Una #WeirdSession inolvidable: La Matanza de Texas

chainsaw01

La primera mitad de la década de los setenta supuso una situación de descontento de la sociedad americana que entraba de lleno en una crisis económica y social. La Crisis del petróleo, la precariedad laboral, el final de la cultura hippie o la grave herida provocada por la guerra del Vietnam hastiaban a la juventud estadounidense encontrando una vía de escape y expresión en el cine de terror dando lugar a una nueva forma de ver el género. Siguiendo la premisa del Maestro Alfred Hitchcock en Psicosis, esta nueva ola eliminaba el elemento sobrenatural tan característico anteriormente, proviniendo el terror del lugar más insospechado y aparentemente inofensivo:  la unidad básica de cualquier sociedad, es decir, la familia.

chainsaw05Es así como en el año 1974 llegaba a las salas de cine una truculenta historia que mostraba la peor faceta de la psique humana. Una cinta independiente, con un tono marcadamente documental y ambiente desagradable dirigida por un desconocido Tobe Hooper (co-escrita con su colega Kim Henkel). Una película que haría historia y que se considera un precedente al género slasher posterior. Nos referimos, como no, a La Matanza de Texas.

Poco podemos contar que no se sepa ya: una producción de bajo (y ajustado) presupuesto, un rodaje infernal en condiciones extremas, dos actores que pasarían al Olimpo del género (los triste y recientemente fallecidos Gunnar Hansen y Marilyn Burns) y uno de los psicópatas más famosos e icónicos de la historia del cine. Hay gente que le conoce por su nombre, Thomas Hewitt. Sus más allegados lo conocen como Bubba. La mayoría de los mortales lo conocemos como LeatherFace o Caracuero y reconocemos el inconfundible sonido de su motosierra.

chainsaw04La trama era novedosa en aquel entonces: cinco jóvenes viajan en furgoneta por Texas debido a las profanaciones de tumbas que están ocurriendo en los cementerios de la zona. Una vez comprobada que la tumba del abuelo está intacta, los jóvenes pasan la tarde en la abandonada casa familiar. La falta de gasolina les obliga a pedir ayuda a una granja cercana. Es allí donde comienza la pesadilla.

chainsaw03También era novedoso el utilizar a teenagers como carnaza. De hecho, como se dice al principio de la película: todo parece más trágico porque se trata de jóvenes. Las ejecuciones de cada uno de los personajes son secas, directas y sin concesiones. No dan demasiado tiempo para reflexionar. Seres humanos exterminados como si de ganado se tratase. El comportamiento de los agresores es totalmente irracional, les mueven las ansias homicidas. Asesinos rednecks inadaptados que practican el canibalismo con sus víctimas (algo que veremos también en su película prima-hermana Las Colinas tienen ojos de Wes Craven).

A pesar de que la mayoría de la gente tiene una idea más violenta o gore de esta peli, no hay un abuso de la violencia explícita. No sólo eso, sino que dicha violencia está muy contenida e incluso autocensurada (Hooper y cía querían una calificación de menores acompañados). Es más lo que se sugiere que lo que se muestra. Apenas hay sangre. Toda la sangre que aparece forma parte de esos ambientes decorados con huesos y plumas o cubriendo a la protagonista al final de la peli. Todo ello es debido al intenso estado de sugestión al que Hooper nos sume mediante una ambientación desagradable, su montaje, sus planos detalle y su música. En sus poco más de 80 minutos de metraje, el espectador (así como los personajes) se ven rodeados de un ambiente insano, hostil, desagradable. El grano de una película rodada en 16mm  luego hinchado a 35mm  también ayuda.

chainsaw07Un servidor siente una especialidad debilidad por esta cinta y el pasado 4 de junio tuvimos la oportunidad y el placer de pasarla en pantalla grande. Aprovechando el 40 Aniversario de esta joya, pudimos añadirla en nuestro ciclo de Weird Sessions en el Cine Rívoli de Palma. No sólo eso, sino que como en todo evento organizado Weird Sci-Fi Show que se precio, la velada fue toda una fiesta en la que los asistentes pudieron disfrutar de una obra maestra del cine de terror además de poder hacerse fotos con nuestro particular Caracuero. Y como guinda del pastel,  tuvimos el honor de presentar al público mallorquín el tráiler de Verano Rojo, la ópera prima de nuestro gran amigo Charly Jofre. En definitiva, un 4 de junio que un servidor tardará mucho en olvidar…

chainsaw02

Anuncios

Especial las “Weirdsessions” de Weird Sci fi Show: Saga “Pesadilla en Elm Street” (1)

Pesadilla en Elm Street (1984)

a-nightmare-on-elm-street-main-review

¡Hola Weird@s! Continuamos con el especial de Freddy Krueger de cara a nuestra weirdsession del 11 de Diciembre en el Cine Rívoli, hablando de las películas, secretos de rodaje, curiosidades y anécdotas.
Tras unos apuntes biográficos sobre la mente detrás del ícono (el Señor Wes Craven) en lo que podríamos titularlo como Especial Cero, hoy damos verdadero comienzo al especial sobre esta saga.

