007s musicales más caros jamás realizados. Tras unas críticas tanto buenas como malas y varios premios en su haber, fue reescrita y acortada para su estreno en Londres terminándose de representar en 2008. A día de hoy los productores no han recuperado lo invertido.
Hace poco Peter Jackson volvía a la carga con sus versiones del Hobbit… pero eso ya será otra historia.
¡Hasta la próxima weird@s!

p0232nkj

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s