“Uno, dos, Freddy viene a por ti, tres, cuatro, cierra bien la puerta, cinco, seis, coge un crucifijo, siete, ocho, no duermas aún, nueve, diez, nunca dormirás…

091_cinemania-1El germen de la idea, como suele suceder, proviene de varias fuentes/circunstancias. Pero dejemos que sea el propio Wes Craven quien nos lo cuente:
A finales de los 70 había leído la noticia de una familia con un hijo que tenía pesadillas muy fuertes. El chico describía a una figura de aspecto humano que le perseguía y acabó convencido de que, si ese ser llegaba a atraparle en algún momento, moriría. Llegó al punto en el que, literalmente, tenía miedo de irse a dormir. Pensaba que si se dormía iba a morir.”
Digamos, para completar la noticia (y según cuenta la leyenda) que el chico, para tranquilidad de sus padres, finalmente una noche se quedó plácidamente dormido en el sofá. Al rato despertó entre gritos de dolor y terror, sin que nadie pudiese hacer nada por evitarle el sufrimiento. Murió al rato, clasificándose su muerte como “de origen no determinado”.
Concatenando ideas, Wes Craven se acordó de un suceso que le asustó mucho de crío, cuando sólo contaba siete añitos:
Oí un balbuceo, me acerqué a la ventana y ví a un viejo borracho. Lo mas extraño fue que, de alguna forma, él se dio cuenta que le estaba observando. Miró hacia arriba, directamente a mi ventana, y me vio mirándole. Fue algo sobrenatural. ¿Cómo sabía que le estaba observando? Fue un momento terrorífico en el que tuve la impresión que estaba ante un adulto capaz de leer mi mente”.
Digamos una vez más y para terminar de darle el aura de leyenda que rodea toda inspiración, que el niño Craven despertó a todos a los gritos cuando vio que aquel hombre se metía en su domicilio, pero que misteriosamente había desaparecido cuando fueron a ver donde estaba.
Con todo eso en mente, el joven realizador se puso manos a la obra. Pensó en un viejito de unos 60 o 70 años, que, por crímenes de pedofilia, era sentenciado a la cárcel pero quedaba libre por un tecnicismo, entonces los padres de aquellos niños, furiosos por ello, le quemaban vivo. Años después, aquel hombre volvía para vengarse en sueños…
Con el guión bajo el brazo y una posición nada fácil (Craven acababa de enganchar dos fracasos seguidos) empezó a deambular por las productoras en busca de financiación.
Tres años le llevó al futuro director de “Pesadilla en Elm Sfreddy-krueger-toytreet” poder vender su idea. Las negativas al material eran constantes, basándose sobre todo en la decadencia de un sub-género (el slasher) que de todas maneras ya de por sí no era bien visto (para aquella época había muchos psychokillers haciendo de las suyas en la gran pantalla, y no todos en películas de un nivel aceptable) y además, la vuelta de tuerca que proponía Craven con su guión (el elemento fantástico de los sueños) lo hacía ver como algo raro, que a ojos de los productores lo que menos producía era miedo. Baste decir que la única productora que mostró cierto interés en aquella época fue Disney, que compraba la historia con la condición de que Craven la convirtiese en una película para toda la familia, algo a lo que el realizador se negó en rotundo.

“Enter” Robert Shaye

608982Un día en Londres, Wes Craven conoció a Robert Shaye, dueño de una pequeña empresa de distribución de películas llamada New Line Cinema. Prácticamente en bancarrota, Shaye había empezado a pensar en producir películas de factura propia como último recurso antes de dar el cierre definitivo a su distribuidora. Y lo cierto es que el guión de Craven le encantó, aceptando financiarle el proyecto, aunque no fuese tarea fácil. De hecho fue todo lo contrario.
Con sólo 100.000 dólares como depósito inicial (que era con lo único que contaba la New Line) Shaye salió desesperadamente a la búsqueda de socios financieros, que aportaran el resto para poder llevar a buen puerto la película.
Ocho semanas antes de que empezáramos a filmar, ya había cincuenta personas trabajando (peluqueros, diseñadores, coordinadores de producción…) y había que pagarles a todos. Tuvimos que pagarles de nuestro propio bolsillo, con mi convencimiento de que conseguiríamos financiación como única garantía. Fue muy estresante, como una pesadilla de la que no conseguíamos despertar cada mañana”. (Robert Shaye).
Marchando contra reloj, el productor -a duras penas- logró reunir dos millones de dólares, suficiente como para una película de bajo presupuesto, pero con un gran potencial encima.

Empieza el casting

20-ngihtmare-on-elm-street-behind-the-scenes.w750.h560.2xLos primeros personajes a elegir serían sin duda los protagonistas, Nancy Thompson y Fred Krueger (llamado así por un personajillo –un matón –de la infancia de Craven, que ya se había llevado otro “homenaje” en Las Colinas tienen ojos con un personaje llamado Krug).
Para el de Nancy, Craven buscaba a alguien de apariencia normal, la típica “vecina de al lado” que podrías encontrarte en la calle donde vivías, por lo que descartó rápidamente a un rostro que fuese reconocido.
De entre más de doscientas candidatas (que incluyó, entre otras, a una desconocida por entonces Demi Moore) la ganadora del “papel” fue Heather Langenkamp, originaria de Tulsa y que tenía en ese momento veinte años.
Entendí inmediatamente [como Wes Craven] veía a Nancy y siempre pensé6533333_by_louisajane-d7nmwio que su personalidad era muy parecida a la mía. Wes me inspiró mucha confianza y sabía que no iba a sonar tonta o ridícula. Estaba claro que quería crear una nueva heroína de terror, una capaz de enfrentarse a los problemas. Mis fans me dicen que aprendieron un montón de Nancy”. (Heather Langenkamp).
La elección de Fred (sin el “dy” todavía) Krueger fue un poco más compleja. Con un hombre que rondase la sesentena en mente, a Craven le costaba encontrar actores que cumpliesen con el perfil. Empezando a relajar sus exigencias, Wes probó con todo tipo de perfiles, hasta hizo pruebas a dobles de riesgo. Un día entró por la puerta de su despacho un tal Robert Englund, famoso en ese momento por su papel de Willie en la serie V.
Cuando conocí a Robert tenía un aspecto demasiado angelical, pero su entusiasmo era inmenso y no daba la impresión de que le diera miedo sacar el mal de su interwescravenior. De hecho, tenía ganas”. (WesCraven).
Tras replantearse su postura sobre el Krueger original (rejuveneciéndolo) y darle el papel a Englund, terminó de completar el reparto restante con Amanda Wyss, John Saxon, Jsu García, Roney Blakley y… Johnny Deep, en su primer papel para cine (y añadir como anécdota que él ni siquiera se había presentado al casting, sino que había ido a acompañar a un amigo que era… Jackie Earle Haley, quien, coincidentemente, sería Freddy Krueger en el reboot de 2010).
Wes Craven fue el tipo que me dio mi primera oportunidad, desde mi perspectiva, sin ninguna razón en particular“, dijo Depp durante la presentación de su película Black Mass al poco de haber fallecido Craven. “Leí escenas con su hija cuando hice una audición para el papel. En ese momento, yo era músico. En realidad no estaba actuando. Pero Wes Craven fue lo suficientemente valiente como para darme la oportunidad basándose en la opinión de su hija“, añadió el actor. “Fue muy valiente por elegirme. Él era un buen hombre, así que descansa en paz, viejo Wes.”

La pizza de pepperoni y yo

una-pesadilla-en-la-calle-elm-curiosidades-11Una vez completado el reparto, se le dio el acabado visual al “malo”. Wes Craven había leído en una revista científica que tanto las rayas horizontales como el color rojo y negro juntos eran difíciles de “procesar” por el cerebro, por lo que decidió vestir así al personaje para hacerlo aún más inquietante; el sombrero, que figuraba en una primera versión de guión y había sido suprimido, fue traído de vuelta por Robert Englund, que logró convencer al director de que era un elemento que, con los planos adecuados y la luz correcta, podía hacer mas terrorífico a Krueger; la garra surgió de ver Craven a su gato arañando el sofá. “Se me ocurrió que las manos son lo que nos diferencia de los animales. Poner cuchillos en su mano me pareció el elemento perfecto”.
Para la cara, Craven tenía muy claro lo que quería. Para empezar, descartó algún tipo de máscara, tan en boga en aquellos tiempos gracias a Michael Myers, Jasoon Voorhes y compañía. “Se me ocurrió la idea de las cicatrices. Me pareció perfecto, porque conseguíamos un efecto máscara sin necesidad de usar una”.
Y si pensáis que su rostro parecía una pizza… pues lleváis razón. David Miller, diseñador del aspecto que tendría Fred, estaba comiendo una pizza en un local cuando le vino la inspiración viendo los restos.
El diseño final que se aprobó –y esto es real –es el de pizza de pepperoni”.
Tras superar algunos escollos financieros imprevistos (como elmstreetla caída de inversores y la desesperada búsqueda de unos nuevos) y hacer algunas modificaciones al guión final (eliminando toda referencia a la pedofilia dejándolo a la intepretación del espectador, así como un hermano menor de Nancy que había sido asesinado por Fred durante su infancia) la película comenzó a rodarse, tardando unos 32 días en completarse.
Contando con la partitura de Charles Bernstein y unos efectos especiales más que dignos para la época (y que a día de hoy han envejecido notablemente bien), los derechos de distribución de la película se trataron de vender a Paramount, que lo rechazó de pleno.

Y el resto es historia

Haciendo último acopio de fuerzas, Shaye decidió que fuese la propia New Line quien la distribuyese y colocara en cines. Y el resultado saltó a la vista: el presupuesto total de la película se recuperó en su primer fin de semana, y tuvo una recaudación (en EE.UU.) cercano a los veinticinco millones de dólares. Nada mal para una cinta que costó dos, ¿no?
El resto es historia del cine: la película creó un auténtico ícono del terror, que generó secuelas, serie de televisión, comics y videojuegos.
Pero eso…ya es otra historia.
En nuestro siguiente artículo de este especial, hablaremos de “Pesadilla en Elm Street 2”.
¡Hasta la próxima, weird@s!

baño2

Hora Weird Capítulo 8: ¡Slasher! y entrevista a Charly Jofre

Hora Weird Logo

Ya está disponible el Podcast del Hora Weird del Lunes 23 de Noviembre. Entrevistamos al director de cine mallorquí Charly Jofre, realizador de “verano Rojo”, slasher a la mallorquina. Además repasamos el sub-género de donde surgieron Freddy Krueger, Jason Voorhes, Michael Myers, Leatherface… Gracias por oírnos y ¡hasta el lunes que viene!

Y si quieres revivir o te perdiste algún programa anterior, en la sección “HoraWeird” encontrarás los programas anteriores.

http://www.ivoox.com/hora-weird-capitulo-8-slasher-entrevista-a_md_9491208_wp_1.mp3″

Especial las “Weirdsessions” de Weird Sci fi Show: Saga “Pesadilla en Elm Street”

Una biografía sobre Wes Craven

wes-craven-2¡Hola Weird@s! Antes que nada, si estáis leyendo este artículo, daros las gracias. Trataremos de, con cierta regularidad, ofreceros artículos que os gusten, informen y que os acerquen un poco más a éste nuestro universo weirdo.
El 11 de Diciembre tenemos nueva weirdsession, y con nada menos el serial killer que revolucionó el género slasher (un género -o sub género- que ya empezaba por aquella época a dar claros síntomas de agotamiento) y trajo un soplo de aire fresco, no sólo a lo ya antes mencionado, sino al terror en general y a la New Line Cinema (su productora) en particular.
Así que aprovechando tal suceso, ¿Qué mejor oportunidad para dar un repaso a las películas que encumbraron a uno de los mas grandes íconos del cine de terror?
Durante las siguientes semanas iremos hablando de cada una de las películas que conforman esta gran saga (con sus mas y sus menos) y que empiezan (como no podía ser de otra manera) en la cabeza de un hombre apasionado del séptimo arte.
¿Quién?
A estas alturas ya lo sabéis: el Gran Wes Craven.

¿Wes Craven? Me suena. Ganó dos Champions con el “Madrí” en los ochentas, ¿no?

WES CRAVEN 005

No, querid@ weird@. Wes Craven nació en Cleveland, Ohio, una calurosa mañana de Agosto de 1939 (es un decir, no sabemos si hacía calor). Sus padres, Caroline y Paul, eran de profundas creencias religiosas (pertenecían a la Iglesia Baptista) y esto marcaría la infancia del futuro realizador. Esto y más cosas que le deparaban: a los 4 años su padre fallecería de un ataque al corazón, radicalizando las creencias religiosas de su madre y mudándose constantemente, acechados por las estrecheces económicas y la búsqueda de empleo. A diferencia de otros grandes directores, que muchas veces confiesan haberles nacido su pasión por el cine de pequeños, el Wes Craven niño no accede a las películas que se proyectan en la ciudad: el dinero a duras penas alcanza para llegar a fin de mes, y para más “inri” su madre le prohíbe cualquier tipo de acceso a esos contenidos, creyéndolos artífices directos del Diablo, Belcebú o como queráis llamarle.
Baste decir que en casa de los Craven no había ni televisor, por lo que el niño se pasaba las tardes devorando libros que sacaba de las universidades públicas.
Ya crecidito, el futuro director, todavía sin saber qué gran aporte iba a hacer al género del terror en un futuro, se inscribe en la Universidad de Wheaton obteniendo una licenciatura en Inglés y Psicología, para luego obtener una maestría en Filosofía y Escritura en la Universidad John Hopkins.
Comienza a trabajar como profesor en el colegio Westminster de Pennsilvania y en el colegio Clarkson en el estado de Nueva York.
En esos tiempos se casa con la que sería su primera mujer, Bonnie Broecker, y tiene dos hijos, Jonathan y Jessica.
Sin embargo, todo eso le aburría. Recordaba sus épocas de universitario, en la que, ¡por fin! había podido acceder a una sala de cine y “devorar” a leyendas cinematográficas como Luis Buñuel, Federico Fellini o Ingmar Bergman.
Así las cosas, y todavía lejos su intención de ser director de cine (su pasión por la lectura le hacían ver más como escritor antes que realizador) se mudó a Nueva York para ver qué tan cierta era esa frase de que los Estados Unidos era la “tierra donde uno podía hacer realidad sus sueños”.

 

Entre taxis, cosas tórridas y gore anda el juego

Wes-Craven-008

Ya en la gran ciudad empezó a trabajar como taxista, y al poco tiempo entró a trabajar en una pequeña compañía de postproducción neoyorquina, donde conoció a Sean S. Cunningham (futuro padre de un tal Jason Voorhes…), y que, uniendo fuerzas, sacaron a duras penas un largometraje bastante tórrido (y hoy olvidado) llamado Together.
Al año siguiente (y haciendo más caso a la leyenda que a las fuentes fiables), Wes Craven filmaría una película de tintes incestuosos llamada Angela: The Fireworks Woman, que firmaría con el seudónimo de “Abe Snake”.
“Mi entrada en el cine de terror fue una coincidencia” –diría Craven años después– “Alguien que conocía tenía que hacer una película de terror como productor. Me pidió que le ayudara a escribir algo de mthe-last-house-on-the-leftiedo. Si les gustaba lo podía dirigir y así surgió. Descubrí que tenía talento para el género”.
Así, en 1972 entraba al mundo del cine con la Última casa a la izquierda, película gore que daba un giro de tuerca –sangriento– a una película clásica de Bergman, El manantial de la doncella.
Esquivando hábilmente la calificación “X” que la MPAA quería ponerle, logró exhibir la cinta en salas comerciales, logrando un auténtico éxito de público que aumentaba gracias al boca-oreja. La crítica, como no podía ser de otra manera, le dijo de todo menos bonito. “Leí una vez una de un tipo que decía que prefería que le clavasen agujas en los ojos antes que volver a ver una película mía, y duele, por supuesto.” (Wes Craven).
Aprendiendo “a las malas” a no leer nada más de lo que se escribiese de su obra durante el resto de su vida, en 1977 rueda “Las Colinas tienen ojos”, la trágica historia de una familia que sufre una avería de coche durante un viaje por el desierto, lo que les hará ser presa de una familia de mutantes caníbales con mucha hambre…
Lejanamente inspirada en una historia real, la película supuso un éxito mayor que la anterior, y, lo que parecía haberse convertido en un camino de rosas para Craven, resultó todo lo contrario: sus dos siguientes films fueron shills_have_eyes_poster_01endos fracasos (quedando para la posteridad –por decirlo de alguna manera –aquella horrible adaptación del cómic de “La cosa del pantano”) y la realidad es que, para casi mediados de los ochenta, el realizador (ya con todas las letras) lo tenía bien difícil para poder sacar adelante su próximo trábajo.
Tres años tres es lo que tardó en que alguien le comprase el guión que llevaba bajo el brazo, y que había deambulado por todos los estudios habidos y por haber. La historia de un hombre con garras y sombrero que aparecía en sueños para cargarse a adolescentes de una calle random de Estados Unidos (que se llamaba Elm, como se podría haber llamado de cualquier otra manera), no convencía a nadie, y finalmente se la quedó la New Line Cinema, una productora que estaba prácticamente en bancarrota.

 

“Uno, dos, Freddy viene a por ti; tres, cuatro, te llenarás de money…”

nightmare_on_elm_street_1_poster_01Aunando esfuerzos (y mucha creatividad), “Pesadilla en Elm Street” se estrenó en 1984, arrasando en taquilla, refrescando el género y escribiendo Wes Craven con letras de oro su nombre en la historia de la cinematografía (al menos dentro del género del terror).
A partir de aquí empieza una carrera como realizador más bien irregular: Las colinas tienen ojos 2, La serpiente del arco Iris, Shocker 100.000 voltios de terror, El sótano del miedo… recién en 1994 volvería a la criatura que le hizo famoso, dirigiendo “La nueva pesadilla de Wes Craven”, un ejercicio de “cine dentro del cine” que no gozó del éxito esperado.
Tras una comedieta intrascendente con Eddie Murphy (Un vampiro suelto en Brooklyn) llegaría su segundo hit dentro del (sub) género slasher que supondría su renacer como realizador: Scream, vigila quien llama.

Y llegó el Carafantasmascream_xlg

La película, que tomaba todos los elementos más reconocibles de los psycho-killers para darles una vuelta de tuerca jugando con ellos de una manera mas depurada que la última de Freddy que había dirigido (compartiendo ambas el ser metacine), fue otro gran éxito de taquilla, creando saga propia y que fue imitada hasta la saciedad (y en lo que a servidor respecta, su ghostface siempre será recordado mas por Scary Movie antes que por las películas mencionadas).

Últimos trabajos (con nominación al Oscar incluido)

Music-of-the-Heart-Musica-del-corazonTras haber continuado con Scream 2, en 1999 dirigió Música del corazón, filme totalmente alejado del terror (de hecho, absolutamente opuesto), que supuso una nominación al Oscar para su protagonista, Meryl Streep, convirtiendo de refilón a la película en la única de la filmografía de Wes Craven que optó a algún premio de la Academia alguna vez.
Al año siguiente llegaría Scream 3 (claramente inferior a la segunda, y ya no hablemos respecto a la primera), y, tras unos años dedicado a la producción, regresó a la realización en 2003 con La Maldición, Vuelo Nocturno (2005), un fragmento de la película París Je T’aime (2006), Almas condenadas (2010)… Salvándose, quizás, la segunda, un mas que correcto acercamiento al suspense y el thriller.
Como no podía ser de otra manera, se despedía de nosotros con la última parte de la saga que le vio renacer allá por mediados de los noventas: Scream 4, estrenada en 2011.
Tras unos años alejado del mundo del cine por un tumor cerebral, elscream4fanposter_themadbutcher_classic realizador nos dejaba el 30 de Agosto de este año, a los 76.
Dejó un legado que muchos, los que somos aspirantes a directores, quisiéramos para sí: una serie de películas a cada cual mas disfrutable, íconos del terror que perdurarán para siempre, que hicieron escuela y muchísimo dinero, y que como muestra basta un botón: Si su “Pesadilla en Elm Street” no hubiese llenado las arcas y salvado de la quiebra a la New Line Cinema, muy posiblemente hoy no tendríamos El Señor de los Anillos de Peter Jackson.

En una próxima entrada nos detendremos en la que dio inicio a la saga, dando (verdadero) origen a este especial sobre Freddy Krueger de cara a la weirdsession del 11 de Diciembre en el Rívoli.

¡Hasta la próxima, Weird@s!

1410232580166081064

Nueva #WeirdSession: Pesadilla en Elm Street

pesadillaHoy día es difícil hacerse a la idea de que nadie le viera potencial a uno de los iconos más famosos del terror en su momento. Algo parecido debía pensar su creador, allá por la primera mitad de la década de los ochenta, cuando todos los estudios (incluida la Disney) rechazaban su guión. Y es que tanto Wes Craven como su creación, Freddy Krueger, tuvieron que encajar muchas negativas hasta que Robert Shaye, gerifalte de la New Line Cinema, apareciera en sus vidas.

El resto ya forma parte de la historia (de la historia del cine, me refiero). Shaye y Craven se empeñaron hasta las cejas para poder llevar a cabo un proyecto llamado Pesadilla en Elm Street, una película de terror de bajo presupuesto (pero que aún siendo bajo costó sudor, dolor y lágrimas reunirlo) que no sólo acabaría convirtiéndose en un fenómeno sino que también renovaría un (sub)género slasher que ya notaba síntomas de desfallecimiento, víctima de su propio esquema que se repetía, se copiaba, se clonaba y se fusilaba sin parar.

nightmare-on-elm

La fórmula del slasher y su “Hombre del saco” con sus encarnaciones más famosas Michael Myers y Jason Voorhees convirtiéndose en franquicias se estaba agotando y había perdido ya toda su frescura. Las bases del género que sentó John Carpenter con La Noche de Halloween y complementó Sean Cunningham (buen amigo de Wes Craven) con su Viernes 13 habían dejado atrás su novedad después de tanto abusar de ellas. Y es justo ahí donde Craven dio en la diana y regeneró (alargando su vida unos añitos más) ese tipo de películas donde un grupo de adolescentes es perseguido, asesinado y loncheado por un maníaco cuyas ansias homicidas no conocen límites.

2658_5Craven introdujo en ese momento al “Hombre del saco” definitivo. Un boogieman sobrenatural, consciente de ello y de su imposibilidad de ser detenido otorgándole un cinismo y un uso del humor negro inédito hasta el momento que lo diferenciaba de sus homólogos Myers, Voorhees y compañía. De acuerdo con su educación bíblica (el bueno de Wes creció y educó bajo los preceptos de una iglesia baptista), los pecados de los padres los pagan los hijos. Y es así como el bueno de Fred Krueger vuelve en los sueños de los chavales con la intención de hacerles picadillo para vengarse de aquellos progenitores que le persiguieron, encerraron y quemaron vivo.

NEPE7N7MLrB4TP_1_4

Otro elemento a renovar fue el de la Chica Final, la Final Girl de toda la vida. La mojigata Laurie Strode (interpretada por la grande entre las grandes Jamie Lee Curtis) de La Noche de Halloween era una chica lista y aplicada que sacaba buenas notas. Mientras hacía los deberes o se sacaba unas pelas haciendo de canguro sus amigas se dedicaban a beber alcohol y fornicar con sus parejas.  La prota de Pesadilla, Nancy Thompson (Heather Langenkamp), responde al mismo perfil que Laurie. A diferencia de la hermanita de Michael Myers, ésta sí que tiene novio. Sin embargo, lo tiene a dos velas. Un jovencísimo Johnny Deep al que vemos más salido que el pico de una mesa porque Nancy es la Final Girl Súper Casta (pura y presumiblemente virgen). Además es súper inteligente y con iniciativa. No sólo descubre cómo acabar con el malo sino que siembra su casa de booby traps (las “truampas” de las que el amigo Data de los Goonies hará uso pero con menos mala óstia) e invierte los papeles con su madre convirtiéndose en la única persona madura y responsable del 1428 de la calle Elm. En definitiva, la única persona que merece el honor de enfrentarse cara a cara al malo de la función, Freddy Krueger. Interpretado por un magistral Robert Englund que a día de hoy no ha conseguido despegarse de su alter ego de la cara quemada y el guante de cuchillas afiladas. Un Englund que es indisoluble a la figura de Krueger y que representó a la perfección nuestros miedos más profundos.

02

Por esta razón y por muchas más es un honor y una satisfacción proyectar esta película en el cine con más historia de nuestra ciudad, Palma de Mallorca. El próximo viernes 11 de diciembre es especial por varios motivos. El primero y más evidente es que tendrá lugar nuestra #WeirdSession de Pesadilla en Elm Street (vose) en el Cine Rívoli a las 21:30. Como es habitual en todas nuestras sesiones, además de la peli habrá sorteos de premios previos a la proyección. Sólo por 5 euros podréis volver a revivir la pesadilla en pantalla grande.

La otra razón que hace especial esta #WeirdSession es el segundo aniversario de Weird Sci-Fi Show. Este mes de diciembre cumpliremos dos añitos haciendo el weirdo. Si el año pasado pudimos celebrarlo con la proyección de La Cosa de John Carpenter, este año lo hacemos con la Obra Maestra de Wes Craven. Todo un lujo, vamos.

Las entradas se pueden adquirir en la taquilla del Rívoli pero también hay otros dos puntos de venta:

gothamGotham Còmics (c\ Sant Miquel, 75): la tienda especializada en cómic y juegos de referencia de Palma de Mallorca es habitual colaboradora desde tiempos primigenios.

kaitoEl Mòn d’en Kaito Videojocs (c\ Pere Alcàntara Penya,10): tienda de videojuegos y merchandising recientemente inaugurada y que no deberíais dejar de visitar.

Os esperamos!!!

¿De que va esto?

Weird Sci Fi Web Bienvenida 2Weird Sci fi Show es una asociación que nace de unos corazones inquietos, que han mamado todo el cine, el comic y el catodicismo ochentero, setentero, pedazo del sesentero y el “cinquentero”, otro poco más del “cuarentero” y el “treintero”, retazos del “veintero y del… “die”…”deci”… “do”… “d”… en fin, todo el cine de todas las épocas y todas las partes del mundo. Pero por sobre todo el de género: La ciencia ficción, el horror, el terror, la fantasía y la caspa que han desfilado por nuestros ojos, enamorándonos para siempre.
Y a pesar de tener ya un cierto kilometraje recorrido (en forma de charlas, weirdsessions, programa de radio…) sentíamos que necesitábamos algo más.
Una página web.
Así que hoy nace oficialmente http://www.weirdscifishow.es, con la firme intención de rellenar un poco más ese hueco que, a pesar de todo lo que hay deambulando en la “red de redes”, sigue algo desierto.
¿Y de qué hablaremos por aquí? Pues de todo lo que nos gusta, que es demasiado para enumerarlo, pero que sin embargo conocéis muy bien:
Las cosas weirdas.
Así que os invitamos a esta, nuestra nueva sala de la gran casa que es Weird Sci Fi Show. Pillad cerveza (o Pepsi Perfect), sentaos, disfrutad, pero sobre todo participad, que esto es una gran fiesta que irá a más siempre, y queremos ser, vosotr@s y nosotros, una gran comunidad weirda.
Las puertas están abiertas.
Entrad, queridos weird@s.

Una bienvenida: ¡Weird@s, acercaos!

Weird Sci Fi Web Bienvenida           Dos años. Dos años han pasado desde que una cosa, “algo”, nació como página de Facebook sin más pretensiones que compartir una afición con los weirdos de todo el mundo.
¿Y que es algo “weirdo”? Pues… Imaginad que sois dueños de una gran mansión. Habéis decidido celebrar una gran fiesta, e invitado a todos aquellos que sin duda invitaríais si pudieseis; en un rincón, intentando ligarse a Jessica Rabbit, veríamos a James Bond -el de Sean Connery- ejerciendo sus ya clásicas estratagemas de seducción; mas allá estaría Homer Simpson robándote las donas -o donuts- que tan celosamente guardabas para tu desayuno; al pie de las escaleras, sentado mirando a quién sabe dónde, el Dr. Manhattan sonreiría, sin duda recordando grandes momentos pasados, o futuros; en ese momento entraría rápidamente el gran Rody Piper con unas gafas de sol en la mano gritando a saber qué cosas sobre una conspiración que nadie creería, mientras fuera, en la piscina, Mitch Buchanan -inolvidable “The Man” Hasselhoff- salvaría a alguna voluptuosa señorita que cayó al agua, como no, en cámara lenta.
Y los ruidos. Que si Indiana Jones está en nuestra habitación peleándose con Han Solo extrañados al ver ese lejano aire familiar que tienen, que si Los Goonies acaban de romperte el suelo del sótano tratando de llegar a la cueva del tesoro, que si los trajes de tu padre acaban de desaparecer porque su armario se ha transformado en una puerta interdimensional hacia el mas allá mientras se oye un “Carol Anneeeee, vennn…”
Y tú, como nosotros, sentado en una hamaca en el jardín disfrutando como un enano y riendo, mientras el “Nota” te pasa una cerveza y un extraño DeLorean aterriza en la parte de atrás con ganas de sumarse a la fiesta… y es que tu fiesta se ha vuelto popular. Ya saben todos de ella. Y pronto llegan los superhéroes Marvel, los de DC, los monstruos clásicos de la Universal, los de la Hammer y hasta los que hizo Jess o Jesús Franco, además de todos los pistoleros del Spaguetti Western, y los monstruos japoneses con cremallera a la vista abrazados junto a los luchadores de lucha libre mexicana.
-¡¡¡Pero qué fiesta mas “weirda”!!!- gritarías al cielo.
Y esto, básicamente, vendría a ser algo weirdo.
Y pronto ese “algo” que nació como página de Facebook creció en seguidores; a ello le siguieron las ya famosas charlas mensuales sobre clásicos de nuestra infancia en el Palma 80s café, la exhibición de grandes pelis clásicas en impresionantes “weirdsessions”-como La cosa, Invasores de Marte, 2001, Regreso al Futuro, Escape de Nueva York, La noche de los Muertos vivientes…- en el cine con más historia de Palma, el Rívoli, además de un programa de radio que se puede oír los Lunes a las 21 horas en racmallorca.org y desde hoy… página web.
Por eso, ¿qué es algo “weirdo”? Pues lo primero y principal, el amor y pasión que sentimos por todo aquello con lo que crecimos. Segundo, una asociación que crece día a día y que ya es referente en la isla. Y tercero – y quizás lo más importante – es que sois también vosotros, nuestro querido público “weird@”. Aquél que comparte nuestros gustos, que nos motiva a seguir con más entusiasmo si cabe cada día, que asiste a nuestros eventos y nos apoya.
Por eso, ¡Weird@s, acercaos! que lo mejor está por llegar. Prepararos una hamaca en el jardín y disfrutad la fiesta.

Cada día se hará más grande y mejor.

Palabra de weirdo.